Nunca es demasiado tarde (2013).
Título original: Still life.
Director: Uberto Pasolini.
Guionista: Uberto Pasolini.
Reparto: Eddie Marsan, Joanne Froggatt, Karen Drury, Andrew Buchan, etc.
Sinopsis
John May es un trabajador del ayuntamiento con una vida solitaria dedicada a los más solitarios. Su labor consiste en encontrar familiares de las personas fallecidas cuyos cuerpos no han sido reclamados por nadie. No cejar en su empeño es una de sus mayores cualidades. Persistente hasta el final, cuando encuentra a algún familiar del fallecido hace lo imposible por convencerlo. Pulcro y ordenado a partes iguales, no se puede vivir de una forma más lenta que la de John May. 
Pero debido a una serie de recortes en el Ayuntamiento, se le comunica que el caso que está investigando en la actualidad será el último que tratará, por lo que pone su empeño en encontrar a familiares y antiguos amigos para que den su último adiós. 
Nunca es demasiado tarde

 Nota: 6.2.
Es un drama bien escrito aunque, como el mismo protagonista, carece de ritmo por lo que la película se hace eterna pese a tener un metraje de hora y media. Aun así, es de alabar el emotivo final que Pasolini nos brinda.
Nunca es demasiado tarde
Hay que hacer especial hincapié en la fotografía de la película, muy bien realizada, pero lo que sobre todo destaca es la actuación de Eddie Marsan (visto anteriormente en películas tan dispares como “Bienvenidos al fin del mundo”, “Sherlock Holmes”, “Hancock” o “V de Vendetta”). El actor entra en el papel del tedioso John, cuya cena puede estremecer a cualquiera, y cuyo ritmo de vida da pena por sí solo, pero lo hace tan bien que el que firma este artículo sintió pena por el actor, llegándolo a confundir con el personaje.
Eso sí, abstenerse personas que no gustan de una película lenta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here