Director: David Ayer
Reparto: Brad Pitt, Logan Lerman, Shia LaBeouf, Jon Bernthal, Michael Peña, Xavier Samuel, Scott Eastwood, Jonathan Bailey
Alemania 1945. Metro a metro los aliados han ido ganando terreno a los nazis en el dominio de Alemania. A pesar de eso, la superioridad tecnológica de los alemanes es significativa y las bajas aliadas son constantes. Un veterano sargento de tanque y su tripulación son enviado al frente para una de las últimas escaramuzas tras las líneas enemigas. Antes de eso, deberán recoger a un inesperado remplazo, un joven soldado sin ningún tipo de experiencia será el nuevo ayudante del conductor.
Fury - Cartel

Nota 6.5
A veces menos es más. El director y escritor de esta película, David Ayer, ha sabido aplicar esta máxima a la perfección. La historia es lo que es, un tanque, una misión sencilla y una tripulación veterana. Guerra, barro y sangre, no le pidas más a Corazones de Acero (inexplicablemente traducida de «Fury», que además es el nombre del tanque). Un vez definida la historia, Ayer a podido disponer de tiempo en preocuparse de ostros aspectos de la cinta para poder formar una película más que correcta y entretenida.
Porque se nota que David Ayer ha pasado buen tiempo documentándose para la cinta ya que tanto la ambientación histórica como los combates han sido fielmente retratados (Incluyendo el duelo entre los Sherman y el Tiger, históricamente hacían falta 5 tanques americanos para derribar un solo tanque alemán). Ayer no hace ningún tipo de concesiones ni heroicidades y nos muestra la cara más cruda y desesperanzadora de la guerra. Cansancio, suciedad, locura… en Corazones de Acero podemos ver hasta donde es capaz de llegar el ser humano.

Brad Pitt en el papel del sargento Don ‘Wardaddy’ Collier resulta convincente y carismático, pero le cuesta despegarse del personaje de Aldo Raine en Malditos Bastardos. El resto de la tripulación, incluyendo al novato Norman, interpretado por el joven Logan Lerman, actúan a la altura del papel. 
(Como nota, por lo visto Shia LaBeouf se ha convertido en todo un actor de el Método, negándose a usar dobles en sus escenas, viviendo prácticamente dentro del tanque e infligiéndose el mismo los cortes que su personaje muestra a lo largo de la película. También se peleó con Brad Pitt y le sacó un diente pero eso al parecer era un plan  del director para reforzar la camaradería…)
Lo Mejor: El duelo con el tanque alemán.
Lo Peor: El parón a mitad de la película, al llegar a la ciudad, que parte el ritmo de la misma.
Como colofón, cuando fuimos al visionado de prensa, Sony nos preparó toda una sorpresa preparando una visita a la base militar de las Fuerzas Armadas en el Goloso. Una vez allí una verdadera tripulación de tanque respondió a todas nuestras preguntas amablemente. He de decir que después de esa ronda de preguntas, cosas aparentemente inverosímiles como los «rayos láser» que parecen que disparan las balas trazadoras o la posibilidad de arreglar una oruga en unos 10 minutos se ven de otra manera.

Después pudimos observar una exhibición de los modelos que la base posee así como otros modelos que mantiene operativos en el museo de carros armados del complejo. También pudimos ver los diversos simuladores que poseen los futuros soldados o incluso pudimos entrar dentro de los Leopard que actualmente dispone el ejército.

Imágenes de El Goloso by Verónica Dávila. Otras ©Sony Pictures

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here