Director: Matthew Vaughn
Reparto: Colin Firth, Taron Egerton, Samuel L. Jackson, Mark Hamill, Mark Strong, Michael Caine, Sofia Boutella, Jack Davenport
Desde hace años, existe un servicio secreto encargado de velar por la paz en el mundo. Son ingleses, de la alta sociedad y muy refinados. Una sastrería de ropa clásica de caballero en Londres hace las veces de tapadera para una agencia secreta de super espías. Son Kingsman, la última esperanza de la humanidad.
Ajeno completamente, Gary ‘Eggsy’ Unwin vive en los suburbios de Londres, malviviendo y tratando de cuidar a su madre y a su hermano pequeño. Una noche se mete en mas problemas de los habituales y termina en la comisaría. A Eggsy no se le ocurre otra cosa que llamar a un teléfono en una medalla que un hombre elegante y trajeado le dio hace mucho mucho tiempo. Más o menos el día que desapareció su padre…
Entonces será cuando Eggsy conocerá a Harry Hat y la existencia de los Kingsman, que estarán más necesitados que nunca para plantearse acoger a alguien como el joven Gary.

Nota 7.5
Mark Millar es un guionista de cómic con bastantes adaptaciones a sus espaldas. Desde Wanted a Kick Ass, parece que Hollywood tiene predilección por la vertiente más violenta y salvaje de Millar. Kingsman es un cómic con menos violencia explícita pero la adaptación a la gran pantalla se ha encargado de añadir toda la sangre, tiros y violencia necesaria para hacer de Kingsman una gamberrada genial.
Después de ver la película me picó la curiosidad y me leí los 6 cómics que forman la obra original (publicada en España por Panini Comics) y he decir que, a diferencia de lo que me esperaba, me quedo con la película. El cómic resulta simple y aburrido y apenas se puede hablar de “adaptación”. Matthew Vaughn, que también colaboró en el cómic, coge escenas sueltas o simplemente ideas para formar la película y cuajar todo ese ecosistema de super agentes secretos trajeados, villanos megalómanos, gadgets loquísimos y planes enrevesados a escala mundial.

Se nota que Vaughn ha intentado homenajear (o parodiar, según se mire) a las primeras películas de James Bond, pero el agente 007 sería meramente un advenedizo frente a un Kingsman como Harry Hat. Si hay alguien que encarne el estilo y los modales ingleses ese es Colin Firth y verle repartiendo patadas o acribillando a disparos a todo el que se mueve ya es un reclamo interesante. Además, la segunda mitad de la película se llena de otros guiños como las bases secretas en montañas, los sicarios genéricos incluso la pasmosa habilidad de Bond para quedarse siempre con la chica aparecen ante nosotros. Incluso uno de los carteles imita el póster de Sólo Para tus Ojos, de Roger Moore.

El resto de actores encajan muy bien en su papel, siendo un actor de la talla de Michael Caine el superior lógico de Colin Firth. Mark Strong hace de un remedo de Q, mucho menos “strong” de lo que estamos acostumbrados a verle. Samuel L. Jackson encarna al megalómano villano, con sus tics peculiares y lugartenientes igual de excéntricos. El resto del plantel lo completa Taron Egerton, que no debemos olvidar que es el protagonista, pero queda completamente eclipsado por la calidad de todos los secundarios. Taron cumple bien, quizá un poco forzado en algún momento.

La historia no será digna de un Oscar, ni mucho menos, pero Kingsman es un derroche de acción y diversión, en traje de Tweed, perfecta para pasar un rato con amigos.

Lo Mejor: Colin Firth en la escena de la iglesia, digna de Tarantino

Lo Peor: No busquéis una película culta, con mensaje o buen guión. Solo es una gamberrada divertida.

ESTRENO EN CINES 26 DE FEBRERO

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here