Es una serie de producción patria que inevitablemente te da que pensar que se beneficia del éxito de la americana Orange is the new black pero que al ver unos pocos capítulos notas las diferencias.
Macarena, la protagonista, se ve envuelta en una espiral de la que le va a costar salir airosa y todo por enamorarse de alguien indebido. De una vida ejemplar pasa a compartir celda con unas mujeres resabiadas sin tapujos.

VIS A VIS

La violencia se abre camino entre la rutina de las presidiarias y el personal de prisiones y saber a quien arrimarse parece crucial para ganar esta partida de ajedrez, y sobrevivir un capítulo más, como ocurre en la ya mítica juego de tronos.
El tono de la serie es gris, podría decir oscuro, pero estaría ensuciando el término en comparación con otras series como Gotham. Para relajar la tensión alguna pincelada de amor y humor rompe con la monocromia.
Una herramienta bien utilizada por los guionistas es la parte de falsa entrevista típica de reportaje de investigación que hacen a las reclusas. Deja ver la parte humana, las necesidades parecen no cambiar entre rejas.
El elenco de intérpretes no podía estar mejor elegido. Maggie Civantos lleva el peso apoyada en Nawja Nimri, Alba Flores, Carlos Hipólito y un largo etcétera.

VIS A VIS

En las redes sociales, detector del éxito o fracaso de las series, es común ver comentarios sobre el atractivo físico de parte del casting, el cual no se duda en mostrar.
Pensando en los ingredientes que dan continuidad a una serie, mantiene el interés para ver el siguiente capítulo, la tramas interesante, se percibe la evolución de los personajes.
Es una pena que se cuide poquito a las series en general, con cortes publicitarios indiscriminados, cambios de fechas. Pasa de emitirse los lunes a los jueves en Antena 3. Por no mencionar la polémica del horario tan tardío del primetime nocturno.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here