Director: Fatih Akin
Reparto: Tahar Rahim, George Georgiou, Makram Khoury, Akin Gazi, Lara Heller, Numan Acar, Alejandro Rae, etc.
Sinopsis
Mardin, 1915: La policía turca llama a las puertas de los armenios y se lleva a todos los hombres. Entre ellos está el joven herrero Nazaret Manoogian. Años después de haber sobrevivido a los horrores del genocidio, se entera de que sus dos hijas aún están vivas. A partir de ese momento, solo vive con la idea de encontrarlas. Su búsqueda le lleva desde el desierto de Mesopotamia a las inmensas praderas de Dakota del Norte pasando por La Habana. Durante su recorrido, conoce a personas muy diferentes, algunas buenas, incluso angelicales, y otras que parecen ser el mismo diablo.
El padre

APTA PARA PERRUNOS
Nota: 5,9

Que decir de esta película. Creo que antes de nada avisar que va en gustos y por estados de ánimo. Si estas triste o enfadado no recomendaría que la vieras, puede conseguir que te hundas en la más absoluta miseria. Por qué comprendo esa idea intencionada de muchas películas de traer la realidad, cruel y dura como ella sola, a los espectadores. Sin embargo, en mi humilde opinión, la vida ya es suficiente mente cruel y dura como para sentarte en una butaca a observar el dolor que los humanos nos provocamos unos a otros, como a veces observas y lloras y como a veces cuando te levantas y te revelas acabas en el suelo destrozado.
Esta es una de esas películas que por su realismo y fuerza pueden con tu ánimo. Una historia que parece real hasta el más mínimo detalle, perfectamente medida, bien documentada. Con grandes actuaciones que te hacen sentirte junto a los personajes, llorando y sufriendo con ellos. Con escenas de noche impresionantes, con paisajes bellísimos que muestran tierras que parecen sacadas de cuentos antiguos pero que al girar un segundo cambia a la sangre y la desesperación de los que no ven una salida sencilla a tu vida.
Un viaje por diferentes lugares del mundo enternecedor y escalofriante que muestra el lado 
más puro de los seres humanos y el más salvaje y devastador.
Sin embargo, no puedo dejar de comentaros una comparación que tantas veces he escuchado de queja feroz contra el cine norteamericano: todos los que no son americanos son monstruos, solo los estadounidenses son buenos. Y en este caso los cambiaremos por Armenios. Aquellos con los que el protagonista, Nazaret, se topa en su camino tienen la posibilidad de ser ángeles, si son Armenios, o monstruos, si son extranjeros. Desde que comienza la película con los 
Turcos, pasando por Libia, Cuba y Dakota del Norte.  Algo que empobrece el film hasta desprestigiar el mensaje que trata de enseñar.
Sé que la crítica profesional adora estas películas pero yo no podría darle más de un 6. 
Lo mejor: fotografía, actuaciones, documentación.
Lo peor: el guion y la música

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here