[F·R·I·E·N·D·S] I’ll be there for you…
Me atrevería a decir que todos tenemos una película o serie que jamás nos cansaríamos de ver. A mi eso me pasa con Friends. Que sean 10 temporadas de 24 capítulos cada una (menos la última de 18) ayuda a que no resulte tan repetitiva. Voy a ser sincera, cuando Friends empezó yo aun estaba embobada viendo El Rey León. No fue hasta cinco o seis años después, cuando emitían, en Canal + en abierto, capítulos repetidos de las primeras temporadas que me llamó la atención. ¿A quien no le llamaría la atención aquel capítulo de acción de gracias en el que jugaban un partido de fútbol americano los chicos contra las chicas? (The One with the Football). Desde entonces y con el paso de los años me fui aficionando, ya con 16 años las bromas iban haciendo mas gracia y con 24 aún mejor. 
 Friends

No fue la primera sitcom de este formato, Seinfeld ya había causado una gran impresión, pero sí que fue la primera orientada a un público más joven. Y aunque muchas han intentado imitarla, algunas como The Big Bang Theory, Colgados en PhiladelphiaComo Conocí a Vuestra Madre han conseguido algo parecido, pero ninguna ha llegado a las audiencias que consiguió Friends en el mundo entero. 
Algunos veían la serie para ver que pasaba con Ross y Rachel. Otros con la esperanza de oír un “Oh Dios Mío (Oh My God!)“ de Janice. Pero sin duda nadie podía negar la química que tenían los seis protagonistas. La serie sufrió un pequeño bajón cuando los guionistas quisieron enrevesar la trama amorosa, a pesar de la negativa de los actores. 

 Friends
Pero salvando ese detalle podríamos decir que se mantuvo fresca y auténtica durante los diez años que estuvo en antena. Y aun hoy, diez años después de su final, los fans siguen soñando con un spin-off que nunca llega (la serie Joey no cuenta, me refiero a unos episodios con los seis amigos). Cuando ves la serie varias veces te vas fijando en detalles. Como por ejemplo, en la pizarra que tienen los chicos en la puerta, que cada episodio tiene un dibujo o mensaje distinto. 
¿Y qué me decís de los cameos que fueron apareciendo a medida que la serie avanzaba? Bruce Willis, Winona Ryder, Brad Pitt (The One with the Rumor, totalmente recomendado ver a Pitt y Aniston odiándose), Anna Faris, George Clooney, Susan Sarandon, Gary Oldman (¡¡Patatas y Pasta!!)… Y el adorable Paul Rudd en el papel de Mike (o Mierda Embolsada). Estos eran la delicia del público en general.
 Friends
Puede que sea mi generación, pero todos teníamos un favorito (el mío era Chandler, Señorita Chanandler Bong), todos nos identificábamos con alguno y las cosas que les pasaban, aunque ellos estuviesen todo el día en una cafetería en NY y tú estuvieses de exámenes hasta el cuello. Siempre había alguien que decía, “esto es como cuando en Friends roban la tarta de queso de la vecina” o “esto me recuerda a cuando compraron el futbolín”.
Al fin y al cabo, ¿quien no ha tenido un mono capuchino, un pato o una pollita? Todos nos hemos inventado canciones como Phoebe, hablado francés como Joey, cantado en bodas como Rachel, contado chistes que nadie entiende como Chandler, bailado a escondidas con un donut en la boca como Monica o casado tres veces como Ross (bueno, igual esto último no). 

Friends, que gran fuente de memes… 😉

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here