La literatura y el cine siempre han tenido una relación muy estrecha y muy fructífera, sino que se lo digan a Stephen King, y de esta gran amistad han nacido fantásticas historias tanto en papel como en una sala de cine. No obstante, como en todas las amistades, también ha habido momentos de flaqueza por una de las partes, en este caso, la correspondiente al cine, que no supo transformar las palabras en imágenes.

1. La liga de los hombres extraordinarios (2003)

Lo tenía todo para triunfar, se basaba en un cómic de gran éxito que tenía miles de seguidores en todo el mundo, sus personajes gozaban de una gran personalidad y Sean Connery encabezaba el reparto después de haber estado tres años desaparecido. Sin embargo, La liga de los hombres extraordinarios fue todo un fracaso tanto en crítica como en taquilla. Las muchas licencias que se tomaron los guionistas con respecto al cómic original y la falta de profundidad en personajes tan míticos como Alan Quatermain o el Capitán Nemo, se ganó el odio de los fans y el abandono de Connery, que decidió jubilarse tras esta película. Fox ya se está planteando hacer un remake, hacerlo mejor no es complicado pero ¿es necesario?.

2. Eragon (2006)

Christopher Paolini escribió con 19 años esta novela que ya se ha convertido en un clásico de la literatura juvenil del género fantástico, y Stefen Fangmeier, con 46, la destrozó al adaptarla al cine. Una vez más las excesivas licencias tomadas por los guionistas, como los de convertir a las criaturas Ra’zac en humanos, le una muy mala jugada a esta cinta que estaba llamada a convertirse en la primera parte de una beneficiosa trilogía que liderase la taquilla mundial.

3. La brújula dorada (2007)

Sin duda, uno de mis libros favoritos, Luces del norte de Philip Pullman es mucho más que la típica novela juvenil de criaturas fantásticas y animales que hablan, es toda una reflexión acerca del excesivo poder de la Iglesia en nuestra sociedad y los límites entre la ética y la religión que, muchas veces, están desdibujados. Una magnífica novela para algo más que adolescentes que se convirtió en una película infantil insulsa y sin contenido real que además se renombro como La brújula dorada, un aparato esencial en el libro que se llamaba aletiómetro y que en la cinta es marginado. Como punto positivo diré que Nicole Kidman, aunque no se parece en nada físicamente a la Sra. Coulter del libro, es perfecta para el papel.

4. Los viajes de Gulliver (2010)

Según dicen los responsables de la película, esta cinta protagonizada por Jack Black no pretendía ser una adaptación del famoso libro de Jonathan Swift, sino una comedia que utilizase elementos de dicha novela.Y aquí está el primer error, si no vas a adaptar un libro ¿por qué llamas a la cinta exactamente igual? Lo único que conseguirás es que los espectadores se frustren al ver que no es lo que esperaban ver y que tu recaudación en taquilla sea de risa. Dicho y hecho. Jack Black en estado de gracia haciendo de Jack Black rodeado de gente pequeña.

5. The Giver (2014)

Empezamos y terminamos igual. The giver también era otra de las cintas que lo tenía todo para convertirse en un auténtico blockbuster, llegó en el momento justo de la fiebre de sagas juveniles en el cine, tenía dos grandes actores, véase Meryl Streep y Jeff Bridges, y el protagonista tenía personalidad y estaba de muy buen ver. No obstante, The Giver fue un auténtico fracaso. Por la taquilla estadounidense pasó como un fantasma y en España, después de varias tentativas nunca se llegó a estrenar. Ni Meryl Streep salva al Titanic.

1 Comentario

  1. No tengo muy claro de quién fue la idea de adaptar unas novelas como la Brújula Dorada. «Una historia donde el padre de la protagonistas decide viajar entre dimensiones para matar a Dios? Claro! Qué puede ir mal?»

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here