BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes

Seguro que, con el estreno de Star Wars: El Despertar de la Fuerza tan próximo, muchos habéis pensado hacer un repaso al resto de películas de la saga. Yo he empezado por La Amenaza Fantasma y puedo decir, sin ningún atisbo de vergüenza, que me ha vuelto a gustar.

starwars-episodei

Se ha dicho mucho de esta trilogía y muchas cosas son verdad, pero otras tantas me parecen bastante exageradas. Es cierto que no están a la altura de los episodios IV al VI, pero tampoco son una basura como muchos se empeñan en decir. Y aquí me siento en la obligación de romper una lanza en favor del gran George Lucas. Siguen siendo películas entretenidas, basadas en un universo increíble, y consiguen su función que era contar la historia de cómo Anakin llega a convertirse en Darth Vader (si no sabíais este pequeño detalle no sé qué hacéis leyendo este post).

El Episodio I arranca con los dos Jedi protagonistas intentando poner fin al bloqueo que la Federación Mercantil ha puesto al pequeño planeta Naboo. ¿Con este punto de partida alguien tiene quejas? Nada más empezar ya tenéis dos jedi en pantalla, con sus sables láser cargándose a los droides (aún no había Troopers, no seáis impacientes, eso es en la siguiente). También a los pocos minutos de empezar se nos presenta al Lord Sith en cuestión. Es decir, que tenemos a un malo y a los héroes ya en pantalla desde el principio, aunque igual eso le parece mal a alguien, yo creo que aporta un gancho de interés a la película. Según avanzamos en la historia aparecen el resto de personajes principales y se plantean las bases de la relación entre Padme y Anakin. En este caso sí que creo que la diferencia de edad entre Natalie Portman y Jake Lloyd era demasiado acusada para resultar creíble. Pero dejando ese detalle de lado, Padme demuestra que es la madre de Leia (en serio, si esto es un spoiler repito que no sé qué haces leyendo este post) teniendo las ideas muy claras y luchando por su gente; mientras que Anakin es el niño bueno que nadie, que conozca a Darth Vader, se espera.

still-of-ewan-mcgregor-liam-neeson-and-jake-lloyd-in-star-wars-episode-i-the-phantom-menace-1999-large-picture

El último en aparecer, y no por ello el menos importante, es Darth Maul, EL MALO, y si no tenemos en cuenta la continua presencia de la figura de Darth Vader en toda la saga, es posiblemente el más impresionante. Desde su imagen, hasta su sable láser doble (¿no estáis todos como locos con el sable de Kylo Ren? Pues yo sigo sin ver la utilidad de las dos astas pequeñas), pasando por lo escueto que es, hacen de Darth Maul un buen villano. Por no hablar del duelo final con Qui-Gon Jinn, con las barreras luminosas que cortan el paso a Obi-Wan y la gran banda sonora de John Williams de fondo (faltaría un “yo soy tu padre” para que fuese perfecto).

maxresdefault

También es cierto que al señor Lucas se le fue un poco la mano con algunas cosas. A mi ha dado la impresión de que se centró mucho en demostrar los avances tecnológicos que habían adquirido en LucasFilms durante los años que pasaron entre ambas trilogías. Hay muchas especies nuevas y personajes principales creados completamente por ordenador como Jar Jar Binks (por cierto, que gran y disparatada teoría la que defiende que puede ser un maestro Sith), Watto o el mismo Yoda. Esto hace que la película tenga un aire muy fantástico, como de Disney, de hecho George Lucas ha confesado que se basó en Goofy para crear al patoso Jar Jar. Pero al fin y al cabo, el protagonista de la historia tiene once años, perfectamente podría ser un largometraje de Disney.

Por hoy me despido, la semana que viene volveré con el Episodio II, aunque no creo que sea tan benévola como con el primero.

Que la fuerza os acompañe.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here