Un otoño sin Berlín cuenta la historia de June, una joven que vuelve a su pueblo natal por sorpresa después de pasar un tiempo en el extranjero. La vuelta a casa será dolorosa cuando comience a darse cuenta de que todo ha cambiado. June retomará el contacto con Ane, una amiga de la infancia que espera su primer hijo y dará clases a Nico, un niño peculiar que le ayudará a recuperar la inocencia perdida. También intentará recuperar su lugar en la familia y retomará su sueño de juventud de irse con Diego, su primer amor a Berlín.

Un_oto_o_sin_Berl_n-423587215-large

La protagonista de la historia, una espectacular Irene Escolar, es sin duda alguna el alma de la película. Su personaje, June nos muestra a través de este film lo duro y complicado que es restablecer los lazos rotos con gente que ha formado parte de tu vida en el pasado.

A pesar de tener como protagonistas a dos actores que realizan interpretaciones soberbias (debemos destacar también el impresionante trabajo de Tamar Novas), esta película es un claro ejemplo de que a veces contar con protagonistas maravillosos no es sinónimo de película buena y entretenida. Aunque el argumento es interesante, la manera de contar la historia (con demasiados silencios y muy lentamente) hace que aunque solo dure hora y media la película en ocasiones se te haga eterna.

Lara Izaguirre que firma su primer largomentaje, también escrito por ella, nos hace reflexionar (o al menos lo intenta)  sobre los viajes que emprendemos en la vida, por qué decidimos marcharnos o por qué volvemos al lugar de partida de nuevo.

Un otoño en Berlín habla sobre los viajes de vuelta y la aceptación a uno mismo y a la gente que nos rodea. Un pequeño film que merece la pena ver si te gustan este tipo de historias.

Director: Lara Izaguirre

Reparto: Irene Escolar, Tamar Novas, Ramón Barea, Lier Quesada, Naiara Carmona

no hay problema para perros

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here