Y para terminar esta serie de artículos sobre zombies, hagámoslo con la serie que causó el furor que llevo a este género de serie a la boca de todos: The Walking Dead. Serie que ya va bien entrada la sexta temporada, y al igual que la anterior (iZombie) está inspirada en el mundo de los comics (aunque ésta es bastante más fiel al título original).

¿Y qué podemos contaros a estas alturas de la vida, que ya llevamos seis temporadas y por activa o por pasiva habréis oído hablar de la serie sí o sí? Pues es fácil, voy a escribir como si fueses nuevos, y  no me complico la vida.

The Walking Dead

Así pues, ¿qué es The Walking Dead? Pues es una serie sobre un grupo de supervivientes tras un apocalipsis zombi. Hasta aquí ninguna novedad. Entonces, ¿qué tiene de interesante? En que, al igual que el comic de Robert Kirkman (que tambien produce la serie, con lo que mantiene en gran parte el espíritu original, y es esa esencia la que marca la diferencia.  Mientras que la gran mayoría de este tipo de producciones (ya sea para la gran o para la pequeña pantalla) se centra en los supervivientes en sí y en como la situación afecta a ellos y a como se relacionan con los demás, dejando a los muertos vivientes como un telón de fondo en la mayoría de los casos (algo parecido a lo que comente que se dejaba ver en la nueva serie de este año, pero aquí, con seis temporadas se ha podido desarrollar más). Por ello se acerca más al espíritu de las grandes de Romero como El Amanecer de los Muertos o El Día de los Muertos. Así, la serie queda marcada por villanos muy interesantes (véase el Gobernador, o dentro de poco Negan, interpretado por Jeffrey Dean Morgan, como gran incorporación de esta temporada) que le dan mucho juego.

Por supuesto, un planteamiento interesante, aunque da un buen punto de partida, no lo es todo, y esta serie es un fenómeno de masas por algo, ¿no? Pues evidentemente. Es una de las series con la producción más cuidada que se pueden ver, desde los escenarios hasta el impresionante maquillaje está pensado en dar una ambientación agobiante y deprimente, donde los zombis dan una mezcla de miedo y pena, y la devastación se ve por doquier (aunque alguien me tiene que explicar como aún encuentran coches que funcionan tirados por ahí, pero bueno, nadie es perfecto).

La elección de los actores también ha sido realizada con cuidado, ya no sólo por el parecido físico con los personajes de los comics (que se agradece pero no es imprescindible), sino por el trabajo tanto individual como colectivo que hacen, como los personajes son los suficientemente profundos como para poder empatizar con ellos.

The Walking Dead

Y otro aspecto a destacar de la producción son los cambios de trama con respecto al comic original, supervisados por el propio Kirkman, y que permite que los seguidores de la versión impresa se puedan llevar una sorpresa de vez en cuando, que nunca viene mal. Entre ellos está la aparición de personajes nuevos (destacando Daryl, interpretado por un siempre correcto Roman Reduus), la muerte o supervivencia de personajes distinto al del comic, o giros de trama, aunque a grandes rasgos vayan en el mismo sentido.

Como nadie es perfecto también tiene algún defecto (y no me refiero a los coches). El mayor es que a veces se hace demasiado lento, con capítulos de flashbacks que cortan la narración principal. Si bien están bien para ahondar más en los personajes, un capítulo entero se puede hacer mucho. O el hecho de centrar capítulos enteros en un grupo de personajes, y el siguiente en otro, cosa que se hace algo pesada.

Aún así, eso no desmerece la serie, siendo obligatoria para cualquier amante del genero, y recomendable a cualquiera que le pueda interesar.

1 Comentario

  1. Todo un acierto en general de la serie (y del comic) es tratar a los zombis como un problema de fondo, siendo siempre los humanos normales los auténticos villanos

    Mola el post 🙂

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here