La memoria del agua es un drama dirigido por el director chileno Matías Bize y protagonizado por Elena Anaya y Benjamín Vicuña.

¿Cómo continuar viviendo cuando has perdido a tu hijo pequeño? Javier (Benjamín Vicuña) y Amanda (Elena Anaya), la pareja protagonista, tratan de responder a esta pregunta durante los 88 minutos que dura la película, aunque las emociones plasmadas nos acompañen más allá del metraje. A través de su día a día cotidiano y laboral, él, como arquitecto que construye casas donde otras parejas sueñan con la felicidad y ella, como traductora médica, nos vamos enredando en la complejidad del sentimiento de luto que asola esta historia.

La memoria del agua

Desde el primer momento el espectador es testigo del vacío, la tristeza y la tímida esperanza de esta pareja que parece jugar al perro y al gato del dolor y el recuerdo ante lo que fueron y aún pueden decidir ser. De eso se trata, de la elección de cada miembro de esta pareja y la forma más o menos destructiva, sana o enferma mentalmente que cada uno tiene de sobrellevar la pérdida. Así, mientras asistimos al intento de reconstrucción de sus vidas por caminos inicialmente separados, nos acompañan sus intenciones y desgarros plasmados en los silencios, las miradas y las frases que marcan sus diferentes maneras de enfrentarse al dolor.

Encontramos momentos dolorosos, como bofetadas: “Por las noches me despierto y me entran ganas de ir a verlo a su cama”, la ausencia y el vacío atrapados en actos cotidianos como este para una madre que ha perdido para siempre ese instante. O el amor y el deseo contenidos en un esperanzado: “Ya lo perdimos a él, no nos perdamos nosotros”, que resume la actitud de un padre que ve cómo su relación de pareja se desmorona y simplemente permanece ahí, esperando el momento en el que ella pueda llegar a estar preparada para regresar junto a él…o no.

LMDA3-750x500

Se trata de un drama donde el único atisbo de luz se basa en la posibilidad de elegir cómo vivir porque, aun dentro del dolor, queda todavía la capacidad de elección que puede liberar o condenar a esta pareja. Con profundas e inspiradoras interpretaciones y una banda sonora que atrapa y remarca el vacío de los personajes, nos zambullimos en una historia profunda y compleja que nos invita a comprender el sentimiento de la pérdida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here