De Nostalgia, Aniversarios y Videojuegos.

25 años hace que, reuniendo todo el dinero que me habían regalado en mi comunión, fui a unos grandes almacenes a comprarme una flamante Master System II; para mí que venía del mundo de los ordenadores de cassette (mi viejo compañero de batallas era un Spectrum 2 con 128 kb de memoria el cual tardaba una media de 25 minutos en cargar un juego) era todo un acontecimiento.

master system videojuegos

Como decía, allí estaba yo plantado con mi padre de la mano para comprarme mi flamante Master System II, la misma que tenían mis amigos y con los que podría intercambiar juegos y sobre todo jugar a Alex Kidd in Miracle World, entiéndanme, para mí poder jugar a esta pequeña joya que venía incluida en la consola era todo un salto cuantitativo y cualitativo (empezaba a entender que era aquella maravilla de los 8 bits), pues bien, allí plantado mi padre me hizo una pregunta que cambió mi vida :

Padre- ¿Esta es le mejor consola que hay?

Yo-No, la mejor es la Mega Drive (16 bits!! ¿!Estamos locos?!)

P-Y ¿por qué no te compras esa?

Y-Hombre, porque Miguel también la tiene y así puedo cambiar juegos y además la otra es más cara.

P-Pues cómprate la nueva que yo pongo lo que falta.

Y fin de la conversación, podría decir que sonó música de Händel, que un rayo de luz me iluminó desde el cielo…pero no, simplemente fuimos al mostrador, la pedimos y la compramos; tratar de describir la alegría que sentí en ese momento sería en vano, sólo sé que ese trayecto a casa se me hizo más corto que cualquier otro.

Como ya sabréis los mas viejos de la sala, la consola traía el vende-consolas por excelencia (los jovencitos no me creeréis pero los vende-consolas no se han inventado en esta década, ni en la anterior y por su puesto los FIFA, Tomb Raider y Nathan Drake no han sido los primeros): Sonic the Hedgehog.

Todo se ha escrito ya sobre esta maravilla de 16 bits: un juego frenético con unos gráficos y definición excelentes y con un colorido en pantalla que hacía que cada fase tuviera personalidad propia, sin menospreciar a la música, que acompañaba hasta tal punto los niveles que a día de hoy puedo reconocerlos con lo sólo escucharla.

Y, justamente, hace 90 días se celebraba el aniversario del nacimiento del erizo más famoso de todos los tiempos, aunque para los que hemos crecido con este personaje nos echemos a temblar cada vez que SEGA anuncia cualquier evento relacionado con Sonic.

Porque más allá de sus tres primeros juegos (Sonic, Sonic 2 y Sonic Cd, en Sonic 3 ya empezaron a darnos algún disgusto) el erizo no ha sido demasiado bien tratado, salvo rara excepción, como se merece y es que, a día de hoy, funciona mejor como secundario en juegos de Nintendo, compañía que en antaño fuera su mayor competidora, que en los juegos en los que él es el protagonista.

Para este viejo gamer que ha pasado, posiblemente, más de 300 horas con ese erizo, la propia esencia del mismo se ha difuminado con cada secuela: Sonic no solo era la velocidad, era el diseño de niveles, la música, el control y , por supuesto, las plataformas.

Y esa sensación de desvanecimiento, de producto secundario, de maltrato, si me lo permitís, me sigue asaltando al entrar en la página oficial del aniversario y no encontrar sino algunos mini juegos , poca noticia y ningún evento importante – ¿ninguno?, No, ninguno no: Y es que la compañía nipona ha confirmado que el erizo azul tendrá dos nuevos juegos en 2017: Sonic Mania y Project Sonic 2017.

Del segundo no se sabe demasiado pero el primero llegará en formato digital durante la próxima primavera y he podido comprobar como Sega ha recurrido a la nostalgia, la misma que me ha hecho escribir este post, y al diseño clásico (retro si queréis) de los primeros Sonic , en un intento de recuperar la esencia, esa que se ha ido difuminando a través de los años, de los juegos clásicos, haciendo, muy hábilmente, una campaña publicitaria centrada en los gamers más viejunos, con un vídeo en formato 4:3 y con calidad VHS, al más puro estilo de los años 90, mostrando en el anuncio la edición coleccionista de Sonic Manía , que además del juego incluirá una figura de Sonic sobre una Megadrive y un cartucho de la misma con uno de los emblemáticos anillos de Sonic en su interior.

Ahora sólo queda esperar que todo lo prometido sea deuda, deuda con el recuerdo, la esencia y el amor a uno de los personajes más querido del mundo del videojuego; eso y que no sea demasiado cara…aunque siempre puedo decirle a mi padre que me ponga lo que me falta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here