Michael Fassbender (2 abril 1977) es un actor de origen irlandés – alemán. Aunque nació en Heidelberg, Alemania, fue criado por sus padres Josef (alemán) y Adele (irlandesa) en Killarney, en el condado de Kerry en el suroeste de Irlanda. Sus padres dirigen un restaurante y tiene una hermana mayor llamada Catherine que es neuropsicóloga. Desde hace al menos 15 años reside en Inglaterra, en un modesto pisito de Londres donde vive desde que empezaba a hacerse un hueco en la interpretación.

Mide 1’83 cm de altura y se caracteriza por una voz grave y profunda que, en sus papeles, suele combinar con interpretaciones de una gran intensidad emocional. Según una entrevista concedida a la revista Fotogramas, se pasó años esperando un papel con el que pudiera mostrar la fuerza y la pasión que tiene por la interpretación. Solo le faltaban los trabajos y, cuando estos llegaron, se lanzó sin pensarlo dos veces, lo que en algunos círculos de internet le ha valido el apodo de Tiburón.

Se hizo conocido en Hollywood tras interpretar un papel en la película de Quentin Tarantino de 2009, Malditos Bastardos, pero el papel que le hizo más conocido a nivel internacional fue el del antihéroe atormentado Magneto en su debut en Marvel, interpretando la versión joven del personaje de Ian McKellen en X-men: Primera Generación (2011), papel que luego repetiría en la películas de X-men: Días de Futuro Pasado y en X-men: Apocalipsis junto al que ahora es uno de sus mejores amigos, James McAvoy, que interpreta a su mejor amigo y antagonista, el telépata y líder de los X-men Charles Xavier. Se prevee que continúe ejerciendo ese rol en futuras películas de la saga.

A pesar de que es conocido por atreverse con papeles impactantes, el que ha sido más controvertido desde el punto de vista del público fue su papel protagonista en Shame, en el que interpreta a un adicto al sexo. Por él recibió la aclamación de la crítica, ganó el Volpi Cup a mejor actor en el Festival de Cine de Venecia y fue nominado a los Globos de Oro y los BAFTA.

No queriendo perder su racha de buena fortuna y habiendo estado muchos años hambriento de papeles con los que dar rienda suelta a su expresividad, en 2013 interpretó a un patrón de esclavos llamado Edwin Epps en 12 años de Esclavitud, dirigido por el que es hasta el momento el director con el que más veces ha colaborado, Steve McQueen, papel que le supuso su primera nominación a los Óscar como mejor Actor Secundario. Pero no contento con ello, participó también en el mismo año en la película El Consejero bajo la dirección de Ridley Scott.

Un par de años después, en 2015, volvió a tener un papel protagonista interpretando al conocido informático Steve Jobs en el biopic homónimo dirigido por Danny Boyle y que compaginó con una brillante interpretación de Macbeth en una adaptación de la archiconocida obra de teatro de Shakespeare.

Sin haber llegado aún a los 40 años, ha recibido un premio de la Academia de Cine, un BAFTA, un Globo de Oro y nominaciones a los SAG a Mejor Actor. Pero, como muchos otros actores, no se ha dedicado en exclusiva a actuar, sino que en 2015 probó un nuevo enfoque, como productor en un western llamado Slow West en el que también tiene un papel y ha montado su propia compañía de producción llamada “Peanut Productions”. Otro aspecto interpretativo del actor lo podemos ver en el vídeo musical en el que participó en 2003 para la banda de rock británica “The Cooper Temple Cause” de la canción “Blind Pilots”.

En 2012 se le concedió el honor de formar parte de la lista de las 100 personas más influyentes de ese año y un año después entró en otra lista, esta vez ganándose el octavo puesto de las 100 estrellas de cine más sexys.

Es fan de la Fórmula 1 y ha ido varias veces a carreras siendo su piloto favorito su tocayo Michael Schumacher, al que tuvo el placer de conocer en el Gran Prix de Inglaterra. Pero no fue él el que consiguió engancharle a las carreras, sino el tristemente fallecido piloto brasileño Ayrton Senna, después de verle en una carrera, el que le impresionó. También es aficionado a las carreras de Moto GP.

Actualmente sale con la también internacionalmente conocida actriz, y ganadora de un Óscar a mejor actriz secundaria por La chica danesa, Alicia Vikander, a quien conoció en la película La luz entre los océanos en 2014.

Su última interpretación en pantalla como protagonista de la adaptación cinematográfica del videojuego Assassin’s Creed (2016) no parece haber recibido demasiadas buenas críticas, pero él ya está involucrado en otros trabajos como The Snowman o Alien: Covenant, ambas de estreno en el año 2017.

Sobre Assassin’s Creed, película en la que interpreta dos personajes, por un lado Cal Lynch, un criminal condenado a muerte y por otro su antepasado Aguilar de Nerja, miembro de la Orden de los Asesinos que lucha contra la Inquisición y los Caballeros Templarios de la España del S.XV, alega que le gustó la película (en la que también es productor) porque no hay una moralidad típica en la que el bueno es muy bueno y el malo es muy malo, sino que todo esta basado en una escala de grises, aspecto que comparte en muchos de sus otros papeles. Le fascinaba también la idea de la “memoria genética”, punto central del videojuego y la adaptación cinematográfica. Además, la película cuenta con presencia española, como no podía ser de otro modo en un ambiente como es la Inquisición, y viene de la mano de los villanos, como Carlos Bardem, que interpreta a Benedicto, uno de los mentores de los asesinos o Javier Gutiérrez, que interpreta al temido Tomás de Torquemada.

Después de esta muestra de acción y su interpretación en La luz entre los océanos de un hombre que, junto a su mujer, se encuentra en la encrucijada de quedarse o no un bebé que llega en un bote a la deriva en la costa australiana, Michael Fassbender nos confirma que está dispuesto a interpretar cualquier papel que se le ponga por delante.

Esperamos que su carrera sea muy larga y que nos siga sorprendiendo con cada interpretación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here