“Somos ángeles y demonios, criaturas celestiales, tan vulnerables, que terminan forjando su propio infierno por querer ganar el cielo”. [Diario de Pauline Parker]

Si, ahora mismo, bajáramos a la calle y le preguntásemos a la gente por Peter Jackson, un 90% nos nombraría El Señor de los Anillos o El Hobbit, y está bien, no me mal interpretéis, ambas trilogías son unas buenas adaptaciones de los libros de Tolkien y es de agradecer que fuera él el encargado de llevar estas dos obras del escritor a la gran pantalla. Pero antes del éxito de estas súper producciones, Peter Jackson realizó en 1994 la que, en mi opinión, es su película más redonda, Criaturas Celestiales (Heavenly Creatures). Bueno, y también dirigió la desternillante Braindead (titulada en España Tu madre se ha comido a mi perro), película de culto y que está protagonizada por la chica de hoy en día, Diana Peñalver.

Pero dejemos sangre y vísceras a un lado y vayamos a hablar de lo que toca. Criaturas Celestiales está basada en la historia real ocurrida en Nueva Zelanda en 1954, donde dos chicas asesinaron a la madre de una de ellas. Este hecho conmocionó a Nueva Zelanda no solo por el crimen en sí, sino por las personas que lo perpetraron, dos adolescentes de quince años.

La película es un ejemplo perfecto del cine de Peter Jackson. No solo nos presenta estos hechos, si no que nos introduce en un mundo de fantasía en el que las protagonistas se resguardan para alejarse del mundo que las rodea. El director se sirve del entorno y paisaje de Nueva Zelanda, tierra natal de Jackson, para crear escenas preciosistas y llenas de color que se funden con esos escenarios idealizados por las chicas.

criaturas celestiales

El film nos presenta a Pauline Parker, una adolescente tímida e introvertida que un día conoce a Juliet Hulme, una chica inglesa recién llegada a su colegio con la que al momento entabla amistad. Una relación que va en aumento y que las hace distanciarse del mundo real en el que viven para vivir en un mundo imaginario creado por y para ellas. La amistad se convierte en amor y es vista con recelo por parte de la madre de Pauline. El día que Juliet recibe la noticia de que debe irse a Sudáfrica, las chicas ven un momento ideal para irse juntas, lo que desencadena los dramáticos hechos.

La parte de sueño y fantasía creada por las jóvenes, está dirigida magistralmente por Jackson, que hace cómplice al espectador de esa huída y refugio de las protagonistas, alejándose de un mundo gris y solitario donde no encajan pero que, a su vez, las distancia cada vez más de la realidad. Este paso, de la dulzura del comienzo a la oscuridad del final, está muy bien marcado, obra del estupendo guion escrito por Jackson y Frances Walsh, que nos hace testigos de la evolución de cada personaje.

Referente al plano interpretativo, las dos protagonistas están sobresalientes. Hay que tener en cuenta que ambas debutaban en el cine con este papel: Pauline Parker interpretada por la actriz australiana Melanie Lynskey y Juliet Hulme, interpretada por Kate Winslet, una de las mejores actrices actuales y que no pudo elegir mejor papel para empezar su andadura.

criaturas celestiales

La película fue ovacionada en el Festival Internacional de Cine de Venecia, donde consiguió el León de Plata y fue nominada al Oscar al mejor guion original.

En resumen, Criaturas Celestiales es una magnífica película donde la fantasía, la realidad y lo macabro, se unen para crear una pieza más que sobresaliente.

Título original: Heavenly Creatures
Año: 1994
País: Nueva Zelanda
Director: Peter Jackson
Guion: Frances Walsh, Peter Jackson
Reparto: Kate Winslet, Melanie Lynskey, Sarah Peirse, Diana Kent…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here