BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes

En 1991, Jonathan Demme presentaba una película que revolucionaría al mundo y que pasaría a la historia del cine como una de las grandes producciones de finales del S.XX: El silencio de los corderos. Ganadora de los cinco principales premios de la Academia de las Artes: Mejor Película, Mejor Guion, Mejor Director, Mejor Actor y Mejor Actriz (proeza que solo han conseguido Alguien voló sobre el nido del cuco y Sucedió una noche), El silencio de los corderos es considerada una película de culto y un icono del thriller y el cine de terror.

Basada en la novela de Thomas Harris, cuenta la historia de Clarice Starling (Jodie Foster), una agente en formación del FBI encargada de encarcelar al asesino en serie de mujeres Buffalo Bill (Ted Levine). Para ello, se ve en la tesitura de pedir ayuda al psiquiatra Hannibal Lecter (Anthony Hopkins), que se encuentra cumpliendo condena por canibalismo y que conoce la identidad de Buffalo Bill. Como era de preever, a Clarice no le va a resultar sencillo sonsacarle la información al Doctor Lecter, y deberá intercambiar información privada de su vida a cambio de pistas para encontrar al asesino (el famoso quid pro quo).

 el silencio de los corderos

La historia es buena, el guion es fantástico, pero las interpretaciones que alberga esta película la elevan a su estatus de icono. Aunque Jodie Foster esté maravillosa en el film, creo que todo el reparto queda eclipsado por Anthony Hopkins, que interpreta de una manera brillante a un personaje casi más famoso que él, Hannibal Lecter. Los primeros planos de Lecter, la manera de dirigirse a Clarice y su retorcida manera de actuar conforman una interpretación de 10. Como curiosidad, Hopkins solo aparece en 16 de los 118 minutos que dura la película, aunque es considerado el actor principal de la misma. ¿Casualidad? No lo creo.

Estoy segura que El silencio de los corderos seguirá asustando, perturbando y encantando a muchas más generaciones, ya que el film tiene un ritmo trepidante y mantiene al espectador en vilo hasta el final. Sin duda una película obligatoria e imprescindible.

el silencio de los corderos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here