Nueve meses lleva ya De Caperucita a loba en solo seis tíos triunfando en el Pequeño Teatro Gran Vía. Una obra que recomendaría a todo el mundo por su inteligencia, ingenio y por el talento de Marta González de Vega, que tuvo la amabilidad de atendernos.

Moobys: Marta, ya llevas 9 meses con De caperucita a loba en seis tíos. ¿Qué tal la experiencia vivida en este tiempo?

Marta González de Vega: Maravillosa la experiencia. Al principio con miedo porque el teatro es muy difícil y no soy una persona conocida… Empezamos los martes el día 10 de Octubre y así estuvimos 3 meses, después ampliamos a los viernes y después sumamos también los sábados. Estoy muy contenta, la verdad.

Marta Gonzalez de Vega

M: Tu obra es una adaptación de un libro tuyo del mismo título, donde hablas del mundo de las relaciones en tono humorístico ¿Cómo fue adaptar este libro a una obra de teatro?

MGV: Fue sencillo porque ya lo tenía pensado desde que concebí el libro. Yo soy guionista y actriz. Si no escribí de entrada un guion sino un libro, es porque el mensaje que quería transmitir me apetecía comunicarlo directamente, sin intermediarios. En un proceso de producción audiovisual o cinematográfica siempre participa la visión de mucha gente: director, actores, productor… Y a mí me apetecía esa conexión íntima que te da un libro con el lector. La obra mantiene esa intimidad, puesto que la interpreto yo misma, y la adaptación fue muy sencilla porque en el libro ya hablaba en primera persona al lector como hago ahora con los espectadores. Lo que más me costó es resumir el libro, cuya lectura del tirón ocupa unas cuatro horas, y dejarlo en una hora y media de espectáculo. Había una parte importante de mensaje que no quería sacrificar.

M: En la obra pones muchos ejemplos del mundo de las relaciones personales. ¿Algún espectador te ha comentado alguna experiencia al salir del teatro?

MGV: Sí y me hace mucha ilusión. El comentario más generalizado es “Cuántas verdades…”. Una vez una espectadora comentó en twitter: “Me he reído tanto que no la voy a denunciar por copiar mi diario”. Me hizo mucha gracia. Con esta obra estoy confirmando lo que ya sabía, en el amor somos todos iguales, y cuando te abres y te arriesgas a mostrar tus miserias, te das cuenta de que son las de todos, lo que convierte la obra en una gran terapia colectiva. El plus que intento aportar es mostrar esas miserias a la luz del humor, para que no solo nos libere el hecho de sentirnos todos iguales sino que aprendamos a desdramatizar y a disfrutar de la vida y del amor.

M: El humor es una gran ayuda…

MGV: Es la clave de todo. El humor es una filosofía de vida que te hace ver las cosas desde otro ángulo. Ese es el trabajo de los cómicos. Lo que intento en la obra es trasladar a los espectadores las fórmulas que aplicamos los cómicos para que conviertan sus vidas en su propia comedia. De esta forma no solo te ríes durante el espectáculo sino que sales con armas mentales para reírte de lo que te ocurre en tiempo real. Es lo que intento y me ilusiona mucho cada vez que alguien me confirma que lo ha llevado a la práctica.

M: ¿Hay más caperucitas o lobas en nuestra sociedad?

MGV: Todos y todas, (porque me gusta aclarar que es una obra para todos los sexos, y que está científicamente demostrado que en el fondo, cuando nos enamoramos nos comportamos todos igual) somos caperucitas/os y lobos/as a ratos. Todos tenemos destellos. Pero cuando nos enamoramos tendemos a ser más caperucitas/os. Es conveniente aclarar que mi concepto de loba no es en absoluto agresivo, todo lo contrario. Porque lo mas importante de esta obra es que no es una obra de guerra de sexos en la que hay que defenderse del enemigo. No. Es una obra sobre relaciones que pone el foco en nosotros mismos, lo cual creo que sorprende favorablemente a los chicos. Creen que serán sometidos a un ataque y se dan cuenta de que el noventa por ciento del tiempo pongo sobre la mesa las actitudes erróneas con las que cada mujer/hombre nos enfrentamos al amor. Los autoengaños, las comeduras de coco absurdas… Y, como ya te he explicado, a través del humor. Con lo cual, una loba es una caperucita que ha aprendido a reírse de sí misma. Ni más ni menos. El reto es demostrar que reírte de ti mismo es el mayor súperpoder que existe, por eso te convierte en loba. Es fácil ser lobos en el sentido de estar empoderados cuando no estamos enamorados, lo díficil es seguir siéndolo en la vulnerabilidad que produce el amor. Y ese es el reto que propongo.

M: Lo que más me gusta de la obra es que no echas la culpa a un sexo determinado, sino que la culpa es de lo que sentimos nosotros, seas hombre o mujer.

MGV: Claro, es sobre nuestra propia actitud, de nuestros pensamientos de cómo nos engañamos y lo que no queremos reconocer… Nos pasamos la vida intentando cambiar a los demás, pero es una labor inabarcable. Si cada uno nos cambiamos a nosotros mismos, lo lograríamos todos. Además es la única forma. El cambio solo se abre paso desde adentro. Desgraciadamente la guerra de sexos sigue existiendo en nuestra sociedad. Por supuesto, hay que luchar para que haya una igualdad real entre hombres y mujeres que aún no existe. Pero se está viendo mucha crispación que quizá no es necesaria. Estamos en un momento un poco convulso y todo el mundo se ofende por cualquier cosa porque estamos muy a la defensiva. Pero en todos los ámbitos… En cualquier caso a los cómicos nos preguntan últimamente mucho sobre los límites del humor. Mi opinión estrictamente personal, y con la que no pretendo en ningún caso sentar cátedra, es que los límites del humor deben ser los límites del amor. Esa es la regla que yo aplico. En cuanto al tema del feminismo los equívocos surgen por falta de información. El feminismo implica la igualdad de sexos. En ningún caso la supremacía de uno sobre otro. Con lo que la gente que dice: “Yo no soy ni feminista ni machista”, queriendo posicionarse en la igualdad, esta cometiendo un error por desconocimiento. No son términos antagónicos. Puede sonar así hoy, porque tenemos muy interiorizado el término machismo como una “patología”, pero basta analizar el contexto en el que surge el feminismo para comprender que no. Cuando nace el movimiento feminista es para reivindicar los derechos de las mujeres en una sociedad donde, lo que hoy conocemos como machismo, era lo normal. Por eso el feminismo no es antagónico del término “machismo”. Feminismo es reivindicación de la igualdad. Machismo es el intento por perpetuar la supremacía masculina previa a los logros feministas o el intento de frenar que estos se sigan produciendo hasta la total igualdad. Cualquiera que se posicione en contra del feminismo y a favor de la igualdad, simplemente está desinformado sobre lo que es el feminismo.

Marta Gonzalez de Vega

M: En 2006 fuiste creadora, productora, ejecutiva y guionista de Con dos tacones, una serie protagonizada por mujeres. Una serie que ahora estaría de plena actualidad.

MGV: Pues sí, la verdad es que creo que la serie funcionaría genial ahora, diez años después. Quizás nos adelantamos en el tiempo jajaja. La experiencia fue brutal y fue una gran oportunidad que me dio la productora Boca a boca (César Benítez) de crear mi propia serie desde cero. Es un honor muy grande y fue muy bonito crear un universo con actrices magníficas y guionistas increíbles. Fue una pena que se emitió en un momento de muchos movimientos televisivos y no cuajó entre la audiencia como creo honestamente que podía haberlo hecho. De hecho, estuvo nominada como Mejor Comedia Mundial en el Festival de Montecarlo junto a series tan prestigiosas como Mujeres desesperadas. Estoy muy orgullosa de haberla hecho.

M: ¿Se pueden ver los capítulos en algún medio?

MGV: Pues mira, en Latinoameria mucha gente la vio a través del canal internacional y otros canales, y en algunos países tuvo muchos seguidores. Como por ejemplo en Colombia, donde han creado una página de Facebook sobre la serie y han ido colgando los once capítulos grabados. Me hace mucha ilusión que aún la recuerden.

M: ¿Dónde te sientes más cómoda, en la dirección, escribiendo o actuando?

MGV: Para mí escribir es el mejor trabajo del mundo, pero actuar ya no es trabajo, es como jugar (aunque pueda ser un juego muy duro). Me fascinan ambos, pero tengo más conciencia del esfuerzo en la escritura. Me cuesta más ponerme a escribir que a actuar jaja. Tener la oportunidad de hacer las dos cosas es lo más. Y ya poder interpretar lo que tú mismo has escrito y por tanto quieres transmitir, es un regalo. La dirección también es muy interesante y fundamental en el resultado final aunque la gente no sea consciente de ello, especialmente en el teatro. Es muy raro que un espectador vea la labor de dirección tras el actor o el texto. Y, sin embargo, es absolutamente fundamental, como es obvio.

M: Pronto harás una película como actriz, además de la obra y la experiencia que en la tele, ¿qué medio te motiva más?

MGV: Cada medio tiene su particular encanto. Del teatro me fascina la experiencia viva, la energía irrepetible que se crea. Del cine me gusta lo contrario jajaja, me explico. La obra, si has logrado hacer lo que querías, quedará para siempre. Tal cual la quisiste hacer en ese mágico momento en que lo lograste, y te trascenderá. La tele me parece el medio donde más talento se está poniendo en los últimos tiempos. Creo que se hacen más series magníficas, que películas magníficas. Y a la tele se le exige mucho más. Una comedia de cine que tenga tres momentos buenos e hilarantes puede pasar a la historia. En tele tienes que ser permanente brillante para que el público no haga zapping, y una vez visto el capítulo, la mayoría de los chistes o las situaciones se olvidan para siempre.

Horario: Viernes 14 y  15 de Julio a las 23:00. 

Teatro: Pequeño Gran vía.

La obra estará de vacaciones hasta el 1 de Septiembre. 

Deja un comentario