La muerte se presenta como el verdadero enemigo en los Siete Reinos

Los tres últimos capítulos de la 7ª temporada de Juego de Tronos que se han emitido hasta ahora (aún habrá que esperar al 27 de agosto para ver el último) han sido capaces de mantenernos en vilo y hemos podido ver escenas que han hecho que nuestras mandíbulas se abran hasta el suelo, en especial en el 7×06, el que es considerado por muchos como “el mejor capítulo de la historia”. Y es que este lo tiene todo: intrigas, amor, acción, suspense y, sobre todo, un brutal final que hará que el espectador se frote las manos pensando en lo que se le viene encima.

Aquí el resumen de los 3 primeros capítulos de la 7ª temporada.

Empecemos por una pequeña recopilación de todo lo ocurrido: en Desembarco, Cercei sigue gobernando y Jaime y el ejército Lannister parten de Altojardín tras conquistarlo y conseguir el oro que necesitaban. Con esta jugada, Cersei no solo acaba con uno de los apoyos de Daenerys, sino que además logra poner de su parte al Banco de Hierro. Además, Tyrion es enviado como estratega para hablar con su hermano y conseguir convocar una reunión entre su hermana y la Madre de Dragones.

Por otra parte, las cosas en Invernalia cada día empeoran más, y es que tras el gran reencuentro entre las hermanas Sansa y Arya, la tensión entre ellas va creciendo debido a las grandes diferencias que las separan y a que Meñique intenta hacer de las suyas para que las dos jóvenes se enfrenten.

Daenerys en Rocadragón con Jon Nieve, juego de tronos

Por su parte, Jon sigue en Rocadragón intentando negociar con Daenerys las condiciones de su acuerdo: él sigue pidiendo ayuda para poder vencer a los Caminantes blancos, los que él ya ha visto y asegura que son el verdadero enemigo; y la Madre de Dragones no aceptará hasta que este se arrodille y antes luche a su lado para derrotar a la mujer que ocupa ahora el Trono de hierro. Y es que es ahí mismo, en la isla, donde el bastardo encuentra un yacimiento de vidriagón que necesitará para poder vencer a los Caminantes que se encuentran más allá del muro. Finalmente, Daenerys accede a que extraigan el material, pero Jon tendrá que cruzar el muro y traer como muestra uno de los auténticos Caminantes, que además llevará a Desembarco para su reunión con Cercei.

De estos tres capítulos se podrían destacar varias escenas que nos han tenido pegados a la pantalla sin poder creer lo que teníamos delante: la primera de todas es la lucha del ejército de los Lannister que son interceptados por Daenerys y su dragón junto con el ejército dothraki. El ejército liderado por Jamie queda en gran parte calcinado, y este, casi muerto por un dragón, logró salvarse gracias a Bronn.

Otra de las grandes escenas (y una de las ya mejores de toda la serie) es la épica batalla entre los caminantes blancos y el grupo que había ido más allá del muro, formado entre otros por Jon Nieve, Jorah Mormont (que sí, que el bueno de Sam había conseguido curarle su mortal enfermedad), Tormund Matagigantes, Gendry -hijo bastardo de Robert Baratheon-, El Perro, Thoros de Myr, Beric Dondarreon y otro grupo de personajes absolutamente intrascendentes. La batalla es larga, fría, dura y 100% intensa. Es difícil tener esperanza por todos ellos hasta que aparece la joven Targaryen a lomos de su dragón y acompañada por los otros dos. Ver para creer. Eso fue lo que necesitó Daenerys para darle a Jon (el cuál casi muere intentando matar al Rey de la noche) el voto de confianza y la ayuda que necesita para acabar con el ejército de los muertos (además, claro está, es que uno de sus dragones es asesinado y reconvertido por el jefe de los Caminantes). Este último capítulo termina con una tierna escena en la que el bastardo y la reina de Rocadragón hablan a solas y se ve una gran complicidad entre ellos, lo cuál ha dejado a todos sus fans con ganas de mucho más.

El último capítulo de la temporada se emitirá el día 27 de agosto en Estados Unidos y seguidamente en HBO España.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here