Vibuk, la app de los actores

“¿Te imaginas un “idealista” de actores y actrices?”- Así comenzó la rueda de prensa con Jorge Martínez, consejero delegado y socio fundador que, con el reconocido Antonio Banderas, trabaja mano a mano en la nueva app Vibuk, donde tantos actores profesionales como amateurs pueden inscribirse y recibir convocatorias de castings. “No importa la altura, ni el pelo, ni siquiera donde vivas ya que cualquier persona puede descargarse la app y recibir convocatorias de cualquier parte del mundo”, aseguró.

vibuk

Antonio Banderas y Jorge Martínez.

Vibuk nace en 2013 en Madrid con la intención de dar oportunidad a cualquier persona que intente colarse en el mundo artístico. Su misión no está solo enfocada a la búsqueda de empleo, también a las agencias encargadas de buscar talentos. La app es un marketplace de talento artístico donde subir fotos, vídeos y datos sobre las habilidades que cada persona tenga además de las características físicas para poder vender localmente el talento.

“Lo que buscamos es visibilizar lo invisible”, aseguró el socio fundador. Vibuk nace en España pero ya ha dado el salto a México consiguiendo que ya sean más de 150 mil personas registradas y con una media de 500 registros diarios.

Además Banderas aseguró que su implicación en la aplicación no es solamente el uso de su imagen y su nombre, “quiero poner mi imagen, mi nombre y mi trabajo además de la implicación económica, ya que confío plenamente en esto”.

Una Respuesta

  1. Antonio Bertolin

    DESMONTANDO VIBUK

    Por las opiniones que he leído hasta aquí la sensación general que transmitís es que, a una mayoría importante de vosotros, os han sabido vender el producto. Han logrado haceros creer lo que pretendían, que os van a dar trabajo como actores por el simple hecho de colgar cuatro fotos. Hay que admitir que es un señuelo apetitoso, principalmente para los que de antemano están condenados a no comerse un rosco en esta profesión y en este sector, pero si pensarais con un poco menos de vanidad y algo más de sensatez os daríais cuenta de que el único objetivo de esta plataforma es que compréis humo.

    Veamos, la cosa es muy sencilla de comprender.

    Si a día de hoy existen unos 37.000 registrados (no me invento las cifras, figuran en las estadísticas reales) desde el día que activaron la web hace algo más de cuatro años y medio, y de esos sólo un 5% aproximadamente son actores profesionales, se sobreentiende que el resto es morralla. Con morralla me refiero a que son personas de toda índole, gente de a pie que o bien les gusta el teatro y se han metido por curiosidad a subir sus datos (puesto que crear un usuario básico es gratuito) o bien no tienen ni estudios, ni formación, ni experiencias de ningún tipo pero han tragado tanta televisión basura que se han creído que todo el campo es orégano y que, quién sabe si vendrá por azar de magia alguien que les descubrirá y les hará famosos de la noche a la mañana. También hay que incluir a los figurantes, a los estudiantes que no pasan del primer o segundo curso de interpretación, a los niños a quienes sus padres no controlan internet, etc, etc, etc.

    Si tenemos en cuenta, además, que la inmensa mayoría de esa gente cuelga sus datos y fotos y se despreocupan por completo de actualizar nada, al cabo de pocos años, cuatro o cinco,toda esa base de datos no sirve para nada. Son muchísimos (con muchísimos me refiero a una cantidad casi insultante) que ni tan sólo tendrán interés en presentarse a un casting al poco tiempo de apuntarse, aunque su ficha seguirá ahí expuesta, otros tantos que cambiarán de población por motivos de trabajo o familiares, otros que cambiarán por completo de look o, incluso, de constitución física (engordarán, adelgazarán, envejecerán, etc, y ni tan sólo recordarán que un día subieron unas fotos en aquel sitio).

    En definitiva, eso que os están intentando vender como “el Infojobs de los actores” no pasa de ser una patraña y, encima, con un planteamiento nefasto. Los actores no son trabajadores al uso. En Infojobs tú entras y eres tú quien intenta acceder a los puestos de trabajo vacantes. En muy pocas ocasiones son las empresas las que contactan contigo para ofrecerte una entrevista. En Infojobs no necesitas actualizar continuamente tu ficha porque no es tu físico lo que se vende, sino tus conocimientos, tu experiencia laboral y tu formación o especialidad profesional.

    Infojobs y Vibuk se parecen entre si tanto como un boniato a una lechuga. Ese eslogan es, simplemente, estúpido y creado para (con perdón de todos) gente estúpida.

    ¿Qué ofrece entonces Vibuk y qué pago cuando contrato una cuenta Pro o Plus? Pues lo que te ofrece es muy sencillo de entender. Es como si te dijeran que, a partir de ahora, tienes que pagar por tu cuenta de Facebook. Porque no os engañéis, Vibuk no tiene ninguna similitud real con Infojobs pero si con Facebook. No deja de ser como una especie de red social. Tú creas una cuenta, subes tus fotos (sin importar lo más mínimo si tienen una calidad asombrosa o una calidad de mierda, de hecho yo mismo he llegado a ver fotos de gente con máscaras o disfraces que les hacen físicamente irreconocibles), escribes tus datos, que pueden ser perfectamente inventados, subes tu currículum y los vídeos que quieras. En ciertas secciones puedes poner chorraditas como que te pareces a Bruce Willis o que quedarías fantástico/a haciendo de bruja piruja, matador de toros o vampiro famélico. Luego se supone que debes esperar a que entre Almodóvar y se enamore de ti (después de bucear entre esos 37.000 usuarios y separar el grano de la paja). Lo que ocurre es que Almodóvar no usa eso. Ni Amenábar, ni Urbizu, ni Medem, ni Trueba, ni Mediaset, ni A3media, ni el tato, porque esa gente trabajan con sus propias productoras y tienen su red de contactos de representantes y agencias de confianza ¿Quien puñetas se va a meter en un Facebook de pacotilla para intentar encontrar a su próximo actor fetiche o, simplemente, a una panda de figurantes que no les dejen tirados el día de rodaje?

    Si pagas, te ofrecen “más visibilidad” y una serie de privilegios informáticos, como estadísticas y no sé que más tonterías inútiles por el estilo. Vamos, parafernalia para hacerte creer aún más, invocando esa vanidad y soberbia infernales que todos los actores tenéis y que hace que os creáis casi con desesperación cualquier palabra bonita que os lancen, que en esa plataforma hallarás esa oportunidad tan esperada que te conducirá al estrellato. Y vas y sueltas los 70 o 90 euros al año por… NADA.

    Lo de Antonio Banderas, nuevo socio de Vibuk, ya es de traca. Pero no de la buena, sino de la vergüenza ajena que da que un personaje de ese calado se meta en estas lides. Lo único que deja claro con una acción así es que debe encontrarse en horas muy bajas respecto a su carrera. Primero fue hace muy poco lo del escándalo del viejo cine Astoria, del que salió escaldado y sin llevárselo crudo tal como buscaba y ahora esto. ¿Qué necesidad tendrá de llevarse el dinero de tantos y tantos actores desorientados de una forma que, por lo menos a mi y de forma personal, me parece tan sobradamente ruin y rastrera? No es que Antonio Banderas sea santo de mi devoción como intérprete, pero como persona le hacía algo más inteligente o. por lo menos, más leal para con los que comparten su amor por el mismo oficio.

    Como colofón final sólo añadir que Vibuk tiene los días contados (que serán probablemente unos siete u ocho años) y que ese es el plazo que tienen para meteros la mano en el bolsillo y sacar lo que puedan. Siempre y cuando esteis ahí para permitirlo.

    Responder

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies