El turno de ellas, actrices emblemáticas

La época dorada de Hollywood nos ha dejado a grandes damas de la interpretación. En la época en la que Hollywood dotaba de un aura de estrella a sus actores, estas actrices son, a mi parecer, cinco de las grandes figuras de la época, además de cinco mujeres que se caracterizaron, no solo por sus brillantes interpretaciones, sino también por una personalidad arrolladora dentro del convencionalismo de Hollywood.

Este listado no podía empezarlo sin la que, para mí, es LA MEJOR (sí, en mayúsculas) actriz de cine, Katharine Hepburn, una de las figuras más destacadas y respetadas de la industria y una de las pocas actrices con cuatro premios Óscar en su haber. De personalidad fuerte, fue a contracorriente de las normas de Hollywood y se reveló como una mujer independiente en contra de las normas establecidas de la época. Protagonista de comedias memorables como La fiera de mi niña (Bringing Up Baby), su filmografía cuenta con obras maestras como: La reina de África (The African Queen), Historias de Filadelfia (The Philadelphia Story), María de Escocia (Mary of Scotland) y Mujercitas (Little Women) entre muchos otros títulos.

 

Barbara Stanwyck, actriz polivalente y versátil, siempre perfecta tanto en el drama como la comedia. Interpretó como nadie los papeles de Femme Fatal del cine negro clásico. Con Frank Capra rodó su primer éxito, Mujeres ligeras (Ladies of Leisure), y a partir de ahí consolidó su carrera como una de las grandes estrellas del cine de la época con títulos como Juan Nadie (Meet John Doe), Las tres noches de Eva (The Lady Eve), Bola de fuego (Ball of fire) o la memorable Perdición (Double Indemnity) de Billy Wylder. Nominada al Óscar en cuatro ocasiones, consiguió el honorífico en 1982.

Bette Davis supo como nadie aprovecharse de su mirada y su físico para dotar a sus personajes de una personalidad y fuerza arrolladora. Su Margot Channing de Eva al desnudo (All about Eve) y sobre todo su perturbadora interpretación como Jane en Qué fue de Baby Jane? (What Ever Happened to Baby Jane?), no hacen más que incrementar su aura de gran estrella.

Ingrid Bergman dio el salto a América desde su Suecia natal de la mano del productor David O. Selznick. De belleza perfecta y rostro sereno, Bergman interpretó a la perfección todo tipo de registros. En 1942 entró dentro de la historia del cine al interpretar junto a Humphrey Bogart la eterna y legendaria Casablanca. Consiguió su primera nominación con Por quién doblan las campanas (For Whom the Bell Tolls), pero fue con Luz que agoniza (Gaslight), Anastasia y Asesinato en el Orient Express (Murder on the Orient Express) con los que consiguió sus tres estatuillas. Fue musa de Alfred Hitchcock en tres de sus películas: Recuerda (Spellbound), Encadenados (Notorious) y Atormentada (Under Capricorn).

La actriz más veterana de nuestra lista es la también sueca Greta Garbo, conocida como la Divina. Garbo fue uno de los grandes nombres del cine mudo. Con Anna Christie, Garbo dio el salto al temible cine sonoro con facilidad, lo que agrandó aún más su aura de estrella. A partir de ahí le seguirían obras como Grand Hotel, Mata-Hari, La reina Christina de Suecia (Queen Christina) y Ana Karenina, entre otros. Siempre en papeles dramáticos Garbo sorprendió al publico con la comedia Ninotchka de Ernst Lubitsch donde daba vida a una fría y dura agente soviética.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here