¿Aún no has visto Merlí?

En 2015 la cadena catalana TV3 comenzó a emitir Merlí, una serie sobre un profesor de filosofía homónimo que intenta que los alumnos piensen por sí mismos, utilizando unos métodos diferentes e incluso poco ortodoxos en ocasiones.

Dado el gran éxito que tuvo Merlí en Cataluña, la serie se emitió a nivel nacional en La Sexta y poco después Netflix adquirió los derechos internacionales.

Es una serie real como la vida misma

Merlí terminó en enero de este año después de tres temporadas, pero todo lo que nos enseñó esta gran serie permanecerá durante mucho más tiempo.

Merlí

Un antes y un después

Hay series que, para bien o para mal, marcan un antes y un después en tu vida. Y sin duda Merlí ha sido de esas, y para bien. Ha conseguido meterse en la cabeza y en el corazón de millones de adolescentes para hacernos pensar, reflexionar y replantearnos las cosas.

Es una serie que consigue hacerte pensar

No exagero si digo que ver un capítulo de Merlí era mejor que asistir a una clase de filosofía o de cualquier otra asignatura. Porque hay series que no solo sirven para entretener, sino también para educarnos y enseñarnos cosas que de otra forma sería mucho más difícil y aburrido.

Tres temporadas llenas de enseñanzas

Primero de todo Merlí es una serie que consigue hacerte pensar. Pensar en lo que está bien y en lo que está mal, pensar en cómo nos comportamos en determinadas situaciones y en qué hacer para cambiar ciertas cosas.

En la serie se habla de todo sin tapujos

Durante las tres temporadas en Merlí se tratan todo tipo de temas importantes y necesarios, pero se hace desde una perspectiva natural y objetiva, sin que parezca forzado o innecesario.

La homosexualidad, la depresión, el bullying, el sexo, la muerte, las drogas y otros tantos temas que son tratados sin necesidad de recurrir al morbo.

Merlí

Creciendo con Merlí

La adolescencia es una etapa dura y difícil, de eso no cabe duda. Lo último que necesitamos es que nos traten en las series de manera irreal o se pasen por encima temas que de verdad tienen importancia. Para eso está Merlí, que refleja perfectamente situaciones que cualquiera de nosotros ha podido vivir.

Merlí, una serie para reflexionar

En la serie se habla de todo sin tapujos, ni censura y sin edulcorar las cosas demasiado. Es una serie real, que lo mismo te habla de profundas relaciones entre padres e hijos que “ataca” al sistema político e incluso al educativo del país.

Merlí

Una serie para disfrutar y reflexionar

Es raro no sentirte identificado con alguno de los personajes o con alguno de las situaciones que se viven. Y esto es algo muy importante en una serie, empatizar con lo que estás viendo y que incluso te sirva a ti de ayuda.

Una serie única

Lo que está claro es que Merlí no es una serie de adolescentes más. Es una serie para disfrutar, para aprender de ella y reflexionar, para darte cuenta de cómo son algunas cosas y tratar de cambiar lo que haya que cambiar.

Con Merlí aprendemos que las amistades de verdad son muy importantes y que hay que cuidar a la gente que quieres. Y también “que las cosas sean de una manera no significa que no se puedan cambiar”, que “el amor no correspondido es una putada, pero no significa que en el futuro alguien no se enamore de ti con la misma intensidad”.

Merlí

Hay que arriesgarse para poder ganar y que por muchos palos que te de la vida siempre hay que levantarse y seguir adelante porque valemos más de lo que creemos. Con Merlí aprendimos a creer en nosotros mismos y a no quedarnos satisfechos con nada.

Por eso y mucho más Merlí es una de esas series que todo el mundo -adolescente o no- debería ver por lo menos una vez en la vida.

Deja un comentario