Gracias a Dios cuenta la historia de Alexandre (Melvil Poupaud), un hombre que vive en Lyon con su mujer e hijos. A pesar de que es un hombre feliz con una vida estable, el recuerdo de que el sacerdote que se ocupaba de él en los campamentos de verano abusó de él le persigue desde entonces.  Por casualidad, se entera de que este aún sigue trabajando con niños y, a partir de aquí, iniciará una lucha para sacarle de la iglesia. Todo esto creará un movimiento en el que se involucrarán también François (Denis Ménochet) y Emmanuel (Swann Arlaud), otras víctimas del sacerdote, buscando que otras personas que han pasado por la misma situación hablen.

François Ozon, director, guionista y editor francés, desde 1988 ha tenido una imparable carrera que le ha llevado a estar seleccionado para festivales internacionales con muchos de sus cortometrajes. Con su primer largometraje Sitcom fue presentado en la sección oficial de la Semana Internacional de la Crítica. Su última película, Gracias a Dios, obtuvo el Gran Premio del Jurado del Festival de Berlín de 2019.

Gracias a Dios

Una lucha para todos

La película basada en hechos reales habla de un tema de gran actualidad reflejando fielmente la vida de sus protagonistas gracias a la magnífica actuación de personajes como Melvil Poupaud (Alexander), Denis Ménochet (François) o Swann Arlaud  (Emmanuel), metiéndose de lleno en su realidad actual y su pasado tormentoso. “Desde mi humilde trabajo de actor he intentado reflejar lo que ellos han hecho” confesaba el actor Denis Ménochet.

El hecho de lanzarse a hacer una película con un tema tan polémico como es el de la pederastia dentro de la iglesia es un acto admirable. Es una forma excelente de hablar de algo que está pasando y que se intenta evitar u ocultar, siempre respetando la dignidad de sus protagonistas, sin dejarse llevar por el sensacionalismo. Por esto mismo es por lo que sus imágenes son tan delicadas y sutiles al representar el pasado de estas personas siendo niños. “Se deja entender porque pensamos que el espectador es perfectamente capaz con esto para que supiera lo que ocurría” afirmó el propio director.

“Normalmente adapto la fotografía a la historia. En este caso, la historia era la palabra más que la imagen. Realmente la palabra es la gran protagonista, el hecho de liberarla”. A pesar de que es el propio director es quien confiesa que prefirió decantarse por una fotografía más austera para dar mayor protagonismo a los testimonios reales, no hay duda de que sigue siendo una muy luminosa y bastante bella. A esto hay que añadirle las espectaculares Iglesias y sus enormes vidrieras en las que se centra para llevar a cabo la grabación de un gran número de escenas.

Sin duda alguna es una obra rompedora que debe servir como herramienta para que el mundo se destape los ojos y esto deje de ser una hecho aislado o  un tema tabú.

Dirección: François Ozon.

Reparto: Melvil Poupaud, Denis Ménochet, Swann Arlaud.

Género: Drama.

Duración: 137 minutos.

Fecha de estreno: 18 de abril de 2019.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here