Diversas culturas y mucho cine

La homosexualidad, la falta de entendimiento y las diferentes culturas son el tema central de la segunda jornada de la Semana Internacional de Cine de Valladolid. Algo que queda muy claro con la primera película And then we danced, dirigida por Levan Akin y protagonizada por los actores noveles Levan Gelbakhiani y Ana Javakishvil.

And then we danced, ser homosexual en Georgia

El baile tradicional georgiano es un protagonista más del film, que nos cuenta la historia del joven Merab, que lleva desde muy joven ensayando en la Compañía Nacional de Danza de Georgia con su pareja de baile, Mary. Pero de repente su vida da un vuelco con la aparición de Irakli, su rival más poderoso pero al mismo tiempo su mayor objeto de deseo.

A pesar de que la cinta se estrenará en noviembre en Georgia, tanto el director como los actores saben que debido a lo controvertida que resulta tendrán tantos admiradores como detractores. La cinta, rodada en Georgia, ha sido financiada por Suecia y Francia.En una atmósfera conservadora donde a veces es más sencillo contentar a los demás qué ser uno mismo, el director de la cinta nos muestra los contrastes de la cultura georgiana y también lo duro que es ser un adolescente con gustos diferentes a la mayoría. Tanto los actores protagonistas como el director hacen un verdadero esfuerzo por mostrar la situación y darle realismo.

Fotograma de «Echo»

Así es la Navidad en Islandia

Tras el photocall y la rueda de prensa de And then we danced, una nueva película se presenta en SEMINCI, Echo. Dirigida por Rúnar Rúnarsson, Echo nos habla de cómo se celebra la Navidad en Islandia.

La película, de 79 minutos de duración, destaca al estar formada por 56 escenas con diferentes personajes y sin un hilo conductor ninguno aparte del país y de la fecha especial en la que está ambientada, la Navidad.

El director muestra escenas que contrastan continuamente, no da tiempo a encariñarse con los personajes, puesto que en cada escena son unos distintos, pero todos ellos nos dan una visión global sobre cómo es Islandia. Una mujer que acaba de dar a luz, padre e hija junto a un piano, un mosaico de personajes, historias y ambientes que nos dan una visión global distinta.

Cat in the wall
Fotograma de «Cat in the wall»

El Brexit asoma las orejas

Para finalizar la jornada, se presenta en el festival, en concreto en el Teatro Carrión, la película Cat in the Wall, que nos cuenta la vida de una comunidad de viviendas en el Londres del Brexit, en concreto de Irina, una madre soltera de origen búlgaro que vive con su hermano y su hijo.

Irina intenta triunfar como arquitecta, negándose a recibir subsidios y tratando de mantener sus principios intactos. Cuando deciden recoger a un gato perdido en su edificio, la familia de Irina entra en conflicto con algunos de sus vecinos, y ahí empiezan de verdad los problemas.

A pesar del título de la película, el gato es solo una excusa de las directoras y guionistas búlgaras, Mina Mileva y Vesela Kazakova, para mostrar los problemas que sufren los inmigrantes, así como lo que opinan ingleses y extranjeros sobre el Brexit y sus posibles consecuencias.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here