Ya en cines, El Irlandés

El otro día ocurrió algo que me llamó bastante la atención. Este fin de semana y durante la semana siguiente, algunos cines en Madrid proyectarán El Irlandés, la nueva película de Martin Scorsese. No es algo poco corriente, el año pasado se hizo lo mismo con Roma de Alfonso Cuarón, y este año también con otras como Diecisiete y Klaus. Lo que me sorprendió fue que la mayoría de las salas estaban llenas, me costó bastante encontrar sitio para cinco personas.

Esto me hizo plantearme las preguntas que intentaré contestar en este artículo: si se decía que Netflix sería el fin del cine, ¿por qué entonces vi estos datos de preventa de entradas? ¿Es posible una simbiosis que beneficie a ambos bandos entre plataformas de streaming y cines?

© Netflix

Un Conflicto Moral

A muchos nos sorprendió que un cineasta de la vieja escuela como Scorsese apostase por estrenar su posiblemente última película en Netflix. ¿Se había rendido a la inevitable conquista de las grandes plataformas sobre los cines? Puede, o simplemente ninguna productora quería apostar por el bueno de Martin. Lo importante es que el 27 de noviembre llega El Irlandés a Netflix y aún así cientos de personas queremos pagar un dinero extra para verla en cines. No sólo como acción moral, sino también porque, lo queramos o no, las plataformas de streaming nunca podrán competir con la experiencia de ir al cine. Y probablemente es por por lo que tantas personas vamos a ir a ver la película.

Aun así, teniendo en cuenta la clase de público que atrae una película de Martin Scorsese, es normal que muchos hiciesen esto. De ahí que otras películas de temática más simple o sin un nombre equiparable al de uno de los mayores cineastas de nuestra historia reciente no vean la acogedora luz de los cines. Así que, sin pecar de pesimista, estas cifras probablemente sean la unión de los nombres detrás de la película (Scorsese, De Niro, Pacino…) y el hecho de que sólo va a estar disponible en salas durante un tiempo muy limitado.

Lo cual nos lleva a la segunda pregunta: ¿Es posible la simbiosis perfecta entre streaming y tradicional? La respuesta no es ni fácil de responder ni definitiva en su conclusión. Personalmente, no creo que se dé una unión perfecta y sin errores algunos. ¿Cómo podría serlo? La gente es cómoda, no nos apetece ir hasta un cine cuando tenemos la misma película al alcance de nuestro mando. Y esto llegará a cuotas apocalípticas con el lanzamiento de Disney +, ya disponible en Estados Unidos y en España el 31 de marzo.

Así que, en conclusión, este artículo es una especie de análisis. Pero me temo que acabará como un grito de auxilio. No dejemos que el cine muera, no sucumbamos al sedentarismo de pantallas sin magia y olor a decadencia cultural. Además, ¿hay algo mejor que las palomitas del cine? Eso pensaba.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here