Entrevista a Melina Matthews
Entrevistador – ¿Qué parte del papel de Sophie te ha gustado más interpretar?

Melina Matthews – Realmente todo el personaje ha sido un bombón para mi. He tenido un reto muy grande con Sophie con el tema de los idiomas. Ella es una francesa que domina el castellano y el inglés, por lo que tenía que interpretar castellano con un ligero acento francés. Y como puedes ver hablo castellano como una persona normal.
E – A mi me la colaste.
MM – ¿A ti te la colé? Perfecto entonces (Risas). Pues esa parte sí que fue un reto personal poder encontrar un acento perfecto sin que sea muy exagerado y sin que se vea forzado. Eso fue para mí un reto y también ir pasando de un idioma a otro durante las negociaciones, es decir, hablando en castellano con acento francés, traduciendo todo al mediador en inglés y además ir marcando los tiempos y manejando las negociaciones, controlarlo todo. Es una parte del papel muy técnica que conseguimos pulirlo pero fue, de hecho, lo más complicado para mí durante el rodaje.
Negociador

E – Y de tus compañeros de reparto, ¿con quién has disfrutado más compartiendo escena y con quién te hubiese gustado aparecer más tiempo en pantalla que, por exigencias del guion, no ha podido ser así?
MM – Para mí ha sido un lujo poder compartir escena con todos ellos. Evidentemente, con Ramón Barea comparto muchas escenas y con Jons Pappila también, que hace de mediador en el film. Con Carlos (Areces) comparto sólo una escena y me hubiese encantado poder trabajar más con él y con Raúl Arévalo también me hubiese gustado más trabajar más pero no ha podido ser por restricciones del guion. Pero desde luego, fue una gran sorpresa cuando los conocí a todos porque me sentía un poco como una intrusa.
E – ¿Una intrusa?
MM- Sí, porque Borja (Cobeaga) había trabajado con la mayoría de ellos y yo entré dentro de este gran elenco de actores con mucho estrés y con muchos nervios porque trabajar con gente de la talla de Ramón Barea, Carlos Areces, Raúl Arévalo o Josean Bengoetxea evidentemente te lleva a eso antes de empezar a rodar.
E – ¿Cómo definirías Negociador en cinco palabras?
MM – Melancólica, agria, costumbrista, equilibrada y acertada. Es un tema delicado y dar en la diana cuando estamos hablando de unas negociaciones entre el Gobierno y ETA había que tener mucha mano izquierda.
E – ¿Cuál es tu película favorita?
MM – Es un poco jodido por tu parte preguntarle a una cinéfila esto. Tengo muchas, pero ahora las que me vienen a la cabeza son El Verdugo de Berlanga y El Cazador de Michael Cimino.
E – John Cazale está inmenso en el Cazador. Tienes buen gusto. ¿Y series?
MM – Veo muchas series y ahora estoy mirando la tercera temporada de House of Cards, he sido una gran fanática de Breaking Bad y también me impactó en su día Damages, con Glenn Close.
E – Y en cuanto a series, ¿en cuál te gustaría haber podido aparecer o fichar en un futuro?
MM – Me hubiera encantado tener un papel como el de Aaron Paul en Breaking Bad, pero en versión chica. Eso sí habría sido un reto.

Negociador

E – A lo mejor tienes que perder un diente en el papel, hay que tener cuidado con lo que se desea.

MM – (Risas) Bueno, esto al final es todo mentira.
E – Díselo a Ed Helms, el de Resacón en las Vegas, aunque también le pagaron el diente como si hubiese sido de platino. Y, si tuvieras un superpoder, ¿cuál te gustaría que fuese?

MM – Todo el mundo suele decir leer la mente de las personas pero esto no me gustaría porque quita la magia. Elegiría ser invisible.
E – ¿Te gustaría pasar desapercibida?

MM – Sí.
E – ¿Y a día de hoy te reconocen mucho como para querer desaparecer?

MM – No, no, para nada. No es por ello, sino simplemente para poder ver lo que pasa en el mundo en tercera persona, sin que estés delante condicionando a las otras personas que están hablando. Me gustaría saber qué pasa.
E – Y de tus nuevos proyectos, ¿qué nos puedes hablar?

MM – Estoy rodando desde el año pasado la segunda temporada de El Príncipe, de telecinco, y estamos aún en pleno rodaje hasta abril o mayo y en primavera se estrenará. Dentro de poco ya. Y también participé en Refugiados, serie de Atresmedia y Bambú Producciones y ahora voy a rodar un pequeño papel en la última película de Mateo Gil que se llama Project Lazarus.
E – Y por último, ¿tendrías algún consejo para la gente que nos sigue y que se quiere dedicar al mundo del cine?

MM – Sí, paciencia. Muchísima. Te puedo decir que nunca dejes de confiar en ti y luchar por tus sueños. Esto efectivamente es muy importante pero para ello tienes que tener mucha paciencia. Es una carrera de fondo y a lo mejor un día te toca, porque puede que tu nombre empiece a sonar por una película que haya tenido mucho éxito o no, nunca se sabe. Pero es una carrera de fondo que uno lleva años trabajándola hasta que te llega esa oportunidad por eso la virtud más importante es la paciencia. Y trabajar mucho, seguir formándose día a día ya seas director, cámara o guionista, cualquier departamento de cine o televisión. Hay que formarse y empaparse de cine, series y leer mucho, para ser creativo y poder narrar historias y ver lo que hacen los demás.
Estreno en cines: 13 de marzo
Artículo anteriorEn tercera persona
Artículo siguiente[Entrevista] Borja Cobeaga – Negociador
Licenciado en Filología Clásica y con un Máster de Guion de cine y TV, es cordobés de nacimiento. Se dio cuenta de lo enamorado que estaba del cine cuando su madre le hizo elegir entre su colección de la revista fotogramas o su cama, porque las dos no cabían en su habitación. Desde entonces tiene problemas de espalda, porque intenta tú dormir sobre la cara de Tom Cruise. Si lo intentas conquistar con A dos metros bajo tierra, American Beauty, Woody Allen o Tarantino ya has ganado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here