Último día de la Muestra Syfy y de nuevo nos dirigimos a los Cines Callao para ver lo mas destacado que los festivales cinematográficos nos han ofrecido en materia de fantasía y terror. Lamentablemente la selección de títulos de este año no están siendo demasiado potentes, quedando a medio gas con películas alternativas con ritmo bastante lento. Viendo las sinopsis de las proyecciones del domingo, parecía que íbamos a meternos hasta las rodillas en este terreno. 
Mi día comenzó con la segunda proyección del día: Jamie Marks is Dead. Un estudiante marginado aparece muerto en la orilla del río. Nadie le presta atención ni llora la muerte del joven. Solo su compañero de clase, Adam, y una extraña chica, Lucy, están preocupados por el destino de Jamie. Debido a sus sentimientos en común, comienza a desarrollarse un vínculo emocional entre los dos jóvenes, mientras que el fantasma de Jamie Marks va introduciéndose en sus vidas en busca de consuelo. 

Muestra Syfy

Como bien apunto Leticia Dolera en su introducción, estamos ante una película puramente del Festival de Sundance. Con una fotografía y diálogos de corte indie, Jamie Marks is Dead aprovecha el reclamo de lo sobrenatural para contar una historia sobre el desarrollo emocional de Adam, un adolescente que vive inmerso en un entorno familiar y social viciado y el extraño triángulo amoroso que se produce entre él, Lucy y el propio Jamie. El planteamiento es curioso pero una vez más el ritmo lento de esta clase de películas hizo que más de uno en la sala cerrarse los ojos durante un rato. A destacar la aparición estelar de una Liv Tyler en un momento un poco flojo de su carrera, aunque su presencia no supone mucho más que un cameo en un personaje mal dibujado y que no aporta nada a la película. Esta vez, el ánimo garrulo del público de la muestra no hizo sino empañar aún más la proyección, al reírse y burlarse de cualquier gesto o insinuación entre los dos chicos. 
Después de este curioso pero lento estreno, tocaba ahora unos de los títulos que más curiosidad me despertaba de la muestra, al menos por el cúmulo de etiquetas que reunía. A Girl Walks Home Alone at Night: Un western iraní en blanco y negro sobre un romance con una vampira skater que viste con hiyab. Madre mía que difícil es juntar tantas cosas en una sola frase! La película cuenta las historias paralelas de Arash, un hombre honrado y trabajador tentado por el éxito que ofrece la mala vida y de una misteriosa mujer, que acecha por las noches a los más desesperados.

Muestra Syfy

Antes de nada hay que aclarar que aunque la película transcurre en una ficticia ciudad de Irán, Bad City, con actores persas que solo hablan ese idioma, esta rodada en una zona suburbana del sur de California. No es una cinta de gran presupuesto y se nota que se ha hecho bastante esfuerzo en disimular las localizaciones (la omnipresente shisha en todas y cada una de las casas sobraba un poco) pero no consiguió en ningún momento aislarme del entorno. El hecho de que el protagonista sea un remedo de James Dean venido a menos tampoco. La historia transcurre con un ritmo tedioso y unas conversaciones casi inexistentes. La escasa trama que podría haber sido resumida generosamente en un corto avanza a trompicones y sin sentimiento, hasta el punto en el que el público de la sala se reía de ver más expresividad en el gato que aparecía en pantalla que en los propios actores. Por otro lado, no todo en la película es insalvable. Hacer una pelíciula en blanco y negro es una ardua tarea de iluminación y contrastes y ahí la joven directora Ana Lily Amirpour es donde se viene arriba. La fotografía y el apartado artístico es de lejos el aspecto más cuidado, con unos planos y encuadres medidos al milímetro.
Y con un día un poco plomizo dejamos al público con el último estreno de la muestra, Under The Skin, con Scarlett Johansson en el papel de una alienígena que desea descubrir su lado humano.

Muestra Syfy

Como mi primer año en la muestra no me siento en absoluto decepcionado y ha sido toda una experiencia poder disfrutar de una muestra de cine tan diferente a lo que estoy acostumbrado. He disfrutado con lo imaginativo de los cortos previos a los estrenos, he reído con las extrañas presentaciones de Leticia Dolera (voy a tener más en cuenta el Festival de Cine de Hawaii…) y me he divertido con las salidas de tono del público durante las proyecciones. Ha resultado ser todo un ejercicio de descubrimiento de títulos que de otra manera quizás no hubiera visto ni disfrutado. He visto cine muy creativo, que no se estanca en las estructuras preconcebidas y que es capaz de romper barreras demostrando que la fantasía no son solo dragones, que la ciencia ficción no son solo naves espaciales y el terror no es solo aquello que no podemos ver.
Espero ansioso que nos deparará el año que viene…

2 Comentarios

  1. De los 12 años que lleva la muestra, he podido asistir a 10 (salvando la 1ª edición y la 11ª del año pasado por motivos personales). TODAS las coñas marineras vienen de lejos, desde los Huesitos/KitKat a los aplausos a la luna, desde las rimas de Canino al "Festival del amor", desde las carcajadas a los "higadillos" (este año escasos) a las presentaciones de Leticia, todas se han ido acumulando año tras año, hermanándonos, haciendo de la Muestra SyFy una reunión de familia (algo extraña, eso sí) que se lo pasa de cine desde el Palafox. La novedad este año ha sido precisamente el Festival de Hawaii… ¿dispuesto a escuchar las coñas al respecto el año que viene? eso espero. A disfrutar! 😉

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here