BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes

Esta claro que las secuelas están ahora más de moda que nunca. Ya lo dije en otro artículo, la cantidad de secuelas (o revisiones, o precuelas, o lo que sea) abunda últimamente en cartelera. No es que diga nada bueno de los guionistas de Hollywood, pero bueno… Y aquí tenemos a Roland Emmerich apuntándose a la moda tratando de traer de vuelta lo que fue su mayor éxito en forma de secuela veinte años después: Independence Day: Contraataque.

independence 2

Si bien Independence Day (1996) no es una de las películas que mejor haya envejecido (su mayor baza fue la espectacularidad, y eso fue rápidamente superado por infinidad de películas), sí marco un antes y un después en el cine y dio a las películas de catástrofes un nuevo tono que sería posteriormente repetido hasta la saciedad, tanto por el propio Emmerich y otros como Michael Bay (sin ir más lejos Armageddon, dos años después). Entonces, ¿qué tiene que ofrecernos esta secuela? A nivel narrativo, poca cosa, está muy cogido todo por los pelos. Si uno se para a pensar un poco en la historia que le están contando, ésta cae por su propio peso. Añádele la cantidad absurda de clichés que tiene y tenemos una historia extremadamente simple, totalmente predecible, y no carente de unos cuantos gazapos.

Tampoco es que Independence Day: Contraataque nos ofrezca unas actuaciones memorables. Si bien rescata a casi todo el elenco de actores original (con la notoria excepción de Will Smith, por motivos que varían según a quién se pregunte), y añade caras más jóvenes y prometedoras (Liam Hemsworth, la saga de los Juegos del Hambre, o Maika Monroe, It Follows), todos se limitan a cumplir, con más o menos acierto. Nadie va a ganar un Oscar por su actuación en esta película, pero mantienen el tipo la mayoría casi todo el tiempo (obviando los papeles de paja).

Independence Day: Contraataque

Así pues ¿qué nos queda en Independence Day: Contraataque que haga que merezca la pena ir a verla? Pues espectáculo. Todo lo anterior queda en un plano secundario ante el despliegue de efectos especiales que Emmerich nos presenta. Naves más grandes, más devastación, alienígenas con más esteroides (a escala titánica, más concretamente). Todo en esta película es mayor que en su predecesora. Aderézalo con unos cuantos chistes fáciles pero efectivos y tienes un show de entretenimiento puro. La acción no tarda en arrancar y no para hasta el final, y si no piensas mucho, puedes pasar por alto el desastre de argumento que te están vendiendo.

No es una película que vaya a pasar a los anales de la historia, no creo que la gente se acuerde de ella el año que viene, pero eso no quita que te haga pasar un rato entretenido, que ya es bastante. Y si la cosa les funciona (que no lo tengo nada claro),no sólo han dejado el final abierto sino que ya tienen la tercera parte anunciada, con la promesa de ser aún mayor. Está claro que el explotar los éxitos pasados no se va a quedar en una moda pasajera si les sigue funcionando.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here