BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes

No sé decir adiós es la ópera prima de Lino Escalera. La idea surge de un miedo arraigado en la niñez del director que, siendo el más pequeño de sus hermanos, temía que tanto ellos como sus padres murieran, dejándolo solo en el mundo. De ese miedo a la pérdida surge esta historia en la que una familia unida por unos lazos a punto de romperse, debe enfrentarse a la enfermedad terminal del padre. Nos encontramos ante unas personas rotas, con unas relaciones familiares estancadas en la indiferencia por la falta de comunicación. Pero no de amor. Porque esta película muestra que el amor en la familia a veces es así: hacia dentro. Pero existe. En la historia de esta familia lo que no se dice es tan importante como lo que se dice. Los diálogos se caracterizan por su cotidianidad, mostrándonos lo intrascendente y mundano de la muerte y del dolor que ésta provoca a su alrededor. Es esta cotidianidad la que salva a la película de caer en la tragedia, convirtiéndola en un bello y realista retrato del duelo, con sus sonrisas y sus lágrimas.

no se decir adios

Las hermanas encarnan las dos actitudes opuestas ante la pérdida: Carla, la negación, y Blanca, la aceptación. Quizá porque Carla se marchó del pueblo y dejó atrás a su familia, siente esa necesidad de enmendar su relación tomando la drástica decisión de llevarse a su padre a la ciudad a que le curen, negándose a aceptar el diagnóstico fatal de los médicos. En el otro extremo encontramos a Blanca, que regala una de las frases más significativas: “yo creo que la vida hay que entenderla como viene”. Es una declaración de intenciones, no solo del personaje, sino que podría considerarse la premisa de la cinta. ¿Cómo entenderíamos nosotros la vida si nos viniera como a estos personajes? Al igual que ellos, cayendo, levantándonos, luchando, rindiéndonos. Siguiendo adelante. Pero siempre a la sombra del inevitable desenlace.

Las interpretaciones naturalistas rematan este guion, que cuenta con un reparto de lujo: poco hay que decir de Juan Diego o Lola Dueñas, padre e hija. La sorpresa la da Nathalie Poza en el papel de Carla, una mujer al borde del abismo, adicta a la cocaína y aislada de su familia, que debe enfrentarse a esta dura situación.

No sé decir adiós desborda sinceridad, acercándonos al límite del vacío y la tristeza. Pero también nos muestra los caminos que toma el amor encerrado, los gestos que, quizá a modo de redención, arrojan un poco de luz a la oscuridad de una vivencia tan dolorosa como es la pérdida de un ser querido.

Guion: Lino Escalera, Pablo Remón.

Reparto: Nathalie Poza, Juan Diego, Lola Dueñas.

Estreno en España: 19 de mayo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here