Cuatro manos, dos hermanas, un gran peligro

A Cuatro manos. Así estaban tocando el piano Jessica y Sophie cuando unos desconocidos entraron en su casa y mataron a sus padres. Escondida debajo de un sofá, Jessica, la mayor, jura a Sophie que cuidará de ella. Veinte años después, la promesa de Jessica se ha convertido en una obsesión por proteger a Sophie. La hermana pequeña se siente atrapada, y la salida de la cárcel de los asesinos de sus padres empeorará la situación hasta un límite inimaginable.

El drama de suspense alemán de Oliver Kienle se estrena en España el 13 de Septiembre. No se trata de una película de terror que te hará saltar del asiento, pero sí resulta agobiante y llena de tensión. El enfoque del miedo desde la enfermedad mental la dota de cierto realismo macabro, y la buena fotografía e interpretación ayudan al efecto.

© Cinemaran

Una enfermedad incomprensible

Dos décadas después del brutal asesinato de sus padres, Sophie ha rehecho su vida como pianista de éxito. Su hermana mayor, Jessica, no ha tenido tanta suerte, pues sufre de paranoia, viendo peligro para su hermana en todas partes, prohibiéndola vivir plenamente. Cuando liberan a los asesinos de sus padres tras la condena, tienen una intensa discusión que resulta en la muerte de Jessica. La reacción inicial de Sophie es de dolor, pero también de libertad.

Por fin puede hacer su vida sin su hermana controlando todos sus movimientos. Logra establecerse como pianista e incluso empieza a salir con un médico del hospital. Pero la felicidad dura poco, pues algo extraño empieza a suceder. Sophie sufre de largos periodos de amnesia en los que no recuerda qué ha hecho… y cuando lo averigua, descubre que son acciones terribles encaminadas a eliminar a los asesinos de sus padres… acciones típicas de su hermana Jessica. Esto, unidos a unos misteriosos mensajes en su propio contestador llevan a Sophie a una inquietante pregunta: ¿Está habitando su hermana en su cuerpo?

Sophie investiga en su pasado para intentar comprender qué le está sucediendo.

Luchando contra sí misma

Cuatro manos basa su capacidad de crear angustia y tensión en el miedo a uno mismo. Es complicado decir más sin revelar todos los secretos de la película; pero baste decir que el carecer de control sobre el propio cuerpo y no poder confiar en la propia mente es algo terrorífico que se explota muy bien. La interpretación de Frida-Lovisa Hamann ayuda a conseguirlo, transmitiendo mucho con su rostro y sus gestos.

La fotografía está también muy conseguida, logrando dar sensación de confusión para mantener el miedo. Las escenas de acción y violencia son lo bastante explícitas para impactar pero sin caer en ser desagradables. Del guión no se puede decir mucho más sin caer en grandes spoilers, pero está bien hilado, ganando interés con el tiempo hasta un interesante final.

Cuatro manos es una de esas películas que puede calificarse de terror psicológico. No te hará saltar del asiento con grandes sustos, pero evoca el suspense y la angustia a través de una enfermedad mental de un modo muy inteligente.

Dirección: Oliver Kienle.

Reparto: Frida-Lovisa Hamann, Friederike Becht, Cristoph Letkowski, Agnieska Guzikowska, Detlef Bothe, Verena Konietschke, Ulrike Beerbaum.

Duración: 94 minutos.

Estreno: 13 de Septiembre.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here