BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes
Con nuevas energías y cada vez con menos frio volvimos encaminarnos al festival. Hoy decidimos tomarnos un pequeño descanso de las proyecciones de sección oficial y fuimos directamente a ver I Am Michael, de la sección Panorama.
I Am Michael nos cuenta la vida (si, otro biopic) de Michael Glatze, interpretado sorprendentemente bien por James Franco, un famoso activista gay que fue noticia al dar la espalda a su antigua vida y convertirse en pastor católico, predicando lo pecaminoso de la homosexualidad. Zacry Quinto da vida a la pareja de Michael, Bennett, resultando creíble y nada exagerado.
James Franco


Michael Glatze inicialmente lucha contra las etiquetas, ya que una persona gay puede serlo sin que eso la defina. Pero es precisamente eso lo que limita y confunde terriblemente, incapaz de compaginar su vida sentimental y una creciente espiritualidad. El miedo a la muerte le empuja a refugiarse cada vez más en la Biblia, creando un abismo entre su viejo mundo y su nuevo yo. El director Justin Kelly nos presenta la vida de un hombre de extremos, confundido y constantemente infeliz, pero no termina de dejar claro exactamente qué pretende transmitir con la película.  

Posteriormente en la rueda de prensa hemos visto a un James Franco mucho más parco e introspectivo que lo que estamos acostumbrados a ver en la gran pantalla. Las preguntas que ha recibido han ido más orientadas a esa faceta de actor serio que intenta labrar cuando no está haciendo alguna película gamberra de colegas. James se encuentra cómodo en todos los papeles en los que ha trabajado y ha remarcado eso explica a sus alumnos de la escuela de cine) que una película no es solo el trabajo de los actores, o de la dirección artística, sino un todo que debe intentar mejorarse como conjunto.

James Franco
Pasada la rueda de prensa y para llenar un buen hueco que teníamos en nuestro horario (y en nuestros estómagos), hemos dado un paseo por la calle de los Food Trucks. Este año, en una callejuela contigua al Palast, se han instalado una serie de camiones de comida al más puro estilo americano. Arepas, hamburguesas e incluso empanadillas chinas calman el hambre de los asistentes al festival a módicos precios.

Food Truck

A la hora de comer, después de nuestra sesión de fotos diaria en un fotomatón gratuito del festival (ya ponderemos fotos ya…) estuvimos viendo la película polaca de la sección oficial, Body. La famosa directora Małgorzata Szumowska nos trae una historia de perdida y de cómo la gente es capaz de sobrellevar la pena. Janusz es policía forense y está acostumbrado a tratar con cuerpos muertos todo el día. Pero cuando su mujer muere en un trágico accidente y su hija intenta autodestruirse culpando a su padre, Janosz se verá desbordado completamente. Al internar a su hija en un centro psiquiátrico conocerá a una singular terapeuta que le dirá que ha recibido un mensaje de su mujer desde el más allá a la vez que suscesos exraños comienzan a pasar en su hogar.

Body

Los tonos fríos y apagados de la fotografía de Body nos  transmiten cierta sensación de desasosiego a lo largo de toda la película. Janusz Gajos, una figura del cine polaco, añade una pequeña dosis de humor negro en su papel del impertérrito forense y su subtrama, la referente a la pérdida de su mujer, resulta la más interesante. Szumowska no sólo ha contado con grandes figuras actorales de su país sino que también ha introducido a personas que no son actores profesionales como Justyna Suwala, la hija que sufre de trastornos alimenticios, y que la joven retrata a la perfección.

Más tarde, pudimos confirmar el elemento más irritante de las ruedas de prensa de la Berlinale: El Muro de Fotógrafos. Los fotógrafos disponen de unos minutos para poder fotografiar con calma en photocalls privados previos a la rueda, a los que los redactores no podemos acceder. Eso no quita que la primera fila de asientos de las ruedas de prensa esté reservada permanentemente a la prensa audiovisual, que están tirando fotos contantemente ante cualquier risa, gesto o bostezo de los invitados. Si digo que cada uno de ellos hace una media de 100 fotografías por rueda de prensa (45 minutos) probablemente me quede corto. Esto no parece un gran problema pero incomoda bastante a los redactores que vemos como un muro de culos y espaldas de fotógrafo se levanta y cuando se bajan, los invitados han aparecido mágicamente en sus asientos.

Max Irons

Y es que esa tarde teníamos ración triple de ruedas de prensa. Después de la rueda de prensa de Body, esperamos pacientemente para la de Woman In Gold, con Hellen Mirren, Ryan Raynolds y Daniel Brühl. Ryan Reynolds parecía agradable y solícito, con una sonrisa ante cualquier pregunta o comentario, incluyendo un periodista que le preguntó «¿Cómo te sientes en una película en la que no eres el chico sexy ni tienes superpoderes?», Hellen Mirren recibió constantes halagos y los periodistas esquivaron cualquier pregunta incómoda.

Hellen Mirren

Las ruedas de prensa se hacen muy amenas y la mayoría de los invitados aceptan de buen grado cualquier pregunta relacionada con la película que puedas hacer. Más de una vez he salido decepcionado de una película para después volver a verla con otros ojos cuando el director explica su particular visión.

Robert Pattinson
En la rueda de prensa de Life, con Robert Pattinson y Dean DeHann, DeHann llevó la voz cantante, al ser el protagonista y principal foco de las preguntas de la prensa. Destacó el papel de los actores en la época de James Dean y su estrecha a la vez que esclava relación con los estudios cinematográficos. También recalcó, no sin varias risas, lo divertido de que él fuese quién interpretase al famoso actor de Al Este del Edén, debido a la similitud de su nombre y su apellido. DeHaan también comentó que veía su futuro un tanto gris después de Spiderman 2, por lo que la película producida por Harvey Weinstein le ha permitido continuar su carrera.

Dean DeHann

Robert Pattinson

Por una vez no teníamos protección nocturna, por lo  cual nos recogimos rápido para ponernos a escribir como locos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here