Estamos llegado al ecuador y el festival marcha viento en popa. Algo que me dado cuenta en estos años es que en todos los festivales siempre hay como cierto pesimismo en lo que respecta a las proyecciones. Parece que todas las películas siempre son malas elecciones o que la calidad es muy mediocre. Personalmente creo que con tanto título en tan poco tiempo se tiende a ser mucho más crítico. Nocturna no iba a ser menos y todas las secciones abiertas a premio están siendo castigadas. 
La sección con más críticas del Festival está siendo la de cortometrajes, una decisión que no comparto completamente ya que si bien siempre hay cortos de calidad más que dudosa, al menos los que he visto esta edición tienen una buena factura y un guión curioso. 

Antes de mi primera película del día se proyectó el corto El Vidente, con Karra Elejalde en el papel de un vidente televisivo que se ve envuelto en una historia de violencia por parte de alguno de sus espectadores. Genial el cameo de Sandro Rey en un corto de este estilo. Por primera vez en el festival encuentro una corto con una historia completa, con su planteamiento, nudo y desenlace, un guión sencillo pero divertido y perfectamente contenido en los 15 minutos de duración. 
Después me encontré con la producción australiana Kill Me Three Times de Kriv Stenders, una de las películas que menos ubicaría en este festival. Un asesino a sueldo recibe el contrato de eliminar a una mujer pero cuando se pone manos a la obra, descubre que hay otras personas interesadas en la desaparición de esa mujer, por razones completamentente distintas. La película cuenta con el señuelo de tener a Simon Pegg en el papel principal y es verdad que sin el carisma del actor la producción sería todo un desastre. Kriv Stenders intenta emular el estilo de alguna cinta de crímenes y enredos como PulpFiction de tarantino o Lock & Stock de Guy Ritchie, pero el resultado es una mezcla a medio gas, que entretiene pero sin mucha fuerza. Faltan diálogos y sobra música. Una película entretenida si no hay más que ver, para fans del actor inglés. 
Para la proyección de la noche elegí Fear Clinic, la última de las tres películas que Robert Englund ha traido al festival. Para sorpresa de todos, el propio actor acudió a presentar su película, acompañado del guionista de la misma. Se mostró muy orgulloso de la película y nos invitó a que si una noche nos lo encontramos en un bar de tapas, no le pidamos una foto con Freddie, sino una foto con el doctor Andover.
En Fear Clinic, el doctor Andover es un brillante científico que ha encontrado una terapia experimental para obligar a los pacientes a sumergirse en sus más profundos miedos, con el fin de superarlos. El doctor está tratando a una serie de víctimas de un asesino psicópata cuando algo sale terriblemente mal.
Un médico excéntrico… un experimento que sale mal… Cuando leí la sinopsis esperaba ver de nuevo a Robert Englund en el papel de un siniestro y retorcido villano una vez más pero cuál fue mi sorpresa verle interpretando a un personaje consumido por los remordimientos, frágil y un auténtico idealista. A veces nos centramos tanto en un papel que olvidamos que los actores tienen más registros…
Además de la actuación, el resto de la película es una excelente mezcla de película de posesiones, slasher, monstruos y efectos bien rodados. Me recordó poderosamente a los Masters of Horror o a cualquiera de esas sagas míticas de horror gore de los 90. Como punto negativo a destacar, en ocasiones da la sensación que alguna escena clave se quedó en la mesa de montaje, provocando fallos de continuidad en la película.
Con la crónica de este día hemos pasado la mitad del festival, pero todavía nos queda mucho que contar!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here