El pasado sábado dio por concluida la III edición del festival Nocturna y el fallo del jurado tuvo una clara ganadora del festival. Liza and The Fox Fairy. La cinta húngara que habla sobre amigos imaginarios, amores bizarros, asesinatos y números musicales arrasó en todas las categorías, llevándose el premio a Mejor Película, Mejor Director, Mejor Guión, Mejor Interpretación y Mejor Efectos
Literalmente solo le faltó llevarse el Mejor Cortometraje.
No hay que olvidar que Nocturna es un festival de cine fantástico y, a pesar de la gran cantidad de películas de terror que se presentaban, ese toque tan diferenciador y original (algunos la han descrito como «Amelie con asesinatos«) ha sido claramente el punto determinante. 
Precisamente ese aspecto diferente, aunque esta vez sí que englobado en el género del terror sobrenatural, ha sido recompensado con los dos premios ex aequo que ha obtenido Exeter en mejor guión y mejores efectos. Un manicomio abandonado, misteriosos asesinatos, una fiesta descontrolada… no tardamos ni diez minutos en darnos cuenta de que el guión de Exeter, plagado de tópicos y clichés es completamente autoconsciente de ello y los usa para reforzar una historia que sin ser una parodia, sabe reírse de sí misma. Un guión divertido y unos efectos visuales muy gores que nos recuerdan a Braindead: Mi Madre se ha Comido a Tu Perro, de Peter Jackson antes de meterse a adaptar sagas literarias.
Es una pena que ninguna de las películas que vi de la sección Madness resultase ganadora (Fear Clinic parecía una apuesta interesante) pero en su lugar ganó la proyección que más claramente encajaba, Bunny The Killer Thing, un alocado slasher con un ser mitad hombre mitad conejo, obsesionado con los genitales femeninos. No pude verla en su momento pero estoy con ganas de poder verla una noche de cervezas con colegas, como debe ser.
Como propuesta original e innovadora en la sección de Dark Visions recibió el galardón la mejor película Afterdeath, de Gez Medinger y Robin Schimdt.
El público en su premio especial decidió destacar It Follows como película ganadora. Debido a su estreno inminente y a la trayectoria de festivales que ha tenido la cinta, no ha sido demasiado sorpresa.
En conclusión, Nocturna ha resultado un festival muy variado y original y algo que el público lleva pidiendo desde hace años. En la capital madrileña solo se puede ver algo similar en la muestra Syfy, con resultados más bien irregulares. Las salas siempre estaban llenas, incluso en las apuestas más arriesgadas de Dark Visions y el público se volcaba en la película. Solo han pasado tres años y el festival no muestra señales de cansancio, sino más fuerza aún año tras año.
No todo van a ser flores, ya que en el festival también hemos encontrado alguna almendra amarga. La organización parecía un poco saturada, dando lugar a situaciones un poco extrañas con los comunicados (como que llegase el aviso de la proyección del sábado noche, el domingo) o que debido al reducido espacio, el photocall se realizase en el mismo hall de entrada sin ningún control de acceso ni restricción. La proyección de clausura se canceló sin ningún aviso y repusieron Liza and The Fox Fairy después gratuitamente, a pesar de que había gente que había pagado por la entrada.
La web tampoco ha sido el punto fuerte y el sistema de reserva de entradas ha dejado mucho que desear. Debido al limitadisimo aforo para prensa, disponíamos literalmente de minutos (entre 2 y 10) para hacer las reservas del día siguiente, lo que ha provocado que no hubiera un día donde pudiéramos ver todas las películas que nos habíamos propuesto.
Todo esto claramente son asuntos subsanables con la experiencia de los años, que sin duda llegarán y que a pesar de todo, no han logrado enturbiar un gran festival que no dudamos en recomendar a todos aquellos amantes del género fantástico y de terror. Y también a los que estén dispuestos a experimentar otra clase de cine, en muchas ocasiones más original y creativo. Y a veces con más sangre…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here