¿Alguna vez os habéis preguntado cómo sería recibir la carta de aceptación de Hogwarts? Esta exposición es lo más parecido que vosotros, Muggles, vais a experimentar (yo acabé mis estudios en el famoso Colegio de Magia y Hechicería hace unos cuantos años, así que no tengo ese problema).
Nada mas llegar, te encuentras con los dos estudios J y K (¿casualidad? Va a ser que no) flanqueados por tres figuras gigantes de ajedrez. La visita empieza antes de entrar oficialmente, mientras estás haciendo cola puedes observar la “habitación” bajo las escaleras de Private Drive.

The Making of Harry Potter

Pocos minutos te separan del momento en el que entras en el Gran Comedor, con sus escudos, los profesores en la cabecera, ¡incluso los relojes de arena que contaban los puntos de las cuatro casas! A partir de ese momento es una espiral de visiones y recuerdos, el dormitorio de los chicos, la sala común de Gryffindor o la entrada al despacho de Dumbledore, entre otras muchas (no os voy a contar todo lo que podéis ver porque es mejor sorprenderse al verlo).
Podemos hacer una pausa intermedia para comer y tomarnos una Cerveza de Mantequilla (es una guarrada, pero está muy rica) mientras disfrutamos de las vistas de Private Drive o las fichas de ajedrez al completo. En el mismo espacio, entre los dos estudios, podemos sacarnos una foto en el Ford Anglia volador del Señor Weasley o en la moto, también voladora, de Sirius Black (o de Hagrid, según el momento en el tiempo del que hablemos). Pero lo mejor está por llegar, las reproducciones de varios personajes, tanto humanos como fantásticos, o las grandes maquetas a escala 1:1 de ciertos decorados. Personalmente, me dejó fascinada la sala con todos los dibujos, croquis y maquetas de los decorados (esto es culpa de los años que me he pasado estudiando arquitectura), porque nos hace darnos cuenta de la cantidad de trabajo que hay detrás de las películas que tan bien conocemos.

The Making of Harry Potter

El recorrido acaba el la tienda de regalos (LA TIENDA), allí podéis encontrar todo lo que un aspirante a mago o bruja puede necesitar: varitas, bufandas, capas, ranas de chocolate… Incluso hay un trivial para demostrar quien sabe mas de este mundo fantástico.
Podría pasarme páginas hablando de esta exposición, pero hay cosas que es mejor verlas a que te las cuenten. Puedo asegurar que la van a disfrutar tanto mayores como pequeños, seguidores de ambas sagas, como aquellos que no las conozcan. Si vais a Londres, planead la visita con tiempo ya que las entradas se agotan rápidamente y no se puede ir a la puerta a probar suerte, sería una pena que os quedéis con las ganas de verlo.
The Making of Harry Potter

Sin más dilación voy a coger mi Nimbus 2000 y despedirme hasta el próximo post.

Evanesco!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here