BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes
El drama de los ‘Cuatro Fantásticos’ 
En febrero de 2014, más o menos, Fox anunciaba una nueva adaptación de la historia del cuarteto de superhéroes, que iba a dirigir Josh Trank, gran descubrimiento de la ciencia ficción gracias a su Chronicle, e iba a estar protagonizada por un reparto que desde el primer instante hizo saltar las alarmas. Dejando de lado la excesiva juventud de algunos de los personajes, lo que más llamó la intención fue la “reinterpretación” de Johnny Storm que pasaba a ser negro con la elección del actor Michael B. Jordan. 
Pero aquí no terminaron las polémicas, casi desde el primer instante empezaron a salir a la luz rumores y supuestas sinopsis de la película con cambios en los poderes, los orígenes e incluso, en las relaciones interpersonales de los superhéroes. No obstante, el rumor que acabó por hundirla fue el que surgió en enero de 2015, en el que se aseguraba que el estudio se había quedado horrorizado con la película y había obligado al director a regrabar algunas de las escenas para que tuviese “más acción”, ya que parecía una versión de Chronicle protagonizada por Los 4 fantásticos.

los 4 fantásticos

Por supuesto, tanto Trank como Simon Kinberg, guionista y productor, y Matthew Vaughn, también productor, negaron estas informaciones, pero lo cierto es que todo el equipo se volvió a desplazar a Lousiana y cinco meses después de este “re-rodaje”, Trank anunciaba su salida del spin-off de Star Wars que iba a dirigir y del que, por cierto, Kinberg es uno de los productores. Demasiadas casualidades ¿no? 
Y llegó el gran momento, el 7 de agosto se estrenaba en Estados Unidos y esto daba paso a las críticas de la prensa y la promoción llevada a cabo por los actores, dos cuestiones que podrían ayudar mucho a la mala prensa que se había estado gestando durante los meses de rodaje. Sin embargo, ambas dos han ido por caminos muy distintos. 
La prensa
La prensa se ha cebado completamente con la película de Trank que tiene una nota de 27/100 en el portal Metacritic, con tres 0 otorgados por el New York Post, Rolling Stone y la revista Vulture, mientras que Todd McCarthy de The Hollywood Reporter la describe como “una sensación de pesadez, tristeza y decepción total”. Y es que todos coinciden en lo mismo, la falta de emoción y acción que hacen que una película sea una película de superhéroes. 
Su nota en IMDb tampoco es mucho mejor, un 4,1, y en la web RottenTomatoes ya ostenta el título de ser la película de superhéroes peor valorada, con sólo un 10% de críticas positivas. 
los 4 fantásticos
Los actores
Aunque en este apartado también ha tenido mucho que ver la prensa, se puede diferenciar por los “ataques” que han sufrido los actores durante la promoción de ‘Los Cuatro Fantásticos’. 
Primero, fue la entrevista del programa de radio Morning Show Rock 100.5 de Atlanta, donde los presentadores se cebaron con Kate Mara y Michael B. Jordan mientras pasaban descaradamente del pobre Jamie Bell, también presente en la entrevista. Con un claro tono de burla intentaron comprender cómo Jordan y Mara podían ser hermanos en la ficción si uno es negro y la otra es blanca, a lo que el primero contestó con un educado “hay muchas más dinámicas familiares a parte de la obvia adopción”. No obstante, no contentos con esto, se fijaron en Mara, a la que le echaron en cara haberse cortado el pelo porque “estaba más buena con el pelo largo” además de fijarse en sus pies como fetiche sexual para uno de los dos entrevistadores. Realmente repugnante. 
Y ¿dónde estaba Miles Teller durante todo este fregado? Pues a lo mejor, llevando a cabo la entrevista que le ha servido para ser portada de Esquire y ser definido como un “capullo” públicamente. Según la periodista que tuvo la oportunidad de hablar con él cuando les estaban sirviendo las bebidas que había pedido, bromeó con la camarera asegurando que la medida del vaso de tubo la habían hecho a partir de su pene, además de presumir de que su novia, una modelo de 23 años, lleva tatuadas sus iniciales en el trasero. Incluso llegó a exigirle a la entrevistadora que le cortase el filete que estaba comiendo porque “estaba demasiado duro para él”
Por supuesto, Teller ha intentado defenderse ante tales acusaciones a través de Twitter asegurando que “no pueden estar más equivocados. No creo que haya nada de guay o de entretenido en ser un capullo o un gilipollas. Muy malinterpretado”. 

Al igual que sus compañeros de Los Cuatro Fantásticos que también se han puesto de su lado a través de Twitter. “Miles Teller es mi chico y soy un gran juez del carácter”, decía Jordan. 

“Mi marido de película, Miles Teller tiene un gran talento y es una gran persona, de verdad”, escribía Mara:

Mientras que Bell era más escueto con un simple “Miles Teller es un gran actor y un gran tipo” .

Incluso el reportero de MTV cine, Josh Horowitz tuvo el valor de mojarse en esta polémica asegurando que la entrevistadora no había entendido el “humor” de Teller, “conozco a Miles Teller. A veces dice cosas locas que no merecen la pena escuchar. También es un gran actor y un gran tipo. Ignorar el odio” 

Entonces ¿quién es el culpable de que Miles Teller haya quedado como un capullo? ¿de la entrevistadora o del entrevistado? Más allá de juzgar a una persona que no conozco, como se puede ver en el número de Esquire, el reportaje a Teller estaba encaminado a compararle con grandísimas leyendas del cine como pueden ser Marlo Brando o Paul Newman, sólo hay que ver la sesión de fotos, por lo que suena un poco raro que haya sido la propia revista la que fuese buscando lo de ridiculizarle y más parece una ida de olla del actor que no ha sabido controlar sus modales. No obstante, imposible negar que Teller es uno de los grandes actores del momento. 
El director 
Y como no iba a ser de otra manera, el director, Josh Trank, tampoco está exento de polémica, y eso que ha sido “convenientemente” apartado de toda la promoción, quizá por los miedos del estudio a que se le fuese la lengua. Cosa que, por otro lado, no han podido evitar, pues el pasado 7 de agosto, día del estreno en Estados Unidos, trasnochado y seguramente, harto de toda la polémica y las malas palabras a su trabajo, Trank publicó el siguiente tweet, “hace un año yo tenía una versión fantástica. Hubiese recibido grandes críticas. Probablemente nunca la veréis. Es muy duro”. Por supuesto, la confesión fue borrada a los pocos segundos, pero las capturas de pantalla ya estaban hechas. 
Ante esta nueva información Entertainment Weekly siguió investigando qué había sucedido realmente entre el estudio y el director, pero las informaciones que obtuvieron no pueden ser menos aclaratorias pues en esta lucha interna hay dos bandos, los pro-Trank y los anti-Trank. Los segundos aseguran que el estudio acabó harto del director por su actitud hostil y mandona con el resto de miembros del equipo, además de los continuos destrozos que hizo en la casa en la que vivía, sin embargo los primeros, sin negar estas actitudes, afirman que estos incidentes fueron causados por Fox que con sus continuos cambios y “propuestas” hundieron a Trank en la desesperación y la frustración en la que se encontraba cuando iba a rodar.  
¿Quién dice la verdad? ¿Quién miente? Nunca se sabrá realmente, aunque basándonos en experiencias anteriores, esta parece la clásica lucha entre la creatividad del director y los intereses de los ejecutivos de un estudio, en la que, por cierto, siempre ganan los segundos, pues ni el mismísimo Joss Whedon pudo sacar adelante su versión de Vengadores: La era de Ultrón. Lo que está claro es que Trank ha pasado de gran promesa a desecho de la maquinaria de Hollywood, donde los humildes nunca ganan.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here