Entrevista a Rafael Hernández de Dios de ‘Más allá de la noche’ para Moobys.es
Mooby’s: Estudiaste Filosofía en la Universidad Complutense de Madrid, ¿qué te llevó a meterte en el mundo del cine? 

Rafael Hernández: He querido ser director de cine desde los 12 años, desde que vi “El sueño Eterno”, de Howard Hawks, en el programa “¡Qué grande es el cine!” de La 2. Ese programa mítico de Garci. Recuerdo a la perfección aquella noche de verano en la que pusieron la película y cómo me quedé absolutamente prendado de todo ese mundo mágico del cine clásico de Hollywood. 
Fue mi primer amor y desde entonces nunca he querido hacer otra cosa. Si hice la carrera de Filosofía fue porque mis padres querían que me licenciara en algo y no me gustaba Comunicación Audiovisual ya que, al menos en la época en la que yo estudiaba, apenas había prácticas. Me parecía mucho más divertido aprender Filosofía porque es otra de mis grandes pasiones. 
Más allá de la noche

M: Como explicas en el blog, ‘Más allá de la noche’ es una producción “ultra low-cost”, ¿cómo conseguiste la financiación? ¿qué fue lo que te resultó más complicado?

R.H: La idea original era hacer la película con una productora pero después de enviar a todas las que conocía el guión junto con un dossier bastante largo que incluía hasta un guión técnico y de que ninguna me respondiera decidí hacer la película por mi cuenta. 
La financiación vino directamente de mis ahorros de toda la vida y de un pequeño préstamo que me hizo mi madre y que espero devolverle algún día si finalmente conseguimos distribuir la película. Había presupuestado 4.000 euros y con eso nos bastó. Barajamos la opción de hacer un crowdfounding para recaudar algo más pero es que apenas hubo tiempo de preparación, solo disponíamos de la localización durante un tiempo limitado y con apenas un mes de margen antes del rodaje. Quizá con algo más de dinero hubiéramos conseguido un resultado un poquito mejor en algunas cosas y, por supuesto, pagar como se merecen y no solo de un modo prácticamente simbólico a los grandísimos profesionales que trabajaron conmigo tanto en el departamento técnico como en el artístico. En cualquier caso, estoy muy contento con el resultado final. 
M: ¿Qué crees que ha sido lo más difícil a la hora de sacar adelante ‘Más allá de la noche y cuál ha sido tu mayor satisfacción?

R.H: Pese a que teníamos poco tiempo, tanto el rodaje como los preparativos se desarrollaron incluso por encima de mis expectativas más optimistas. Vivimos muchas peripecias y atravesamos bastantes obstáculos, pero siempre hubo un final feliz. Lo peor vino después, cuando todo el mundo se va a su casa y tú te quedas solo en la tuya un año entero montando y coloreando fotograma a fotograma toda la película y nadie sabe exactamente si eso tiene sentido o simplemente estás pasando el rato. Y luego, cuando concluyes todo ese arduo trabajo, ni los festivales ni la prensa se interesan por que has hecho y tienes ganas de abandonar pero tus buenos amigos te apoyan y te dicen que persistas, lo haces y, cuando parece que todo está perdido otra vez, cuando ya no escuchas ni siquiera a la gente que te quiere, alguien te llama y te dice, por ejemplo, que te vayas a Roma, que tu película ha gustado allí. Y vas y te das cuenta de que al público, a gente que no conoces de nada, que ni siquiera son de tu país en este caso, le gusta lo que has hecho, entonces sientes que ha merecido la pena y te das cuenta de que, en cierto modo, las mayores alegrías provienen de las experiencias más tristes y de que, sobre todo, nunca hay que dejar de creer en ti mismo y en lo que haces si lo haces desde tus adentros.  
M: En tu blog explicas que el 15-M te ayudó a comprender que la juventud de ahora no está dormida, sino que “espera su momento”, lo que te inspiró para llevar a cabo el guion de tu película. No obstante, en ella, los jóvenes representados carecen de futuro, por su propia voluntad, están deprimidos y buscan refugio en las drogas, ¿crees que es así la juventud actual? ¿crees que este es el panorama de los jóvenes españoles? 

R.H: En primer lugar, no diría que todos los jóvenes que aparecen en la película están inmersos en el mundo de las drogas, diría que los únicos  que están realmente atrapados en ellas son Arturo y Leo mientras que, tanto Clara como Juan, lejos de ser consumidores habituales, las utilizan de un modo recreativo en el contexto de una fiesta, así como Bea está completamente desintoxicada y manifiesta su disconformidad con el modo de vida autodestructivo de Arturo, por ejemplo. Por lo tanto, yo no pondría el foco en el asunto de las drogas sino más bien en su manera de ser y en el resto de problemas que tienen, problemas como el paro, la falta de esperanza en el ser humano, el desacuerdo y incomprensión con respecto al sistema, las diferentes opciones sexuales, etc. Creo que son problemas con los que se pueden identificar la mayoría de los jóvenes españoles aunque no sean exactamente iguales a los personajes de “Más allá de la Noche”.
M: ¿Cuál era tu intención con esta cinta, concienciar o simplemente representar la sociedad actual? 

R.H: Diría que la primera intención de todas es entretener, hacer una película, es decir, sumergir al espectador en un viaje de una hora y media en el que tenga ocasión de disfrutar, identificarse con los personajes y, de paso, si le apetece, plantearse unos cuantos temas, candentes en la actualidad pero tan viejos como el ser humano. No obstante, el hecho es que esta película trata acerca de personajes actuales y, por lo tanto, es también una representación de su modo de vivir, de pensar y de los problemas que les amenazan. Al menos esa es mi intención, ser fiel a los hechos sin dejar de hacer ficción y de tratar de sorprender al espectador. Si alguien se conciencia a nivel social, es decir, si gracias a la película alguien comprende un poco mejor qué es lo que sienten exactamente muchas personas jóvenes cuando tienen que irse a Londres porque aquí no encuentran trabajo pese a tener una carrera, o qué es lo que pasa cuando de pronto caes en el error de considerar que tu vida no tiene sentido y te arrojas a una espiral de autodestrucción, o cómo el amor puede salvarte de eso… Mejor que mejor. 
M: ¿Cómo te sientes tú como parte de esa generación de la que habla la película? ¿Con cuál de los personajes te identificas más? 

R.H: La verdad es que me identifico con todos y con ninguno al mismo tiempo. Cuando estaba escribiendo el guión vivía en una situación de muchísima incertidumbre, poca gente confiaba en lo que estaba haciendo y todo el mundo hablaba de lo mal que estaba España debido a la crisis. Me sentía profundamente angustiado y creo que eso es lo que se ha reflejado de mí en el tono general de la película y en el corte de los personajes.
M: ¿Cuáles fueron tus principales referencias a la hora de llevar a cabo ‘Más allá de la noche? Tanto en cine como en filosofía, literatura… 

R.H: Con respecto a las referencia cinematográficas se puede consultar un vídeo que realicé un año antes de rodar la película y que tiene una duración prácticamente idéntica a la del metraje final de Más allá de la Noche. (enlace) Con respecto a la literatura y a la filosofía creo que es evidente la influencia de Albert Camus que aparece mencionado dos veces, primero, “El Extranjero” y después, en el monólogo final, una pequeño bosquejo de relato que escribió en su diario  y que se recoge en los “Carnets”. Diría que esas son las referencias principales aunque hay muchísimas más, en el Dossier que mencioné anteriormente hablaba de cerca de 30 películas y muchos libros.
En cualquier caso, tratar de acotar la lista de influencias es muy complicado porque cuando estás en medio de un proyecto tan personal como lo es del de esta película hay veces en las que estás tan concentrado que casi cualquier cosa es capaz de estar relacionada con lo que estás haciendo, como esa gente que se obsesiona con un número o una serie de ellos, cree verlos en todas partes y al final terminan por explicar los movimientos bursátiles e incluso el origen del universo. 
M: ¿Cómo ha sido tu experiencia en los distintos festivales de cine? 

R.H: Al no contar con distribución “oficial” no era muy optimista, sin embargo la experiencia está siendo, contra todo pronóstico, muy positiva. La casualidad, o la magia, quiso que nuestra primera selección se produjese el 22 de Junio del año pasado, el día de mi cumpleaños, en el Festival Salalacalle de Fuenlabrada. Para Navidades vino Roma y, este verano, nos han seleccionado en otros tres festivales más: el Rizoma de Madrid, el Cinoscar Sumer Festival, que es online, y el Festival Andoenredando, en Murcia, donde se podrá ver la película en Noviembre. 
Así que, en este sentido, me gustaría animar  a los jóvenes autores a que mandase sus obras a los festivales y no las dejasen guardadas en un cajón como hacía yo hasta esta película. 
Si tu producto es independiente y además no tienes suficiente dinero como para contratar a una distribuidora, aún tienes la opción de utilizar plataformas on-line como Uptofest, Filmfreeway, Moviebeta o Clickforfestival en las cuales hay cientos de festivales a tu alcance. 
Puede que el proceso sea más lento que el de los que tienen distribución “oficial” pero, poco a poco, parece que la cosa funciona. Yo, de todas maneras, he tenido mucha suerte porque no estoy solo, he contado con la colaboración de colegas como Raquel Polo, una grandísima experta en estas cosas.
M: ¿Piensas en un próximo proyecto? 

R.H: Sí, la verdad es que ya lo tengo todo pensado, solo me hacen falta un par de meses libres de mi trabajo como oficinista para escribirlo… 😛 Va a ser un poco sacar Más allá de la Noche a la calle en forma de un thriller sobre un escritor atormentado que  muere en extrañas circunstancias. 
M: ¿Qué piensas de la actual situación del cine español? ¿Hay culpables? ¿Hay soluciones? ¿Crees que Internet funciona como su enemigo o como su aliado? 

R.H: Desde que tengo uso de razón siempre he escuchado que el “cine español” estaba en crisis, no obstante creo que es cierto que jamás había estado tan abandonado institucionalmente como lo está ahora. Primero hubo una campaña de desprestigio por parte de ciertos medios diciendo que todas las películas españolas trataban sobre la guerra civil y demás que logró que gran parte del público se distanciase afectivamente del cine de su propio país, después se dejó todo en manos de televisiones privadas que ni siquiera son españolas, luego se subieron brutalmente los impuestos y, finalmente, se redujeron significativamente las subvenciones que, para bien o para mal, sostenían a la industria. Todo esto hace que la mayor parte del cine español que se hace, que es el cine independiente, no llegue jamás al gran público. 
Por otro lado, estoy convencido de que sin internet no hubiera podido ni siquiera hacer la película, ya que contacté con la mayor parte del equipo técnico y con todo el equipo artístico a través de portales on-line. Del mismo modo, las redes sociales nos ayudan a captar público, la página web nos permite enseñar nuestro trabajo fácilmente, gracias a los blogs y revistas digitales conseguimos promocionarnos, nos ponemos en contacto con ellos gracias al e-mail, encontramos los festivales, como mencioné antes, en las plataformas digitales…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here