La justicia literaria

Y llegó el día. El día de la Mujer. 8 de marzo. Durante el día de hoy habremos escuchado debates sin sentido sobre el motivo de la celebración de este día o incluso de por qué no hay un día del hombre. Seguro que también oímos frases célebres del tipo “qué tontería, si hay igualdad”. Podríamos entrar en polémica solo a través de este post, pero no va a ser el caso. Hay otros espacios dedicados a ellos y yo me voy a centrar en uno en el que llevo reivindicando la presencia de mujeres mucho tiempo.

Me gustaría que por un momento, los amantes de la literatura y de los libros, así como los del mundo editorial, reflexionaran sobre lo importante que es hacer justicia literaria en el universo de las letras. Si hiciéramos un repaso por los manuales de historia literaria nos daríamos cuenta de que estos, escritos normalmente por hombres, dicho sea de paso, prescinden de la presencia del grupo femenino. La pregunta entonces es ¿por qué? ¿Acaso no hay autoras?

Virginia Woolf

Me parece lamentable que a veces se haga la pregunta de “¿cuántas autoras conoces?” y, en ocasiones, no se sepan enumerar ni siquiera diez. Pero me parece todavía más humillante, para nosotras y para ellas, que en el 2016 los manuales sigan sin recoger el talento de tantas y tantas escritoras. Por no hablar de que me resulta deleznable que se habla de “escritura de mujeres” o “novelas femeninas”. No sé, creo que todos y todas deberíamos de reflexionar sobre la situación ACTUAL de la mujer en el mundo de la literatura.

Hay muchas escritoras que tuvieron un gran talento y no se les menciona, y ya no digo premia. Las letras, siglos atrás, estaban destinadas a las mujeres; leer era “lo femenino y luchar era tarea de varones. Pero esto cambió en el momento en que vieron que ellas podían escribir obras de tanta altura como las de los grandes pensadores. ¿Y entonces? Entonces se les prohibió leer y también escribir. “Las volvía locas”, decían, y si no que se lo pregunten a Virginia Woolf.

Que sí, que hay más de diez autoras en la historia de la literatura universal, de hecho, hay tantas como hombres. ¿Cuál es entonces la diferencia? Pues que a ellas se las silenció o simplemente, no se les dejaba firmar con su propio nombre.

justicia

Creo que hoy no debería ser un día de polémicas, ni tampoco de debates. Es un hecho objetivo esto de lo que hablo, mucho más allá de pensamientos, creencias, ideologías o terquedades. Atreveos y coged cualquier manual, tanto de la primaria como de los niveles más altos que encontréis. Podría continuar enumerando injusticias de esta índole, pero prefiero, hoy y aunque lo hago siempre, mencionar, premiar y, sobre todo, agradecer a todas esas autoras que una vez tuvieron la valentía de coger una pluma y ponerse a escribir. Porque ahí, en el hecho mismo de la escritura, reside el valor y el talento. Aquí van mis favoritas, sin respetar una cronología porque todas fueron hacedoras de lo mismo, más allá de tiempos y de espacios: de historias.

María de Zayas, Rosa Chacel, Gertrudis de Avellaneda, Rosalía de Castro, Virginia Woolf, Carmen Martín Gaite, Mariana de Carvajal, Rosa Montero, Laura Gallego, Isabel Allende, Esther Tusquets, Gloria Fuertes, Emilia Pardo Bazán, Ana María Moix, Ana María Matute, Sor Juana Inés de la Cruz, Alejandra Pizarnik, Alfonsina Storni, Carmen Laforet, Almudena Grandes, Agatha Christie… y tantas otras.

Gracias.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here