BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes

​Muestra Syfy 2016 da el pistoletazo de salida

13 años desde la primera Muestra Syfy de Cine Fantástico, que se dice pronto. Una año más en la capital madrileña se celebra la Muestra Syfy, que ya se ha convertido en cuatro días de cine que no tienen nada que envidiar con otros festivales del género. Como siempre, la muestra recoge las películas más destacadas de otros festivales, como Sitges, Sundance o incluso Hawaii. A pesar de los años, la muestra se mantiene fiel a su espíritu, tanto en contenido como en esa actitud gamberra que se respira dentro del cine.

La incombustible Leticia Dolera sigue haciendo de maestra de ceremonias del evento, para alegría de unos y molestia de otros. La actriz de REC3, Requisitos para ser una persona normal y, aunque pese, Al Salir de Clase, sigue aprovechando las presentaciones de las películas para demostrar que ni tiene abuela ni lo necesita, pero que es parte integral de la muestra. La localización, en cambio, si que ha ido variando y este año, la sede ha cruzado de acera y se ha trasladado al edificio del Palacio de la Prensa, disponiendo de 3 salas donde proyectar la programación. Aún es pronto para valorar esta decisión, pero como siempre en este evento, la organización resulta complicada; las largas colas y la falta de orden hacen que la gente con menos vergüenza pase delante de ganas que llevan horas esperando.

Después del estreno de La Invitación el pasado jueves, el viernes es realmente el primer día de la muestra. El día arrancó con Villmark Asylum, secuela de otra película noruega y otra vuelta de tuerca más sobre la historia de un grupo de personas que entras a explorar un sanatorio abandonado. No pude llegar a esta película, pero los comentarios en la cola fueron mayormente negativos, hasta el punto de ponerla entre las peores de todos los años de la muestra.

nina forever

Para el que escribe el día comenzó con Nina Forever, una película romántica de corte sobrenatural. Rob ha estado a punto de suicidarse por la muerte de su novia Nina. Superando la pérdida, comienza una nueva relación con Holly, pero cada vez que van a acostarse, la cama se inunda de sangre y aparece el cadáver parlante de Nina. Estamos realmente ante una historia metafórica sobre la pérdida y el impacto de la desaparición de los seres queridos, con una dosis justa de humor y sexo (incluyendo una escena de un trío muy desagradable) y unas interpretaciones muy logradas. Quizás se alarga demasiado en exponer la conclusión ya que la última media hora parece que da vueltas sobre la misma idea sin llegar a resolverla bien y dejando un final un poco insulso. La película se quedó sin subtítulos (se proyectan simultáneamente a la película) durante quince minutos y al volver a ponerla volvieron media hora atrás, lo que provocó que Leticia Dolera amenizara los momentos que ya habíamos visto con sus propios comentarios.

Teniendo en cuenta las películas que llegarán este día, la mejor con diferencia.

Nunca he sido muy fan de Eli Roth. Cabin Fever no me gustó y el torture-porn de Hostel tampoco me llamó la atención. Pero a pesar de ello cuando vi que The Green Inferno estaba dirigida por él, al menos esperaba ver algo elaborado. Gran error. Un grupo de estudiantes universitarios deciden irse un par de días (como el que hace una excursión al campo) al Amazonas peruano para impedir que una empresa arrase y destruya un poblado de indígenas, matando a los que viven en él. Por supuesto las cosas se tuercen y son capturados por dichos indígenas, que deciden darse un festín con ellos. Hasta ahí podemos pensar que estamos ante una nueva versión de Holocausto Caníbal o similares, pero hay tantas cosas malas en la película que es imposible decir que es buena: Interpretaciones lamentables, diálogos ridículos, humor escatológico, muertes completamente gratuitas, un guión para tirarlo a la basura… La escena de la marihuana y las consecuencias de ésta habría sido más que suficiente para hacerse levantar a la mitad de los asistentes en un festival normal, mas cuando es un giro del guion necesario para que la trama avance.

A veces la Muestra Syfy ayuda a pasar estas pastillas amargas. Los chistes y comentarios de público más de una vez han salvado de la quema a películas como estas.

Cerrando la noche, al menos para mí, se presentó para su estreno en cines, Vulcania, una distopía de producción nacional con José Sacristán, Alba Garrido o Miquel Fernández. Casi todo el reparto acudió al estreno, junto a otros tantos invitados y Leticia hizo una presentación larga y ominosa de la cinta que íbamos a ver. Lamentablemente, no estaba muy preparado para lo que iba a ver. En mi opinión, la calidad de la presentación de una distopía se basa en definir como de mantenible o coherente es ese futuro imperfecto. Mientras más grande es el lugar (un país como Los Juegos del Hambre o V de Vendetta, por ejemplo), más fácil es de justificar. Si la premisa es sencilla (un futuro razonablemente ‘normal’ como Blade runner o incluso Matrix), también. si nos saltamos estos dos puntos, todo carece de sentido. La mejor manera de definir Vulcania es una mezcla de Los Juegos del Hambre y El Bosque. Un pequeño pueblo en mitad de las montañas gobernado por dos familias que tienen prohibido incluso hablarse y que juntas llevan una fundición de acero. No se puede salir de las fronteras y no existe el mundo exterior. A pesar de que la zona es ridículamente pequeña, hay comida, ropa un suministro aparentemente ilimitado de chatarra del exterior y todo el acero producido desaparece por una cortina sin que nadie se pregunte qué es lo que no cuada de todo eso. Nadie. Durante generaciones. Ah, y también hay una persona con poderes mágicos sin que tenga ningún sentido. Y una historia de amor metida tan forzosamente que duele. Pero mejor os dejo el resto a vuestra imaginación.

Y 13 años, pero aún los fans de la Muestra Syfy siguen aplaudiendo cada vez que en la pantalla aparece un plano de la luna llena…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here