Películas con las que sientes que has perdido el tiempo

Ir cine o ver una película en casa y que al terminar pienses que has perdido dos horas de tu vida es algo que por desgracia pasa de vez en cuando, a todos nos ha pasado alguna vez ¿verdad?

Puede ser porque crees que vas a ver una película de un género y luego sea totalmente distinto, porque no te guste cómo actúan los personajes o simplemente porque la película sea tremendamente mala desde tu punto de vista.

Personalmente éstas son las cinco películas que me han causado esa sensación de que he perdido el tiempo:

1. Juerga hasta el fin

James Franco, Seth Rogen, Jonah Hill, Jay Baruchel…posiblemente con estos protagonistas y su estilo de humor ya tenía que haber supuesto que Juerga hasta el fin no iba a ser una de mis películas favoritas pero la verdad es que aún sabiendo a lo que iba me decepcionó muchísimo.

La película cuenta la historia de cómo durante una fiesta en Los Ángeles con motivo de la inauguración de la nueva casa de James Franco, él junto otras celebridades como Seth Rogen o Jonah Hill se enfrentan literalmente al fin del mundo, el Apocalipsis bíblico.

Chistes sin gracia, drogas, alcohol y muchos cameos de los que solo salvaría a Emma Watson se unen en esta película que no tiene sentido en ningún momento.

2. El Cazador de sueños

Con El Cazador de sueños fue justo al revés, esperas un tipo de cine y luego te encuentras con otro muy distinto. La película estaba basada en una novela de Stephen King y narra la historia de un grupo de amigos que de niños salvaron a un extraño. El extraño entonces les confirió como agradecimiento poderes. Veinte años después los cuatro amigos viven vidas muy distintas pero recuerdan siempre aquella historia, el problema es que los poderes son más bien una carga. Todos los años se reúnen en una cabaña de caza para ponerse al día de sus vidas pero este año hay algo distinto, alguien o algo intenta cazarles a ellos.

Aunque en un primer momento pueda parecer un thriller de suspense lo cierto es que El cazador de sueños es cine de sustos en toda regla pero sustos sin sentido en una película que empieza bien pero según va pasando el tiempo todo se vuelve caótico y al final no entiendes realmente ni lo que estás viendo, ni por qué lo estás viendo ni cuándo pensaste que ver esta película podría ser una buena idea.

3. Ave, César

La última película de los Hermanos Coen prometía mucho, especialmente con ese impresionante casting liderado por George Clooney, Channing Tatum o Scarlett Johansson.

La película cuenta cómo en el Hollywood de los años 50 uno de los grandes estudios decide hacer una superproducción basada en la Antigua Roma y que la protagonice una gran estrella (Clooney). El problema es que la gran estrella es secuestrada durante el rodaje.

Aunque la propuesta es buena y el reparto espléndido, no es ni de lejos lo mejor de los Hermanos Coen, que dejan al espectador con la sensación de que se ha perdido parte de una historia que no tiene sentido en su cabeza ni tampoco gracia aunque afirmen que se trata de una comedia.

4. El aprendiz de brujo

Aunque Nicolas Cage ha sido el protagonista de muchas películas míticas como Cara a Cara, La roca o Hechizo de Luna en los últimos tiempos ha encadenado una serie de fracasos de crítica y público bastante serios. Uno de ellos es El aprendiz de brujo, película en la que comparte protagonismo con Jay Baruchel.

En El aprendiz de brujo Nicolas Cage interpreta a Balthazar Blake, un prestigioso hechicero que defiende la ciudad de Nueva York de su enemigo Maxim Horvath (Alfred Molina). Al darse cuenta de que no puede hacerlo solo recluta como ayudante a Dave Stutler (Baruchel), un chico normal que en realidad tiene grandes poderes.

Libre adaptación del clásico de Disney Fantasía en la que de nuevo la historia se complica de tal manera que deja de tener sentido, el espectador se pierde y no se encuentra en ningún momento.

5. Matrimonio compulsivo

Ben Stiller, Michelle Monaghan y Malin Akerman son el trío protagonista de esta historia, que nos habla de Eddie (Stiller), un soltero empedernido que empieza a salir con la increíble Lila (Akerman) y empujado un poco por su padre y su hermano le pide matrimonio al cabo de tan sólo una semana porque tiene miedo de acabar solo. No tarda en darse cuenta de su error porque Lila no es para nada lo que parecía. Durante su luna de miel en México, Eddie conoce a Miranda (Monaghan) y se enamora de ella así que intenta por todos los medios mantenerse alejado de su esposa y conquistar a la que cree que es la chica de sus sueños.

Aunque parece el argumento de la típica comedia romántica, lo que falla en Matrimonio Compulsivo es el humor, que demasiadas veces es soez y desagradable para el espectador y muy pocas veces es realmente divertido. La película deja al espectador con un mal sabor de boca y la inevitable sensación de que ha perdido el tiempo viendo esta película cuando podría haber visto cualquier otra.

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here