El Festival Internacional de Cine Fantástico de Madrid, Nocturna 2016, se está convirtiendo a pasos agigantados en todo un referente del sector. El año pasado tuvo como invitado de honor al icono del terror Robert Englund, que presentó varias películas y este año el festival rinde homenaje a b, creador de películas de culto como Un hombre Lobo Americano en Londres o The Blues Brothers. Como siempre, el festival se realiza en el céntrico Cine Palafox, que una vez más se vuelve a quedar pequeño ante la gran cantidad de fans que acuden a la llamada de festival. Después de la inauguración por todo lo alto de The Hollow Point del madrileño Gonzalo López-Gallego, Nocturna 2016 ya funciona a toda máquina para traernos todas sus apuestas en la sección oficial.

Polder

Quizás el festival estaba aun un poco frío para este tipo de cine ya que en la primera película de Sección Oficial Fantástica de nocturna había muchos sitios libres. En Nocturna siempre se desmarcan con alguna sesión del syfy más creativo y Polder tiene todas las papeletas para ser la ganadora de este año de este tipo de cine.

NEUROO-X ha conseguido inventar un aparato de realidad virtual de inmersión total, hasta el punto que la frontera entre lo real y lo virtual desaparece completamente. La empresa que lo ha creado lo comercializa como un videojuego, pero su creador, Marcus ha muerto poco antes de terminar la próxima versión. Ahora, su pareja Ryuko está desesperada por averiguar el secreto que Marcus le legó en su portátil.

Las historias de realidades dentro de otras no no es desconocido (Origen, ExistenZ, etc.) y en todas impera esa sensación de irrealidad y paranoia constante. Polder juega bien esas cartas, además de contar con un apartado visual muy potente, haciendo uso de toda la pelta de color para mostrar los mundos del videojuego sin necesitar recurrir a animación CGI. Lamentablemente el ritmo tan lento de la cinta y ese abuso del recurso de romper la cuarta pared (ya que, en ocasiones, el espectador es parte de la simulación) termina lastrando mucho el metraje. Una idea creativa de película que si hubiera intentado romper menos las reglas que ellos mismos establecen quizás hubiera resultado más fresca.

keeper-of-darkness

Keeper of Darkness

Os voy a confesar que las historias de fantasmas asiáticos me irritan. Siempre están furiosos, son demasiado poderosos y prácticamente indestructibles. Pero cuando vi el trailer en Nocturna 2016 de este especie de John Constantine oriental, decidí darle una oportunidad.

El director y actor de Hong Kong, Nick Cheung, interpreta al solitario exorcista Fatt, que se ve súbitamente acosado por el espíritu furioso de un hombre y su hija que murieron en un incendio. Fatt es un hombre tranquilo que intenta cuidar a los fantasmas de los bajos fondos, controlando que no se descarríen e intentando cumplir sus tareas inconclusas. También vive con el fantasma de una joven, Chett, siempre preocupada por el bienestar del exorcista de pelo blanco.

Aunque disfrazada de cinta de acción y terror, hay que tener en la cabeza que Keeper of Darkness se trata más bien de un culebrón koreano y es el propio director el que lo desca en cierto momento. Tiene unos efectos digitales nada desdeñables, que ayudan en gran medida a presentarnos ese tétrico y lamentable mundo de los muertos de Hong Kong y unos toques de humor que sacaron la carcajada de más de uno en la sala, pero más por lo sorprendente que por su calidad, pareciendo gags de comedia absurda. Aunque la actriz que hace de Chett, la fantasma ahogada adicta a las telenovelas resulte adorable, tanto preso dramático sobe su personaje al final de la cinta, que hace que la película se alargue una buena media hora, provoca que salgas de la sala preguntándote que qué ha sido de las historias terribles de fantasmas y del cazador que se enfrenta a ellos con pollos y petardos que estabas viendo hace un momento. O quizás el propio director es el que está gastándonos una broma a nosotros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here