BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes

Series de televisión, esos guilty pleasures

Todos tenemos una lista de series o películas que han marcado nuestra vida. Esos pequeños «guilty pleasures» que no puedes dejar de ver y de los que no puedes dejar de hablar. Hacer una lista de tus cinco favoritas es algo fantástico a la par que complicado, ya que tienes que elegir, y al elegir, por contraposición, también estás descartando.
Yo he elegido mis piedras angulares, esas que he visto una y otra vez a lo largo de los años.

Que empiece el juego.

1. Buffy Cazavampiros (Buffy The Vampire Slayer, 1997)

No podía ser otra.
Buffy Summers es nuestra protagonista. Es una nueva estudiante en Sunnydale, no conoce a nadie (aunque tarda poco en hacerse con una pandilla de amigos) y, bueno, es la elegida. ¿Que qué es eso? Pues nada, una chica que hereda unos maravillosos poderes sobrehumanos de un antiguo linaje de cazadoras. Parece guay, ¿verdad? Buffy da unas patadas que quitan el hipo, se cura casi más rápido que Lobezno, y tiene más vidas que Goku. Buffy lucha contra las fuerzas del mar, véase: vampiros, zombies, serpientes gigantes, etc. Lo que le pongan, vamos. Su pandilla de amigos la ayuda en lo que puede,  y su vigilante-guía-elegante señor inglés llamado Giles, la entrena y prepara para su misión como cazadora.

Buffy ha sido, es y será la gran serie de mi vida. Si os gusta el humor (el buen humor), el gran señor Whedon -creador de Buffy- no os defraudará. Si queréis unos personajes complejos, en constante evolución, y con profundidad, y una narrativa que os maraville de lo bien que se desarrolla, lo vais a encontrar aquí. Vais a llorar, vais a reír a carcajadas y os vais a enamorar de los personajes. Esta serie os transmitirá muchísimas emociones. Buffy es LA ELEGIDA.

Buffy Summers

2. Expediente X (The X-Files, 1993)

Tinonaninonaniii naninoniii. Seguro que todos reconocemos la banda sonora de esta serie, y no es para menos. Decir que es mítica es poco. Decir que es uno de los grandes hitos que ha dado la ciencia ficción, también. Todo se queda corto para hablar de esta maravilla de serie.
Fox Mulder y Dana Scully son nuestros dos protagonistas, ambos del FBI. Siendo muy joven, con doce años, Mulder sufrió la desaparición de su hermana. Él estaba a su cargo, y jura que fue abducida por extraterrestres. Desde ese momento, se obsesiona con los sucesos paranormales y la búsqueda de su hermana y de los seres que sabe que están ahí fuera. Scully es su perfecto opuesto. Es una médico forense que no cree en nada de lo que cree Mulder, juega el rol de «la escéptica». Scully, de hecho, fue enviada al sótano a trabajar con Fox -sí, su despacho está en el sótano-, con el fin de desacreditarle, pero si bien no comparte muchas de las explicaciones que este da a los casos paranormales que les son asignados, ella sabe que es bueno en su trabajo y que puede confiar en él. La relación entre ambos es la mejor de cuantas he visto en televisión. Es fluida, natural, ambos se entienden, se respetan y evolucionan juntos.

En la serie hay muchos episodios independientes de la trama principal, con seres a los que deben enfrentarse, con temática paródica, etc. Chris Carter reinventó el tema de los extraterrestres en la ciencia ficción, y creó un hilo narrativo más sutil, basado más en la conspiración y el misterio, que en hacer explícitos los fenómenos paranormales. Juega más con lo que hay detrás, escondido, con la dualidad de creer y no creer.
La serie al completo es una joya de visionado obligatorio, sobre todo para aquellos a los que os guste la ciencia ficción.

Mención especial a los siguientes episodios: Pusher, Clyde Bruckman’s Final Repose, Home, How the Ghosts Stole Christmas, Triangle, Post-Modern Prometheus, etc.

Recordad, la verdad está ahí fuera.

Mulder y Scully en Expediente X

3. Perdidos (LOST, 2004)

Qué decir de esta serie. Todos los que la hemos visto hemos arañado los cojines con cada final abierto que nos ha ido dejando. Lost es una serie que cuenta con una gran cantidad de personajes protagonistas (unos más que otros), que forman un grupo de supervivientes muy distintivo.
El vuelo 815 de Oceanic, en su camino de Sydney a Los Angeles sufre una serie de turbulencias y se estrella. Se parte en dos y se precipita sobre el Pacífico. El avión cae en una isla, LA isla (que es un personaje por sí misma). Y bueno, una gran cantidad de pasajeros sobreviven al accidente y los vamos conociendo a través de flashbacks. Entre ellos hay muchos secretos, antiguos y nuevos, que van surgiendo. Hay luchas de poder, dos claros líderes marcados; un hombre de ciencia y un hombre de fe. Hay muchos misterios-uno por cada grano de arena de la isla-, electromagnetismo, osos polares, «los otros», una cabaña en el bosque un tanto siniestra, la iniciativa DHARMA, y unos números muy muy chungos: 4 8 15 16 23 42.

Perdidos es una serie que te tiene en tensión de principio a fin. Soy de esas que estuvo despierta la madrugada en la que estrenaron el capítulo final en televisión, y se quedó llorando como una magdalena cuando terminó. Esta serie no te da respiro, acaban gustándote todos-o casi todos- los personajes y tiene muchísimos detalles que la hacen brillar.

Aparte, la serie tiene a Desmond Hume, uno de los mejores personajes que han dado las series de televisión.

See you in another life, brother.

Desmond Hume

4. Friends (1994)

So no one told you life was gonna be this way…

Friends es esa gran comedia que nos ha llenado de risas durante capítulos y capítulos. Es atemporal, da igual cuándo la veas, siempre va a hacerte gracia. Envejece igual que un buen vino, o que Johnny Depp. La historia es simple, son seis amigos que se reúnen en sus respectivos pisos y en una cafetería para charlar sobre sus vidas. Y es que muchas veces, menos es más. Friends no necesita más que esos seis carismáticos personajes, que siempre lograrán sacarte una sonrisa. Sé que cuando te preguntan quién es tu personaje favorito, duele. Duele mucho. Todos son diferentes y cada uno es divertido a su manera (aunque vale, siento debilidad por Chandler, lo tengo que decir).
El sarcástico Chandler, la perfeccionista Monica, la maravillosamente rara Phoebe, el adorable Joey, y Ross, Rachel y sus debates sobre lo que significa estar tomándose un descanso.
Puedes ver la serie una y otra vez hasta saberte los diálogos de memoria y aún así, querer seguir viéndola. No te arrepientes.

Joey y Chandler, serie Friends

5. Futurama (1999)

En quinto lugar, pero por ser de temática muy distinta, no por otro motivo, pongo esta delicia de serie. Los que me conocen bien saben la lata que doy con Futurama.

Futurama sigue las aventuras de un repartidor de pizza neoyorquino llamado Philip J. Fry. Este, por accidente, se queda criogénicamente congelado en la nochevieja de 1999. Al despertar de su letargo, lo hace en la nochevieja del año 2999, y vive el comienzo del año 3.000. En el futuro todo es diferente, hay robots, mutantes, naves que sobrevuelan la ciudad de «Nueva Nueva York» y Fry debe adaptarse a ese nuevo mundo. Según él, tampoco encajaba muy bien en su época, así que muy feliz que está el tío.
Fry se hace repartidor en la agencia de mensajería interplanetaria Planet Express, donde conoce a Leela, Amy Wong, Hermes, Bender (el que será su mejor amigo robot), el doctor Zoidberg y su tataratataratatara… sobrino, el profesor Farnsworth, que es quien lo contrata en un principio como miembro de su tripulación.

La serie tiene un humor inteligente, muy bien logrado, y una continuidad muy bien hilada. Quizá un capítulo haga referencia a otro de mucho más atrás, y este a su vez adelante algo que se explicará muy posteriormente. La creatividad y originalidad de esta serie destacan en todas y cada una de las situaciones desarrolladas en cada capítulo, en la construcción de los personajes, en los diálogos, en los inventos y creación de un mundo futurista perfectamente creado y sin cabos sueltos. Es para quitarse el sombrero. Aparte, la serie, además de su genialidad humorística, también tiene una profundidad en el desarrollo y evolución de ciertas tramas y relaciones entre personajes, que harán que te enamores aún más de ella. El capítulo final de la serie, Meanwhile, es el perfecto ejemplo de cómo terminar una historia perfecta de la forma más brillante que se podría hacer.

Fry y Leela

Un saludo a todas esas series que continúan la lista pero por falta de papel se han quedado en el tintero: Band of Brothers, Breaking Bad, Desperate Housewives, Alias, Spartacus, Doctor Who, Misfits, Skins, Pushing Daisies, Fringe, Supernatural, The Pacific, Lois y Clark, Sherlock, Game of Thrones, My Fad Fat Diary, True Blood, etc.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here