BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes

Siguiendo con las continuaciones (nos vamos a hartar), llega a los cines Election: La noche de las Bestias, tercera parte de la saga creada por James DeMonaco que se inició hace tres años con The Purge. Otra noche loca, en ese mundo distópico en el que se permite cualquier crimen durante una noche al año para que no haya el resto del año.

Ahora bien, tercera parte, ¿tiene algo que ofrecer? En este caso podríamos decir que sí, pues todo apunta a un cierre. Si bien entre la primera y la segunda parte (Anarchy, 2014) había un claro cambio de tono, posiblemente por el respaldo económico detrás de la segunda, esta es bastante continuista con su predecesora. Ya no sólo en cuanto a estilo, que también, sino que busca cerrar ciertas tramas que quedaron abiertas en la anterior. Ya sabiendo esto, Election da lo que promete. Si te gustó Anarchy, está también te gustará, si no, difícilmente te va a aportar nada.

Election 1

DeMonaco nos ofrece una vez más una película oscura, de imágenes chocantes y potentes (y no para estómagos sensibles) para arrastrarnos a la degeneración de esa noche anual de muerte. Quizá se hayan buscado más simbolismos en esta parte, no en vano está ubicada en Washington DC, jugando más con la perversión de los grandes símbolos de los EEUU. Desde los monumentos, a los disfraces de los grandes presidentes (curiosamente usados por extranjeros que van diciendo que les encanta Ámerica), todo para demostrar la perdida del «alma del país». Una fotografía cuidada que ayuda al espectador a sumergirse en esa noche de terror.

A parte de esto, Election no deja de ser un largometraje de acción, y eso no hay que olvidarlo. Tras una breve presentación de los personajes (sólo repite Frank Grillo de la anterior) pasamos directamente a la acción, que nos marca la hora y tres cuartos que dura la película, con breves respiros. Aún con todo el trasfondo no deja de ser un producto de entretenimiento, con lo que ello implica. Tiene sus tópicos, y sus clichés, aunque no abusa de ellos. Hay cosas claramente previsibles, pero eso no le quita la gracia, y consiguen dar algún que otro sobresalto cuando lo han buscado.

Election 2

Las actuaciones son decentes, aunque quizá sea donde mayor número de tópicos se juntan (Mykelti Williamson de ex-pandillero negro, el latino, la chica dura, el guardaespaldas paranoico, políticos podridos, Elizabeth Mitchel haciendo el mismo papel que la hemos visto hacer en tantas producciones previas en las que la hemos visto…). Quizá sea el aspecto más endeble del film, pero no hunde el barco.

Como dije al principio, sería un cierre decente para una trilogía (una cuarta parte tal y como acaba la cosa no le vería mucho sentido), y a aquellos que les gustó las anteriores (como a mí) les gustará ésta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here