BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes

El joven Vito Corleone cumple 73 años. También los cumplen el sociópata Travis Bickle, el boxeador Jake La Motta, nuestro suegro de la CIA Jake Byrnes y el gágnster norteamericano Al Capone. Algunos de ellos existieron y otros no son más que el producto de la imaginación de los guionistas de Hollywood. Pero todos tienen en común al camaleónico actor que les puso cara en la gran pantalla: Robert de Niro.

Y es que, el pequeño Robert Mario de Niro Jr. o «Bobby Milk«, como le apodaron por su palidez en Little Italy, el barrio de Manhattan que le vio crecer, cumple 73 años en los que nos ha dejado una lista infinita de personajes inmortales y de actuaciones inolvidables.

Robert de Niro en Taxi Driver (1976)

De «Bobby Milk» a Don Vito Corleone

«Bobby» lleva la vocación artística en las venas. Su madre, una pintora y poeta de ascendencia inglesa, alemana, francesa y holandesa; y su padre, un pintor impresionista de origen italiano e irlandés, transmitieron al pequeño su pasión por el arte. Siempre le gustó actuar. Empezó en pequeñas producciones escolares hasta que, a los 16 años, abandona los estudios de secundaria para formar parte de la Stella Adler Studio of Acting y del Act Studio de Lee Strasberg, para dedicarse de lleno a la actuación y desarrollar el «método».

Su oportunidad llega cuando un joven y semi-desconocido Brian de Palma (Scarface: el precio del poder, Los intocables de Eliot Ness o Misión: imposible) le ofrece sus primeros papeles en Saludos (1968), The Wedding Party (1969) u ¡Hola mamá! (1970). El director estadounidense es el que hace que la carrera de De Niro despegue, presentándole a otros directores, hasta que cae en las manos del director Martin Scorsese para protagonizar Malas calles (1973), director para el que actuará otras siete veces más.

Es, un año después, cuando Francis Ford Coppola llama a su puerta para que ponga cara al joven Vito Corleone en El Padrino II cuando De Niro alcanza la fama. Marlon Brando rechazó volver a encarnar al capo de la mafia siciliana, antes de que se convirtiera en Don Corleone, y Coppola eligió al joven Robert. Su interpretación le valió su primer Oscar como mejor actor de reparto.

Robert de Niro con el director Martin Scorsese en el rodaje de Toro Salvaje.

«¿Me estás hablando a mí?»

Gracias a El Padrino II, De Niro se convirtió en una auténtica estrella y en un maestro a la hora de interpretar personajes emocionalmente inestables o con tendencias sociópatas, como su papel en Taxi Driver de Martin Scorsese (1976), con el que volverá a trabajar cuatro años después en Toro Salvaje, película con la que por fin ganará el Oscar a mejor actor por su interpretación del boxeador Jake La Motta.

A lo largo de los noventa dirige su primera película, Una historia del Bronx, y protagoniza la película Heat de Michael Mann que se convirtió en un éxito de taquilla al juntar, por primera vez, a De Niro con otro grande de su generación, Al Pacino, con el que nunca había compartido escena a pesar de coincidir en El Padrino II.

Para evitar que el público le encasillara en personajes socialmente inadaptados, empieza a buscar otros papeles (La misión), se lanza al mundo de la comedia (Una terapia peligrosa, Los padres de ella) e incluso parodia sus personajes más irónicos (Malavita).

Robert de Niro

El método De Niro

Si algo distingue a Robert de Niro del resto de actores de Hollywood, es su minuciosa preparación de los personajes a los que interpreta. A pesar de ser zurdo, maneja a la perfección la mano derecha, por si fuera necesario, y no duda en meterse de lleno en la vida de sus personajes.

Para preparar el personaje del psicópata de Mamá sangrienta (1970), pasaba una hora al día encerrado en un ataúd; trabajó como taxista durante cuatro semanas antes del rodaje de Taxi Driver (1976); y, cuando rodó El cabo del miedo (1991), se operó para descolocarse los dientes, que volverían a su sitio tras otra larga operación después del rodaje.

Sus camaleónicas transformaciones le han valido siete nominaciones a los Oscar (El Padrino II, Taxi Driver, El cazador, Toro Salvaje, Despertares, El cabo del miedo y El lado bueno de las cosas); ocho nominaciones a los Globos de Oro, que ganaría en 1981 por Toro Salvaje; y el premio Cecil B. DeMille por su carrera en el año 2011.

Robert de Niro en toda su esencia

  1. Taxi Driver (Martin Scorsese, 1976).
  2. Toro Salvaje (Martin Scorsese, 1980).
  3. Uno de los nuestros (Martin Scorsese, 1990).
  4. Una terapia peligrosa (Harold Ramis, 1999).
  5. Los padres de ella (Jay Roach, 2000).

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here