Todos sabemos cómo acabó, a principios de la década de los noventa, el sueño del narcotraficante colombiano Pablo Escobar Gaviria. Escoba soñaba con llegar a ser Presidente de la República de Colombia, sucediendo en el cargo a César Gaviria, pero su sueño quedó truncado por su ansia de poder y por la guerra sucia que emprendió contra el Gobierno del presidente Gaviria. Narcos nos presenta, en su segunda temporada, a un Escobar que lucha por mantener vivo el cártel de Medellín y por seguir con vida después del final de la primera temporada de la serie Netflix.

La primera temporada nos presentó al fundador del cártel de Medellín como un hombre que pretendía ayudar al pueblo colombiano mientras trataba de enriquecerse con el tráfico de cocaína. Escobar fue convirtiéndose en “el patrón del mal” con cada episodio, despertando  los recelos del Gobierno colombiano y de la D.E.A (Administración para el Control de Drogas), aunque muchos de los que en apariencia le perseguían formaban parte de su nómina. En la segunda temporada de Narcos, Escobar pierde los papeles y se transforma en el despiadado narcotraficante que ataca al sentirse acorralado. Cada capítulo se convierte en una persecución sin cuartel del equipo de búsqueda colombiano y la D.E.A para cazar a Escobar, mientras “El Patrón” se esconde, trata de mantener cierta estabilidad familiar, ajusta cuentas con el cártel de Cali y atenta directamente contra el Estado de Colombia.

Esta temporada de diez episodios, que se estrenó en Netflix el dos de septiembre, va más allá que la primera entrega. La caída de Escobar se hace más interesante que su auge con un guión sobresaliente, unas interpretaciones magistrales y una dirección que sumerge al espectador en la historia. La insaciable persecución de “los americanos” Steve Murphy (Boyd Holbrook) y Javier Peña (Pedro Pascal), con apoyo del Presidente César Gaviria (Raúl Méndez), para acabar con Pablo Escobar (Wagner Moura) y su imperio del terror, nos transporta a un universo de traiciones e intereses encontrados. En esta temporada la política, las agencias de seguridad, los grupos revolucionarios y los cárteles, se entremezclan en un entramado inteligente y adictivo que es capaz de mantener la tensión desde el primer minuto.

El ritmo de esta segunda tanda de episodios es también mucho más llevadero. La serie discurre por caminos no muy habituales en televisión, llenando los capítulos de trepidantes persecuciones e ingeniosas huidas, sin perderse por los derroteros y los tópicos del género de los que, a veces, pecaban los diez primeros episodios. Además se nos presentan nuevas piezas que harán el rompecabezas mucho más complicado de gestionar. Una de esas nuevas piezas es la C.I.A (Agencia Central de Inteligencia) que tuvo un papel muy destacado en el narcotráfico de las décadas de los 60, 70 y 80. También es interesante ver cómo los agentes Murphy y Peña deben arreglárselas a su manera para tratar de cazar a un Escobar que planifica atentados en las calles de Colombia y que no duda en responder con sangre a las redadas de los operativos de búsqueda o a las amenazas de sus competidores.

Los personajes que construye la ficción de Netflix, que es ficción a pesar de basarse en sucesos o personajes reales, son también sumamente interesantes. A lo largo de la temporada volveremos a encontrarnos con viejos conocidos, como el coronel Horacio Carrillo (Maurice Compte), y tomaran más importancia otros personajes con los que nos aguardan grandes sorpresas.

La polémica también esta servida en Narcos porque el hijo de Escobar, Juan Pablo Escobar autor del libro Pablo Escobar, mi padre, ha acusado a Netflix y a los creadores de la ficción de no contar con su asesoramiento a la hora de construir la vida de su padre. Netflix ha contraatacado diciendo que Juan Pablo pretendía cobrar unos honorarios excesivos a los creadores por su asesoramiento, por lo que prescindieron de su ayuda. El primogénito de Escobar ha sido muy crítico con la producción y ha presentando una lista de los 28 puntos en los que la historia no fue como nos la presetan en la serie.

Aunque Narcos parecía haber llegado a su fin con la caída de Escobar, todavía podremos disfrutar con las aventuras del agente Javier Peña para acabar con el cártel Cali liderados por Gilberto Orejuela (Damián Alcázar) y Pancho Herrera (Alberto Ammann) en una tercera temporada.

Creadores: Chris Brancato, Eric Newman y Carlo Bernard.

Reparto: Wagner Moura, Boyd Holbrook, Pedro Pascal, Juan Pablo Raba, Leynar Gómez, Maurice Compte, Damián Alcazar, Alberto Ammann, Juan Pablo Shuk.

no apta para perrunos

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here