Nicolas Winding Refn nos recibe con tranquilidad y amabilidad. A lo largo de la entrevista desvela los misterios que esconden las secuencias de su última película: The Neon Demon. Al charlar con él, nos hace partícipes de cómo piensa su mente creativa. Nos regala silencios reflexivos, naturalidad y perlas acerca de cómo concibe el arte. El contenido de la entrevista contiene spoilers.

¿Por qué eligió representar la depredación y la obsesión en el ámbito de la moda?

Nicolas Winding (N.W.): Considero que el mundo de la moda es un ámbito con el que todo el mundo puede sentirse identificado. El mundo en esta película está diseñado de la misma manera que en mis anteriores películas Drive y Solo Dios perdona. Son sencillos cuentos de hadas en tres páginas que representan la premisa: “cuanto menos mejor y nada lo es todo”. Además, el mundo de la moda me pareció un telón de fondo magnífico porque todo es vanidad y fantasía y no debemos olvidar que la película es sobre una chica de 16 años a la que le atrae ese mundo imaginario.

nicolaswindingrefn

A nivel de puesta en escena y evolución del personaje, ¿cómo concibió la evolución de la belleza en la secuencia de la necrofilia?

N.W.: Es la secuencia en la que Jesse (Elle Fanning) se convierte en la antagonista, mientras que el personaje de Jena Malone, que antes era la antagonista, toma el papel protagónico. Esto sucede porque el personaje de Jena está tan enamorada de la pureza de la belleza de Jesse que, al haber sido rechazada, encuentra en la necrofilia el único espacio donde no volverá a sufrir ese rechazo. Además, puede poseer un cuerpo que se parece al de Jesse, pudiendo al fin vivir su fantasía.

¿Cómo concibió la secuencia en la que Jesse es informada de que cerrará la pasarela y consecuentemente, pierde parte de la inocencia inicial que le caracteriza?

N.W.: En un principio no quería que el diseñador le dijese a Jesse que iba a cerrar el espectáculo. Pero, por otra parte, pensaba que era necesario que él (el diseñador) la empujase a ese mundo, que le diera alas para que ella se convirtiera en el demonio de neón. Entonces, mientras visitaba localizaciones donde íbamos a rodar otras escenas, se me ocurrió una idea fantástica para resolver la secuencia; que el diseñador le dijera a Jesse: “Tú vas a cerrar el espectáculo”. Antes de salir a la pasarela, Jesse mira el triángulo parpadeando. Ese triángulo es el símbolo del demonio de neon; el empoderamiento femenino.

¿Cómo definiría la película con tres palabras?

N. W.: Sexy, bonita y entretenida.

La crítica The Neon Demon está disponible en:

*Fotografías Copyright Koch Media.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here