¿Maldito Karma o maldita estupidez humana?

Antes de comenzar a meternos en materia, primero de todo quiero decir que cuando ves una película de la que anteriormente te has leído el libro, siempre estás demasiado influenciado por el libro a la hora de dar una opinión sobre la misma, y en esta ocasión me encuentro así. El libro es entretenido, en ocasiones gracioso y tiene unos protagonistas muy definidos, con personalidades muy marcadas. Sin embargo la película, de estos tres ingredientes con los que cuenta el libro sólo cumple el  primero: es simplemente entretenida.

Nadie puede poner en duda que la película intenta ser lo más fiel posible al libro, pero se queda en eso, un mero intento. Además de una mala elección en el casting de los protagonistas (ninguno de ellos pueden ser más distinto a como los definen en el libro), las situaciones que en el libro te hacen reír en la película son demasiado forzadas.

Pero después de esta breve comparación con el libro, que sintiéndolo mucho no he podido evitar realizar, comenzamos con lo realmente importa: ¿Merece la pena ver esta película? ¿Sobre qué trata? ¿Te sentirás identificado?

no culpes al karma

La película se centra en Sara, una chica a la que le gusta planificarlo todo y que quiere que la visita de su novio al que lleva un año sin ver salga perfecta. Pero justo una semana antes de su llegada, todo cambia y el piso de Sara parece haberse convertido en un hostal. Su padre, que no termina de superar el divorcio con su madre, su hermana pequeña y el prometido de ésta, que resulta ser el amor platónico de su adolescencia son algunas de las personas con las que tendrá que convivir Sara durante un tiempo.

No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas, nos plantea constantemente una pregunta que todos nos hemos hecho en más de una ocasión: ¿la mala suerte viene sola o se la busca uno? 

La nueva película de Maria Ripoll, que ya triunfó el verano pasado con Ahora o nunca y que probablemente vuelva a repetir éxito en taquilla, nos ofrece una historia entretenida, con momentos divertidos (aunque no es graciosa en exceso, tampoco nos pasemos), y de la que sales del cine sintiéndote un poco mejor de lo que entraste. Por todo lo demás la cosa no varía: Alex García interpretando a un guaperas, Jordi Sánchez haciendo de Antonio Recio, David Verdaguer cogiéndole el gusto a las relacionas a distancia y Alba Galocha interpretando a una modelo…

Director: María Ripoll

Reparto: Verónica Echégui, Alex García, David Verdaguer, Alba Galocha, Cecilia Freire, Elvira Mínguez, Jordi Sánchez.

no hay problema para perros

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here