Siempre es un tema espinoso y complejo el hacer una lista con «las mejores no sé qué» o «los más no sé cuánto». Si se para uno a pensarlo, es una tarea cruel eso de incluir cosas para acabar excluyendo otras, como despreciándolas. Constantemente me ocurre que, aunque no quiera, acabo por dejar algo fuera de la lista muy a mi pesar. O aún peor, descarto incluir alguna cosa que después, si lo medito bien,  termino por pensar que debería haberla mencionado.

En este caso la elección era más compleja si cabe. La gran mayoría de películas están basadas en libros, eso está claro. Por lo tanto, reducir el repertorio a tan solo cinco constituía un proceso aún más complicado que de costumbre. Las que he terminado por seleccionar no son las mejores películas basadas en novelas, ni mucho menos. Son, simplemente, las que más me gustan.

1. El sueño eterno (1946)

El escritor Raymond Chandler es el autor de novela negra más importante de la historia. En 1939 alcanzo el éxito con El sueño eterno. La historia se llevó a las pantallas en 1946, cuando el gran Humphrey Bogart dio vida al excéntrico detective de las novelas de Chandler: Philip Marlowe.

Bogart, que actuó junto a Lauren Bacall (su pareja en la vida real), interpretó a la perfección la personalidad que el escritor diseñó para su detective. Frío, solitario, seductor y también algo prepotente; con una gabardina beige, un sombrero de ala corta y siempre el pitillo en los labios, Bogart nos transporta, sin apenas esfuerzo, al mundo de Raymon Chandler y Marlowe.

Bogart and Bacall
Humphrey Bogar y Lauren Bacall (1946)

2. Apocalypse Now (1979)

Francis Ford Coppola dirigió y produjo esta película en 1979 basándose en El corazón de las tinieblas (1902), la conocida novela corta de Joseph Conrad. Aunque está claro que Coppola se inspiró en la historia del novelista polaco, entre ambas existe una clara diferencia: Conrad cuenta la historia de un marinero (Charlie Marlow) que se adentra en la selva congoleña para ir en busca de un tal Kurtz, que es jefe de una explotación de marfil en un Congo ocupado por los ingleses durante la época colonial; mientras que Coppola y Apocalypse Now nos trasladan a la crueldad de la Guerra de Vietnam.

En cuanto al argumento, las similitudes entre novela y película son muy parejos. Pero, como hemos visto, el contexto espacio-temporal de ambas es muy distinto. La cinta recibió seis nominaciones a los Óscar y obtuvo dos de ellos (mejor fotografía y sonido). Para el recuerdo nos queda, también, la actuación corta pero intensa de un Marlon Brando pasadísimo de peso pero con las mismas virtudes interpretativas de siempre.

 

 

Brando
Marlon Brando en Apocalypse Now (1979)

3. Desayuno con diamantes (1961)

Truman Capote publicó la novela Breakfast at Tiffany´s en 1958 y apenas tres años después la historia fue llevada al cine. En la obra de Capote, un joven escritor anónimo narra los años que pasó en Nueva York junto a su vecina, Holly Golightly. La protagonista es una prostituta de alto standing un tanto extravagante y muy sensual, que ama la libertad y visitar la joyería Tiffany de Manhattan en sus ratos libres.

La película se tradujo en España como Desayuno con diamantes. El papel de Holly lo interpretó Audrey Hepburn, que está, en mi humilde opinión, inolvidable. En la película se evita mencionar que la señorita Golightly trabaja como prostituta, por lo que es fácil que pase desapercibido para mucha gente, cuando en la novela es un dato esencial.

La escena que abre la película es una de mis preferidas de la historia del cine: un taxi recorre una Quinta Avenida de Nueva York totalmente desierta. Holly, ataviada con un vestido largo negro, unos guantes y unas gafas de sol a juego, regresa de pasar la noche de fiesta en fiesta acompañando a algún hombre aristocrático de la ciudad. La banda sonora de Moon River se escucha de fondo mientras ella se frena para observar detenidamente el lujoso escaparate de Tiffany, como deseando aquello que nunca se acaba de alcanzar.

4. El señor de los anillos (2001-2003)

Por todos es sabido que esta saga cinematográfica se basó en una novela homónima. El libro de El señor de los anillos, escrito por Tolkien, es uno de los más leídos de la historia. Un best-seller con todas las letras, vamos.

No es por quitarle mérito al libro, pero la serie de películas  es también fantástica. El trabajo de Peter Jackson para adaptar la novela a la pantalla tiene un mérito tremendo. Tanto a nivel argumentativo como cinematográfico, El señor de los anillos es una de las obras maestras del cine contemporáneo.

 

e18f82
La ciudad de Minas Tirith

5. Matar a un ruiseñor (1962)

Matar a un ruiseñor es, antes que película, una de las novelas más importantes del siglo XX norteamericano. Escrita por Harper Lee y publicada en 1960, fue un éxito en su origen. La película se estrenó sólo dos años después y gozó también, como no podía ser de otra forma, de gran notoriedad.

La obra, contada tras los ojos de un niña (la propia autora en su infancia), narra la vida y los hechos que se suceden en un pequeño pueblo de Alabama, donde vive con su familia. La novela trató temas muy controvertidos para aquellos años -el racismo y la violación- con una sensatez y modernidad que causó bastante conmoción en el país.

La película llegó a los cines en 1962 y se llevó tres premios Óscar. Entre ellos el de mejor actor protagonista para Gregory Peck por una actuación memorable de Atticus Finch, padre de la protagonista y principal valor moral y ético de la historia.

matar_a_un_ruisenor_1012_1200x800
Gregory Peck y Brock Peters en Matar a un ruiseñor (1962)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here