BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes

Desde el nacimiento del séptimo arte tal y como lo entendemos ahora, la historia del cine se ha escrito a base de grandes nombres. Actores, directores, guionistas o compositores que dejaron (y siguen dejando) su huella grabada a fuego en la memoria y en los corazones de cientos de espectadores. Desde el cineasta Georges Méliès, que revolucionó el cine con su Viaje a la luna (1902), hasta las delicadas superproducciones de Steven Spielberg, pasando por los característicos andares de Charles Chaplin, los desenfrenados acordes de John Williams o los infinitos monólogos en los guiones de Woody Allen, todos ellos pusieron su granito de arena para convertir el cine en un estrambótico placer y en una experiencia inigualable.

Pero, sin duda, éstos son los cinco grandes nombres del cine. Un compositor, un director, una actriz, un actor y un guionista que también se atreve con la dirección. Ellos son los dioses de nuestro cine.

Hans Zimmer

Las bandas sonoras del Zimmer seguramente sean unas de las más emocionantes y que ya forman parte de la memoria emocional de todos los amantes del cine. El compositor alemán siempre ha estado a la sombra del estadounidense John Williams (Star Wars o Indiana Jones), un compositor que consigue transformar la banda sonora en un icono por el que la película es fácilmente reconocible. Pero, a pesar del enorme potencial artístico de Williams, Zimmer es superior por sus novedades técnicas y por arriesgar en cada uno de sus trabajos. Es el caso de bandas sonoras como la de Interestellar, Gladiator, El rey león o Piratas del Caribe.

Zimmer es un compositor que ha sabido moverse a la perfección, regenerando su estilo e incorporando magistralmente la música electrónica a sus composiciones orquestales. Aunque su obra no se identifique inmediatamente con su nombre o con una película, es el compositor que mejor dota de vida propia a cada una de sus composiciones, como puede verse claramente en Sherlock Holmes o en la trilogía de Batman de Christopher Nolan.

La delicadeza y la grandeza en los acordes del compositor Hans Zimmer.
La delicadeza y la grandeza en los acordes del compositor Hans Zimmer.

Meryl Streep

Que Streep es una de las grandes del séptimo arte es un hecho indiscutible. Es una de las actrices con más nominaciones a los Oscar (19) y una de las más galardonadas con tres victorias, junto con Ingrid Bergman y superada sólo por Katherine Hepburn. Amada y odiada a partes iguales por la crítica en cada uno de sus trabajos, ha sabido ganarse el favor y el cariño del público a lo largo de toda su filmografía.

Películas como Kramer contra Kramer, La decisión de Sophie o Agosto, demuestran que Streep es la gran estrella del panorama cinematográfico actual. Una actriz capaz de mimetizarse en cualquier personaje, con unas interpretaciones brillantes a lo largo de toda su carrera, desde los dramones lacrimógenos hasta las comedias sin gracia en las que lo único que brilla es ella. Memorias de África, Los puentes de Madison, Las horas, El diablo viste de Prada, Leones por corderos, Mamma Mia! o La dama de hierro, son sólo algunas pequeñas obras maestras que convierten a Streep en una auténtica estrella.

Meryl Streep, la diosa del séptimo arte.
Meryl Streep, la diosa del séptimo arte.

Martin Scorsese

Scorsese tiene algo que hace que todas y cada una de sus películas sean diferentes, a pesar de que muchas de ellas giran en torno a la misma temática: los gángsters. Desde sus primeros trabajos el pequeño Martin ya apuntaba maneras con un estilo propio, extremadamente visual y que explotaría en su primera obra maestra, Taxi Driver, una película que le consolidó como uno de los grandes directores de su tiempo.

A partir de Taxi Driver, el maestro Scorsese fue puliendo su estilo y desarrollando una obra maestra tras otra. De Uno de los nuestros o El cabo del miedo hasta Infiltrados o Shutter Island, el estilo de Scorsese está presente en todas y cada una de sus películas, algo que no suele darse en muchos directores. En películas tan dispares como El cabo del miedo, Infiltrados o La invención de Hugo pueden verse los elementos que le irán acompañando a lo largo de su filmografía. Seguramente haya directores técnicamente superiores a Scorsese pero ninguno de ellos con una carrera tan redonda como él (a pesar de El lobo de Wall Street).

El maestro Martin Scorsese.
El maestro: Martin Scorsese.

Jack Nicholson

El estadounidense es uno de los mayores talentos en la historia del séptimo arte. Desaparecido del panorama cinematográfico desde la desafortunada comedia del año 2010 ¿Cómo sabes si…?, Nicholson nos ha dejado algunas de las mejores interpretaciones de la historia. Es un actor que ha sabido levantar, gracias a su interpretación películas que, de otro modo, habrían pasado desapercibidas. Tal es el caso de la mencionada ¿Cómo sabes si…?, Cuando menos te lo esperas o Mars Attacks.

Las muecas y sus peculiares gestos han conquistado a público y crítica. Nicholson es un camaleónico actor capaz de hacer suyos todos y cada uno de los personajes que ha tenido que interpretar. Consiguió acojonarnos en El resplandor, hacernos reír a carcajadas en Mejor… imposible y hacernos llorar en Ahora o nunca. Además interpretó al mejor Joker de la historia (aunque hay días que me gusta más el de Heath Ledger, no soy perfecto) y captó magistralmente la esencia de la locura en Alguien voló sobre el nido del cuco y de lo estrambótico de la mafia en Infiltrados.

Jack Nicholson, la esencia de un gran actor.
Jack Nicholson, la esencia de un gran actor.

Quentin Tarantino

Tarantino es otro de los más grandes directores de la historia del cine pero, sin duda, en lo que deslumbra es en su faceta como guionista. Los guiones de Tarantino son ágiles, sumamente inteligentes, están plagados de grandes discursos y consiguen que la acción sea lo menos importante de la película. En su faceta como director y guionista, Tarantino sabe combinar a la perfección las escenas de guión con las escenas de acción, algo que muy pocos directores saben hacer. Es ahí donde reside la magia del cine tarantiniano.

Todas sus películas valen como claro ejemplo de la importancia del guión en el cine para sustentar cualquier historia, siendo el elemento clave de su filmografía. Pero en Pulp Fiction, Malditos bastardos y Los odiosos ocho alcanza su máximo exponente. Las tres son películas que se sustentan en poderosos diálogos entre los protagonistas para desarrollar la narración, aunque es en Los odiosos ocho donde reside la esencia del Tarantino “de guión”. Es probable que sus películas sufran alguna pérdida importante de ritmo por la saturación de guión pero no hay ninguna película que brille más que las suyas ni ningún guionista que esté a su altura.

Guión + Acción = la fórmula del éxito de Tarantino.
Guión + Acción = la fórmula del éxito de Tarantino.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here