Muchas de las estrellas que llenan nuestras pantallas empezaron sus carreras con pequeños papeles secundarios (generalmente en series de televisión). Apariciones más o menos afortunadas que muy pocos recuerdan. Brian Cranston fue el padre de Malcom en la sitcom Malcom in the middle antes de convertirse en el icónico Walter “Heisenberg” White en Breaking Bad. El oscarizado Leonardo DiCaprio empezó en otra sitcom, Los problemas crecen, en la que eclipsó a los protagonistas. Bradley Cooper, Kaley Cuoco y Chris Pratt tenía un pequeño papel en serie de televisión: Cooper en Alias, Cuoco en Embrujadas y Pratt en Everwood, antes de saltar al estrellato. Una dinámica que también se sigue en nuestro país con la actriz Carmen Machi y su Aída, un personaje que, tras aparecer en más de 100 episodios de Siete vidas, se ganó su propio spin-off.

Pero no todos los secundarios han conseguido impulsar sus carreras gracias a sus apariciones estelares. Son muchos los que se quedaron en el camino o los que siguen etiquetados como eternos segundones. Repasamos la lista de los cinco eternos e incompresibles secundarios que, a pesar de sus esfuerzos, siguen pasando desapercibidos.

John Turturro

El actor estadounidense de ascendencia italiana seguramente sea el mejor ejemplo del eterno secundario. A pesar de haber actuado en más de 80 producciones, Turturro sigue sin conseguir un papel protagonista decente. Sólo en algunas de sus películas destaca como protagonista, aunque en la mayoría de ellas brille como secundario.

Pero esta dinámica empieza a cambiar para el actor gracias a la serie The Night Of, el drama legal de Steve Zaillian (Todos los hombres del rey) que emite la cadena estadounidense HBO, y en la que Turturro interpreta al peculiar abogado que decide defender al personaje de Riz Ahmed (Nightcrawler) cuando una joven aparece muerta y todas las pruebas apuntan al joven árabe. Además, Turturro recuperará el papel de Jesús Quintana, uno de sus mayores éxitos como secundario, en Going Places, el spin-off de El gran Lebowki, la obra maestra de los Coen que dirige y protagoniza el propio Turturro.

Stanley Tucci

El estadounidense es uno de esos secundarios de lujo que deslumbra en cada una de sus apariciones. El caso Slevin, Camino a la perdición, El diablo viste de Prada, Margin Call o Spotlight son sólo algunos ejemplos en los que Tucci acaparó la atención del espectador en todas y cada una de sus escenas. Su interpretación del presentador Caesar Flickerman en la saga de Los juegos del hambre es una de las mejores de la tetralogía, ¿o alguien ha olvidado sus ácidas entrevistas a los protagonistas?

Pero hay una película que se sostiene gracias a la camaleónica interpretación de Stanley Tucci: Desde mi cielo. La cinta de Peter Jackson (El señor de los anillos) con Saoirse Ronan, Rachel Weisz, Mark Wahlberg y Susan Sarandon, nos regala la mejor interpretación de toda la carrera de Tucci. Una interpretación que pasó (y sigue pasando) injustamente desapercibida en una película maravillosa incomprensiblemente infravalorada. En Desde mi cielo, Tucci se pone en la piel del señor Harvey, el despiadado y escalofriante asesino que es, sin duda, uno de los puntos fuertes de la película.

El actor Stanley Tucci irreconocible en Desde mi cielo.
El actor Stanley Tucci irreconocible en Desde mi cielo.

Steve Buscemi

Buscemi es uno de los actores más reconocibles de la industria por sus peculiares papeles y por haber participado en más de 100 producciones, desde Reservoir Dogs hasta Niños Grandes, pasando por Fargo, Armageddon, Big Fish o Monstruos S.A. Buscemi ha trabajado para los mejores directores del panorama cinematográfico actual, destacando con alguno de sus papeles como secundario pero sin acabar de ver despegar su carrera.

El director Martin Scorsese (Uno de los nuestros) le fichó para interpretar al gángster-político de Atlantic City, Enoch “Nucky” Thompson en la espectacular serie de Terence Winter (Los Soprano) Boardwalk Empire. Con Nucky Thompson, Buscemi pudo explotar al máximo sus dotes actorales demostrando que no es un actor secundario más sino que puede brillar con luz propia.

Steve Buscemi como en gágnster Nucky Thompson en la serie Boardwalk Empire.
Steve Buscemi como en gágnster Nucky Thompson en la serie Boardwalk Empire.

Robin Wright

A lo largo de la década de los noventa y a principios de los 2000, Wright conquistó al público y a la crítica gracias a sus papeles en Forrest Gump, Mensaje en una botella o El protegido, películas que no supieron sacar el enorme potencial de la estrella estadounidense.

Wright prácticamente desapareció del panorama cinematográfico representando sólo algunos pequeños papeles que no estaban a la altura de un potencial como el suyo. Muchos ya daban su carrera por acabada hasta que resurgió de sus cenizas gracias a su interpretación de la mujer del despiadado Frank Underwood en House of Cards, la serie de Netflix en la que la señora Underwood dará mucho de qué hablar en la quinta temporada.

Geoffrey Rush

Rush es un caso peculiar dentro de los secundarios al haber destacado en muchas de sus películas como protagonista. Pero, el actor que nos dejó sin palabras en Shine o El sastre de Panamá, ha quedado incomprensiblemente relegado a papeles de secundario a pesar de sus sorprendentes dotes interpretativas.

A pesar de que todos sus secundarios destaquen por su espectacular interpretación (véase Shakespeare in love, El discurso del Rey o la saga Piratas del Caribe), Rush es uno de los talentos más desaprovechados de la industria cinematográfica. Un gran actor que inicia la tendencia de segundón seguido por Gary Oldman, Michael Caine, Robert Duvall, Ian McKellen o Anthony Hopkins. Todos ellos grandes actores que han quedado relegados a un segundo plano.

Geoffrey Rush, el capitán Barbossa de la saga Piratas del Caribe.
Geoffrey Rush, el capitán Barbossa de la saga Piratas del Caribe.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here