Las grandes figuras de la historia del cine norteamericano tienden a alcanzar tal dimensión desproporcionada de estrella rutilante que con su sola presencia son capaces de determinar el éxito de una película a escala mundial. Como consecuencia de tal magnitud, han sido desde siempre objeto de un acoso y seguimiento obstinado por la prensa rosa. Escribir sobre el cotilleo ligado a los actores y actrices de Hollywood -las relaciones amorosas de unos y de otros, sus fiestas y despilfarros- para que después sea leído con aparente interés por las señoras que visitan las peluquerías de todo el globo constituye una de las prácticas más antiguas del periodismo.

Y desde Moobys no vamos a ser menos. Hemos elaborado una lista con cinco de los matrimonios -o noviazgos- entre actores más conocidos y que más portadas de revistas del corazón han copado en la historia.

Humphrey Bogart y Lauren Bacall

Humphrey Bogart, además de un actor inmortal, se comportó siempre como un gruñón aficionado a beber más de la cuenta. Antes de convertirse en la leyenda que ahora es reconocida, Bogart pasó, como todos los jóvenes actores, sus particulares penalidades para hacerse un hueco en la industria. Después de un largo camino de éxitos mínimos mezclados con rotundos fracasos, fue Casablanca (1942) la película que lo catapultó a la fama mundial.

Pero también fue conocer a una aspirante a actriz de 19 años llamada Lauren Bacall lo que le proporcionó la estabilidad emocional en la que se apoyó el resto de su carrera. Cuando las cosas iban mal y la personalidad irascible de Bogart afloraba, siempre se aferraba a ella para volver a poner los pies en la tierra, como si de una boya solitaria en un mar embravecido se tratase.

La pareja se conoció en 1944 cuando Bogart tenía 45 años y Bacall no llegaba a la veintena. No importó la diferencia de edad. Ambos encajaron a la perfección desde el principio hasta el final como parecen encajar todas las relaciones en sus inicios, pero con la particular cualidad de una extensión infinita en el tiempo.

El dúo participó en numeras películas juntos. Bogart murió en 1957 a causa de un cáncer; pero en 13 años tuvieron tiempo para casarse, formar una familia con dos hijos y establecerse como uno de los matrimonios más reconocidos y queridos de la historia hollywoodiense.

2b8de0f0-2303-11e4-9cc2-b90ea2b106ef_hero-lauren-bacall-humphrey-bogart-081314
Lauren Bacall y Humphrey Bogart

Frank Sinatra y Ava Gardner

Nada de finales felices y empalagosas historias de amor. El matrimonio de Frank Sinatra y Gardner podrá definirse de forma precisa si se hace uso de adjetivos tormentosos, violentos y pasionales. Y nos distanciamos a su vez de lo tierno, romántico y pastelosamente indigesto. El problema de ambos residió, probablemente, en que eran enormemente semejantes. Tanto que uno, al observarse en el espejo, terminaba por ver siempre el reflejo del otro y no el suyo propio.

Se conocieron en 1941 cuando, de forma casual, coincidieron en una fiesta. Por aquellos años Ava Gardner no era aún la mujer emblemática que posteriormente llegaría a ser, por lo que cuando Sinatra la saludó en aquel convite la actriz se mostró ruborizada e impresionada por la figura de un personaje que ya lo era todo en EEUU por aquellos años.

No fue hasta 1949 cuando saltó la chispa. El encuentro se produjo en otra fiesta, en Los Ángeles. Poco tardó Sinatra en fijarse en ella de nuevo. Aunque esta vez Gardner arrastraba por la sala una estela de estrella, un rastro de mujer triunfadora y segura de sí misma diferente a cuando se encontraron por primera vez. Iniciaron un romance que llegó a su punto álgido en 1951, cuando se casaron. Después de la boda todo se vino abajo de la misma forma que lo haría una casa mal cimentada tras un terremoto. Convivieron juntos hasta 1953 y en 1957 se divorciaron definitivamente tras un largo periodo de inestabilidad permanente.

La suya fue una relación tortuosa, plagada de excentricidades, peleas y reconciliaciones continuas, fiestas, alcohol e infidelidades constantes por parte de ambos.

les-couples-mythiques-ava-gardner-et-frank-sinatra_exact1900x908_l
Frank Sinatra y Ava Gardner

Paul Newman y Joanne Woodward

Puedo prometer y prometo -que diría aquel- que la enumeración de esta lista carece de un orden lógico. He ido escribiendo según me ha salido, pero en este caso el binomio Newman-Woodward se erige como la antítesis perfecta de la pareja que les precede.

Y es que, Paul Newman y Joanne Woodward formaron un matrimonio de artistas prácticamente inmejorable. Duradero y estable, su unión imperecedera se convirtió en un símbolo para los estadounidenses. Su relación era tan conocida que en cada entrevista individual que les hacían siempre acababan preguntándoles por el estado del otro. Medio siglo de relación es lo que tiene: uno, aunque no sea ni Newman ni Woodward, acaba por sentirse parte de ese enlace por simple y pura costumbre.

Paul Newman fue el hombre más guapo de Hollywood y nunca llegó a saberlo del todo. O más bien diría que jamás quiso creérselo. Uno de los aspectos más interesantes de su figura tiene que ver con este hecho. ¿Cómo a un hombre con tantas mujeres rendidas a sus pies nunca se le conoció ninguna infidelidad en cincuenta años de matrimonio? La respuesta, inicialmente compleja, la resolvió el propio Newman con envidiable sencillez: “¿Para qué vas a salir por hamburguesas cuando tienes un filete en casa?”.

 

enhanced-buzz-14701-1348194895-8
Joanne Woodward y Paul Newman para Life Magazine

Diane Keaton y Woody Allen

Se conocieron en el casting de Sueños de un seductor (1968). Y desde ese momento se fraguó una larga historia de amistad condimentada con pequeñas gotitas de amor, ¿o fue al revés, una larga historia de amor mezclada con pequeñas punzadas de amistad? No lo sé, pero lo cierto es que en 1968 nació una relación que tuvo como consecuencia una de los dúos actor-actriz más prolíficos de la historia.

Como decíamos, se presentaron por primera vez en Sueños de un seductor, una película escrita y protagonizada por Woody Allen. En el film, el personaje de Woody se enamora de la novia de su mejor amigo; y el papel de la novia lo interpretó, como no podía ser de otra forma, Keaton. Mientras que sus personajes se enamoraban uno del otro en la película lo hacían también fuera de ella. Como si la vida real y la ficción compartiesen después de todo una realidad común.

El éxito de Woody Allen no se entiende sin añadir el nombre de Diane Keaton en la misma frase. En sus primeras películas, cuando empezaba a hacerse un nombre y a triunfar, hizo de su pareja su actriz fetiche. Era tan fácil como trasladar a la pantalla la misma complicidad que les unía detrás de las cámaras.

Cuando la relación llegó a su fin optaron por mantener la amistad, alejándose así del común cliché de que toda ruptura debe ser dramática y lacrimógena hasta decir basta. En Annie Hall –película por la que ella se llevó un Oscar- ya no estaban juntos. En el guion del director neoyorquino aparecen continuas referencias a la relación con su ya expareja. Una de las más lúcidas la observamos en el final de la cinta, durante el monólogo de Alvy Singer -el personaje que interpreta Allen-  y su “todos necesitamos los huevos”.

 

Meryl Streep y John Cazale

La historia de amor entre Streep y John Cazale podría superar en drama a cualquiera de las películas de Juan Antonio Bayona. Para muchos el nombre de Cazale sonará a chino, pero lo cierto es que fue uno de los actores con más futuro de su generación hasta su prematura muerte en 1978 por un cáncer de pulmón. Cazale es, sobre todo, Freddo, uno de los hijos del clan Corleone en la saga El Padrino.

Se conocieron en el rodaje de Medida por medida y la relación fluyó desde el principio. Juntos grabaron sólo una película, El cazador (1978). Durante el rodaje de ésta se le diagnosticó a Cazale el cáncer terminal que acabaría con su vida. Para evitar rehacer la película desde el principio se procuró grabar primero las escenas en las que él participaba. El actor murió ese mismo año con una Meryl Streep que no se separó de él hasta que falleció.

Una romántica y trágica historia desconocida para muchos y que marcó la carrera de una de las actrices más grandes de la actualidad.

meryl-streep-brigitte-lacombe-april-2016-cover-02
Cazale y Meryl Streep

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here