BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes

En diecisiete cuentos que no van más allá de las cinco páginas, Patricia Highsmith analiza el carácter trágico de la feminidad con su sello característico: el suspense. Todas y cada una de las protagonistas de estos cuentos se destruyen a sí mismas en sus ansias por alcanzar sus objetivos o por darle algo de sentido a sus vidas. Acaban con ellas mismas y con los hombres que las rodean en cada uno de los cuentos, que son una crítica a los estereotipos de mujer y a los modelos de feminidad.

Highsmith imprime en sus Pequeños cuentos misóginos, un aura de crueldad y de violencia característico de toda su obra. Los cuentos recuerdan a sus novelas El talento de Mr. Ripley, Extraños en un tren, Las dos caras de enero, El precio de la sal o El diario de Edith, pero con una nueva vuelta de turca que convierte el libro en otra de las grandes obras maestras de Highsmith.

Patricia Highsmith, la diosa del suspense.
Patricia Highsmith, la diosa del suspense.

La diosa del suspense dibuja a sus mujeres en apenas dos frases, consiguiendo que el lector se sienta identificado con cada una de ellas. La bailarina, La prostituta autorizada o la esposa, La suegra silenciosa o La ñoña, son el ejemplo perfecto del estilo de Highsmith en sus cuentos, un estilo directo y mordaz cargado de ironía y que desborda sencillez. En ellos, podemos ver los elementos que Highsmith utiliza en el resto de sus novelas y que forman parte de su estilo.

Inmediatamente después de la publicación del libro, Highsmith fue tachada de misógina, un juego de acusaciones en el que ella no quiso entrar. Lo cierto es que a la escritora estadounidense siempre le han gustado más los personajes masculinos. A lo largo de su obra, las mujeres suelen quedar relegadas a un segundo plano, subordinadas a los hombres protagonistas o impregnadas de cierta masculinidad.

Pero los hombres tampoco salen bien parados en los Pequeños cuentos misóginos de Highsmith. Ellos son los causantes de la mayoría de los males de estas mujeres acabadas. A través de ellos y de ellas, la autora critica las relaciones de pareja, los prejuicios entre hombres y mujeres o los estereotipos de mujer.

Más allá de todas las polémicas sobre la obra o la propia autora, Pequeños cuentos misóginos es una gran obra maestra de apenas 150 páginas. Todos los cuentos que componen el libro destacan por su fuerza, su crudeza y su sinceridad; son, en el fondo, la esencia de las obras de Highsmith. En los cuentos, el lector encontrará retazos de perversión con los que se estremecerá, se divertirá y sufrirá en la piel de las mujeres que dibuja Highsmith.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here