BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes

Amazon se ha atrevido a llevar a la pequeña pantalla a Harry Bosch, el detective de la Policía de Los Angeles creado por el novelista estadounidense Michael Connelly. Después de escribir guiones y producir series como The Wire, Ley & Orden o Treme, Eric Overmyer ha sido el encargado de darle una nueva vida al detective literario, adaptando tres de las novelas de Connelly: Ciudad de huesos, Echo Park y La rubia de hormigón.

El resultado es francamente decepcionante. La serie no deja de ser una producción policiaca más, aunque con un par de casos a lo largo de toda la temporada. Bosch es un Blue Bloods sin familia, un C.S.I. sin Horatio o un Luther sin gracia ni estilo. Todo lo que tienen de sublime las novelas de Connelly, lo tiene de aburrido y de patético Bosch.

El actor Titus Welliver con el padre de Harry Bosch: Michael Connelly.
El actor Titus Welliver con el padre de Harry Bosch, el escritor Michael Connelly.

La complejidad convertida en un juego de niños

El universo del detective Harry Bosch es un mundo bastante difícil de adaptar por sus constantes claroscuros en argumentos, personajes y situaciones, pero la serie ni siquiera se molesta en intentarlo. Simplemente coge los personajes de la saga de novelas de Connelly, les resta profundidad y los coloca en un contexto que se parece más al de una película de domingo por la tarde que a un thriller neo-noir policiaco.

El problema de Bosch es que no se toma en serio a sí mismo. Aunque la dirección sea pasable y los actores sobresalientes, el guión parece escrito por un niño, por alguien que nunca se ha acercado a las novelas de Connelly y ha buscado los elementos superficiales en algún foro de novelas policiacas. Los diálogos de la serie son predecibles, aburridos y carentes de la profundidad y de la ironía que desprenden en las páginas de Connelly.

Además, Bosch llega demasiado tarde. Después de la The Wire de David Simon, el Sherlock de Mark Gatiss y Steven Moffat o del True Detective de Nick Pizzolatto, la serie no aporta absolutamente nada nuevo al género policíaco.

Lo único destacable de la producción son sus actores. Una pena que Bosch no esté a la altura de la saga de Connelly porque Titus Welliver (The Town: Ciudad de ladrones) sería un Harry Bosch perfecto de no ser por los guiones y por el estilo de la serie.

En resumen, no pierdan el tiempo con Bosch y lean al Harry Bosch de Michael Connelly.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here